Público
Público

Caso Juana Rivas Juana Rivas pide atender a los informes que indican que sus hijos están en "peligro"

"Me condenaron por proteger a mis hijos en lugar de confiarlos a la Justicia pero ahora, cada vez que denuncio, en lugar de investigar me dicen que estoy judicializando mi vida", señala en un comunicado.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 8

Juana Rivas a su salida de la última vista por la custodia de sus hijos en los juzgados de Cagliari (Italia) | EFE/ Archivo

Juana Rivas ha pedido al sistema judicial que confíe en los informes de los servicios sanitarios españoles, que han recomendado que "se proteja inmediatamente" a sus hijos "porque están en una situación de peligro".

En un comunicado, la madre de Maracena (Granada), condenada a cinco años de prisión por sustracción de menores tras no entregar en 2017 a sus hijos alegando una supuesta situación de maltrato, hace alusión al periodo vacacional que está pasando con los niños, de 13 y cinco años, en España, y que está previsto se prolongue hasta el 14 de agosto, cuando han de volver a Italia con su padre, Francesco Arcuri.

"Me condenaron por proteger a mis hijos en lugar de confiarlos a la Justicia pero ahora, cada vez que denuncio, en lugar de investigar me dicen que estoy judicializando mi vida", ha señalado Rivas.

"Si lo que quisiera es judicializar mi vida, cuando mis hijos llegaron a España y me relataron todo lo que les había pasado en los últimos días, y los problemas que tenían para dormir por las pesadillas, habría ido a un juzgado, en lugar de llevar a mis hijos al pediatra", ha agregado.

Apelación

Es el primer pronunciamiento de Rivas después de que interpusiera el pasado lunes ante la Audiencia Provincial un recurso de apelación para que revoque el auto del Juzgado de Instrucción 3 de Granada que denegó la adopción de medidas cautelares para proteger a sus hijos antes de su vuelta a Italia.

El juzgado en que recayó la denuncia de esta madre frente a su expareja, el italiano Francesco Arcuri, por presunto delito de maltrato, lesiones y amenazas de muerte hacia los hijos de ambos, resolvió el pasado viernes no adoptar ninguna medida de protección sobre los menores y remitió el caso a la Justicia italiana.

Rivas pidió entonces a los poderes públicos, en una carta abierta, "ayuda urgente" para sus hijos y no "esperar" a que "ocurra una desgracia irreparable" si vuelven a Italia. "Yo los quiero a salvo, háganse cargo de ellos", señaló, aludiendo a la hoja médica del último ingreso hospitalario de los niños en Cagliari (Italia).

"Sospecha de maltrato"

El documento señala, con fecha 13 de mayo de este año, que la causa del ingreso era una "sospecha de maltrato", y que se había solicitado "el alta voluntaria".

Asimismo, en el recurso presentado el pasado lunes por el abogado Carlos Aránguez en nombre de Rivas, se alude al informe elaborado posteriormente por la Coordinación de Salud Mental que activó la alerta del Sistema de Información sobre Maltrato Infantil en Andalucía.

Al parecer, según Aránguez, el citado informe, que fue remitido desde el Sistema Publico Sanitario a la Fiscalía de Menores, fue enviado desde el Ministerio Público al Juzgado de Instrucción, pero llegó después de que se dictara el auto recurrido.

En la denuncia, la madre exponía que, "preocupada por la sintomatología que presentan sus hijos (pesadillas, insomnio y cefaleas por parte del mayor y episodios de ira y agresividad por parte del pequeño cuando escucha algo referente a Italia)", acudió el 19 de junio al centro de salud de Maracena, localidad en la que reside, donde fueron atendidos y derivados a la unidad de Salud Mental.

"La situación de vulnerabilidad y riesgo para la integridad física y psicológica de los menores se ha plasmado en el informe emitido por la psicóloga coordinadora de la Unidad de Salud Mental Comunitaria de Atarfe", según se agregaba en la denuncia, en la que se pide que se dé traslado de estos hechos a Italia.

Supremo

Por otro lado, Rivas recurrió el pasado mayo ante el Tribunal Supremo la sentencia que la condena a cinco años de prisión y seis sin la patria potestad por sustracción de menores, después de que en el verano de 2017 permaneciera un mes en paradero desconocido con sus hijos incumpliendo las resoluciones que le obligaban a entregárselos al padre.

La Justicia italiana estudia desde mayo las ocho denuncias que había presentado en los últimos años por maltrato contra su expareja.

Más noticias en Política y Sociedad