Público
Público

La carta de los obispos a jóvenes: "Que nuestras debilidades no os desanimen"

Los sacerdotes también han elaborado un documento que se incluye una petición de favorecer la acogida y no discriminar a las personas homosexuales, la mayor participación de las mujeres en la Iglesia, y una toma de conciencia de la necesidad de mayores esfuerzos para acabar con los abusos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Papa Francisco en la clausura del Sínodo de obispos en el Vaticano. TONY GENTILE/REUTERS

Los obispos que han participado en el Sínodo que comenzó el pasado 3 de octubre escribieron una carta a los jóvenes en un tono de disculpa que ha levantado polémicas. En el texto, que no hace mención explícita a los casos de pederastia que salpican a la Iglesia, los sacerdotes piden que se diculpen sus "debilidades" y "pecados" y que estos no desanimen a los jóvenes católicos ni les provoquen una pérdida de confianza.

"Que nuestras debilidades no os desanimen, que la fragilidad y los pecados no sean la causa de perder vuestra confianza", dice concretamente la carta.

El Sínodo sobre los jóvenes que comenzó el pasado 3 de octubre concluyó hoy con una misa oficiada por el papa Francisco en la basílica de San Pedro tras la que se leyó la carta que los llamados padres sinodales han escrito a los jóvenes.

El Papa Francisco en la clausura del Sínodo de obispos en el Vaticano. TONY GENTILE/REUTERS

"Nos dirigimos a vosotros, jóvenes del mundo, nosotros como padres sinodales, con una palabra de esperanza, de confianza, de consuelo", empezó la misiva leída en la basílica por el secretario general del Sínodo, el cardenal Lorenzo Baldisseri.

En la misiva se explica que en estos día se han escuchado los "gritos de alegría, los lamentos, los silencios" de los jóvenes y sus "búsquedas interiores, alegrías y esperanzas, dolores y angustias" que les inquietan.

Asegura la carta que ahora la Iglesia quiere: "ayudar" a los fieles jóvenes "en sus alegrías para que sus esperanzas se transformen en ideales". Y prosigue: "La Iglesia es vuestra madre, no os abandona y está dispuesta a acompañaros por caminos nuevos, por las alturas donde el viento del Espíritu sopla con más fuerza, haciendo desaparecer las nieblas de la indiferencia, de la superficialidad, del desánimo".

"La Iglesia y el mundo tienen necesidad urgente de vuestro entusiasmo", señalan los obispos, que concluyen pidiendo a los jóvenes hacerse "compañeros de camino de los más débiles, de los pobres, de los heridos por la vida",

"Sois el presente, sed el futuro más luminoso", instan a la juventud.

Durante este Sínodo se ha elaborado un documento final que fue aprobado ayer y en el que se incluye una petición de favorecer la acogida y no discriminar a las personas homosexuales, la mayor participación de las mujeres en la Iglesia, y una toma de conciencia de la necesidad de mayores esfuerzos para acabar con los abusos.

El documento pide una "escucha real" de la Iglesia a los jóvenes, ya que aun "prevalece la tendencia a dar respuestas confeccionadas y recetas ya preparadas".

Más noticias en Política y Sociedad