Público
Público

Cárcel para una madre que golpeó y amenazó de muerte al profesor que castigó sin patio a su hijo

La mujer admitió ante el director del colegio la agresión y aseguró que cualquier madre hubiera hecho lo mismo en su situación. Luego, en el juicio, la acusada negó haber agredido a nadie

Fachada del Palau de Justícia, sede del TSJC y de la Audiencia de Barcelona. E.P.

AGENCIAS

BARCELONA.-  La Audiencia de Barcelona ha condenado a un año de cárcel y a una multa a una madre por agredir, amenazar e insultar a un profesor de su hijo de la Escuela Turó de Roquetes, en Barcelona, cuando el docente se encontraba fuera del centro escolar.

En la sentencia, rel Juzgado de lo Penal 28 de Barcelona ve probado que la acusada Juana F.F. ese día se dirigió contra el docente cuando se tomaba un descanso en las inmediaciones del centro, le llamó 'hijo de puta', le amenazó con matarlo y le golpeó con un bolso. La Audiencia le condena por un delito de atentado contra un funcionario público y además le impone el pago al profesor de 314 euros más intereses como responsabilidad civil por los daños.

El alumno, de 9 años, había sido castigado ese día sin patio por haber lanzado un estuche a otro alumno, pero no quiso cumplir el castigo y perdió el control, por lo que debió ser contenido físicamente por varios profesores en el despacho del director. El juez indica que este incidente, "en el que el menor pudo sufrir algún tipo de herida a consecuencia de su propio comportamiento incontrolado, generó un ánimo de venganza y animosidad extrema de la acusada", que "buscó, encontró y golpeó, hiriéndolo levemente", al profesor en una oreja.

La agresión en la calle la protagonizaron la madre y también el hijo, como otra profesora manifestó en el juicio como testigo. Convocada la mujer al día siguiente en el colegio, donde se le recriminó su conducta, la ahora condenada admitió ante el director la agresión y aseguró que cualquier madre hubiera hecho lo mismo en su situación.

Luego, en el juicio, la acusada negó haber agredido a nadie pero el tribunal ve probada la versión de la víctima. El tribunal considera que el testimonio de la madre es "meramente exculpatorio", mientras que la versión del docente es abundante en aspectos incriminatorios.

El malestar entre el alumno y el profesor ya venía de antes, y así lo indicó el docente en el juicio, cuando relató golpes del menor con anterioridad al incidente: una vez estando en compañía de más profesores y en otra ocasión en el despacho del director.

Los hechos probados son constitutivos del delito de atentado contra funcionarios docentes, considera el juez, que establece una multa de 6 euros diarios durante un mes por una falta de lesiones dolosas y el pago de 314,30 euros en concepto de indemnización civil por los daños y perjuicios causados de naturaleza personal.