Público
Público

Caso Máster Los alumnos de la URJC lamentan el desprestigio de la universidad: "Quizá se haya convertido en la peor de España"

Los estudiantes ven como una injusticia que sean ellos los principales damnificados por el caso de los másteres. Varios alumnos, conscientes del desprestigio de la Universidad, prefieren no hacer estudios de posgrado en ella. Han convocado huelga general estudiantil en la URJC para el día 27 de septiembre.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Concentración que impulsaron los estudiantes el 9 de abril con el primer caso de irregularidad
en un máster, el de Cristina Cifuentes. | Teresa Corral

Las sucesivas irregularidades en los títulos de máster expedidos por el Instituto de Derecho Público (IDP) de la Universidad Rey Juan Carlos I (URJC) han desembocado en la dimisión de dos figuras políticas de primera línea. Cristina Cifuentes (PP) lo hizo en abril después de no poder justificar la presentación y evaluación de su Trabajo de Fin de Máster (TFM). Después llegó el turno de Carmen Montón (PSOE), quién copió íntegramente párrafos en el suyo, sin citar ni entrecomillar, por lo que renunció, en septiembre, a ser la titular de la cartera de Sanidad, Consumo y Bienestar social, como era hasta el momento.

A estos ejemplos hay que sumar el del nuevo presidente del PP, Pablo Casadoque se está juzgando actualmente,  a pesar de que la Fiscalía considera que no hay indicios para continuar con la investigación. Mientras tanto, las repercusiones ya están haciendo mella entre el alumnado. El Consejo de Estudiantes (CE) de la universidad pública fue tajante en la nota de prensa que publicó en abril, cuando aún no estaba el caso de Montón sobre la mesa. En ella, reclamaba la "depuración de todo tipo de responsabilidades con total transparencia y en la mayor brevedad posible".

"Muchos periodistas atacan sin piedad a la Universidad por cinco minutos de fama"

Las sensaciones han ido cambiando entre el estudiantado con el paso del tiempo.  "Ahora se aprecia desasosiego, ya que todos los alumnos intuimos que aún nos queda cierto tiempo recibiendo malas noticias del famoso de Instituto de Derecho Público”, comenta David Ramos, el presidente del CE, mediante un correo electrónico a Público. También denuncia la cobertura que desde ciertos medios se está dando del caso, donde “muchos periodistas atacan sin piedad a la Universidad (y a nosotros como estudiantes, indirectamente) con tal de tener sus cinco minutos de fama y un 15% más de retweets que lo habitual”, sentencia el delegado estudiantil.

La URJC crea un nuevo reglamento de inspección

Días después del comunicado del CE, la URJC prometió iniciar auditorías a todas las actividades relacionadas con los institutos y centros propios de la Universidad, según se recoge en un escrito. Esta idea se acabó plasmando en la creación de un nuevo reglamento de inspección, tal y como comunicó el rector del centro de estudios, Javier Ramos, en el acto oficial de apertura del curso 2018-2019.

El reglamento que se plantea busca dotar al servicio de los medios humanos y materiales para analizar los riesgos institucionales a los que están sometidos, ayudando así a realizar las investigaciones con celeridad. Unas medidas que no convencen al alumnado, en donde cunde la sensación de desprestigio de sus estudios.

Consecuencias para el estudiantado

Julia Palenzuela, recién graduada por la URJC en Comunicación Audiovisual, comenta a Público que ya ha notado las consecuencias de la generalización de estas dinámicas tóxicas. En pocos días empezará un máster de Innovación e Investigación en Comunicación, impartido por la Universidad de Salamanca. Para entrar en este posgrado son necesarios dos avales. Al comentar la posibilidad del aval con a una profesora de la URJC, esta le recomendó que uno de ellos fuera externo a la Universidad ya que le daría más prestigio.

"La URJC tenía una reputación cuando empecé mis estudios que no es la misma que va a tener cuando los termine"

Sara García también se siente decepcionada con la Universidad. Esta estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas se queja de que la URJC tenía una reputación cuando empezó sus estudios y no es la misma que va a tener cuando los termine. "Quizá  sea la peor de España", protesta. "Estoy convencida de que, en el supuesto de que compitiera por una oferta de trabajo mi currículo y el de otra persona con los mismos méritos —pero titulada en otra universidad—, seguramente sería yo la que perdería la oportunidad", relata molesta.

Una alumna de la URJC sostiene una pequeña pancarta donde denuncia que no es solo de Cifuentes la responsabilidad del fraude de su máster, en la concentración de abril en el campus de Vicálvaro. | Teresa Corral

Esta estudiante, que ya ha empezado su cuarto y último año de carrera, apunta que una de las cosas que más daño les están haciendo son los memes creados a partir del caso de los másteres. "Cometen el error de reírse de toda la Universidad, en vez de burlarse de las personas que posiblemente hayan delinquido y defraudado", opina. La estudiante de 21 años acepta que al principio sí le hacían gracia, pero los chascarrillos son cada vez más recurrentes y acaban molestando.

"La mayoría del alumnado somos hijos de obreros que estamos becados"

Fernando Illescas, que a sus 23 años ha terminado el doble grado de Historia y Periodismo en esta universidad, lleva más lejos el análisis. "La incidencia social que pueden tener los memes provoca que este tipo de casos sean más recordados de lo que deberían", valora este estudiante que, en unos días, empezará un máster para ser profesor de Ciencias Sociales en la URJC.

Este periodista e historiador no pierde el enfoque de clase. "La mayoría del alumnado somos hijos de obreros que estamos becados, así que los casos de corrupción no nos representan en absoluto”, apuntilla. "Las bromas constantes minan la moral de estudiante obrero", añade.

El desprestigio de la URJC determina los posgrados

David Ramos, desde el CE, ha llegado a oír "auténticas burradas". "Algunos dicen que hay que cerrar la URJC y anular sus títulos y, pues mire señor, no”, relata sin ocultar su enfado. La razón, desde su punto de vista, es clara: “Los que dicen eso no saben el esfuerzo que ponen el 99,99% de los estudiantes para sacarse sus carreras y másteres”, declara.

"Las empresas no dudan de la reputación de la URJC"

En cambio, Guillermo Casquero, que viajó desde Málaga a la capital para estudiar el doble grado de Periodismo y Ciencias Políticas, considera que el desprestigio ha marcado solo a los estudios de posgrado, pero no al resto de títulos. "Estudiaría otro grado en la Rey Juan Carlos I sin problemas, pero no un máster", asegura.

María León acaba de graduarse de Economía y Periodismo en la URJC y tiene una visión más optimista: "A mí me han reconocido en entrevistas de trabajo que no dudan de la reputación de la Universidad", declara a Público. El máster de Banca y Finanzas que empieza este curso en la Universidad de Alcalá no figura en el catálogo de la URJC pero reconoce que, aunque estuviera, habría decidido estudiarlo igualmente en otra universidad diferente "para compensar la reputación".

Consecuencias a nivel internacional

Las repercusiones han superado las fronteras españolas. Xavier Sala-i-Martin, economista y profesor en la Universidad de Columbia, se cuestiona “cuánta mofa internacional" se harán a los estudiantes que tienen el título de esa Universidad. "¿Por qué callan los rectores de las universidades españolas ante el escándalo?”, plantea en Twitter. "Esto hará mucho daño a los estudiantes honestos que están solicitando entrar en universidades de todo el mundo”, ha seguido posteando.

En el CE están de acuerdo con estas declaraciones, aunque con algún que otro matiz. "¿Qué importancia tiene hoy el prestigio de la universidad a la hora de contratar a alguien? Con el millón de entrevistas y dinámicas de grupo que tienes que pasar, quizás  no más del 5%", considera David Ramos, el presidente del CE. "Puede que la Universidad pierda cierto prestigio a nivel individual, pero no creo que nos veamos exageradamente afectados", sentencia el delegado estudiantil.

Por su parte, Antonio Garamendi, actual presidente de la patronal de pymes y único candidato hasta la fecha para presidir la CEOE, no comprende que se generalicen las dudas sobre esta formación. "Hacen un daño enorme a una institución tan importante como es la universidad y a toda la gente que en ella trabaja y estudia”, ha manifestado y responsabiliza a los políticos de esta situación.

Esta última semana se sumaba a la lista un nuevo escándalo en la URJC. Esta vez el Juzgado de Instrucción número 40 de Madrid ha abierto una investigación sobre los títulos de Derecho que 500 italianos obtuvieron en esta universidad, presuntamente, de forma irregular. Con ese título conseguían ejercer la abogacía en toda Europa por menos de la mitad de lo que les hubiera costado en Italia, cifra que ronda los 18.000 euros. De esta forma se cumple la predicción que hizo para Público Concha Mateos, una de las profesoras más críticas con la URJC: "Si hay más casos parecidos, inevitablemente con el tiempo creo que irán saliendo a la luz".

El alumnado va a la huelga

Cartel de la huelga convocada por las asociaciones de estudiantes de la URJC para el día 27 de septiembre.

El estudiantado, como respuesta a todos estos casos que les están afectando injustamente, ha tomado la decisión de ir a la huelga el día 27 de septiembre. Suscriben la convocatoria siete asociaciones de alumnos que representan a cientos de ellos. La convocatoria se organiza en torno a cuatro ejes que deben cumplirse de forma inmediata, según reclaman. Las reivindicaciones son la dimisión del rector Javier Ramos, la apertura de una investigación externa, así como la limpieza completa de la URJC, además de la pertinente regeneración de los órganos de gobierno de la Universidad.

La jornada de reivindicaciones ocupará todo el día. A primera hora de la mañana, a las 9:00, habrá piquetes informativos en todos los campus de la URJC, es decir: Fuenlabrada, Vicálvaro, Alcorcón y Móstoles. Es en esta última ciudad donde tendrá lugar el colofón de la movilización con una concentración frente al rectorado a las 18:30.