Público
Público

Más centros de salud y unidades móviles para acelerar la vacunación y evitar que caduquen dosis sin poner

Ya se han cerrado 'vacunódromos' de varias comunidades y se prevé que se clausuren más espacios de vacunación a lo largo del mes. La forma más viable de llegar a los más reticentes a las vacunas es a través de Atención Primaria, la medicina de proximidad y las unidades móviles que ya llegan a institutos y universidades.

Una joven sonríe y saluda mientras recibe la vacuna contra el Covid-19 a una joven en el dispositivo puesto en marcha en la Ciutat de les Arts i les Ciències de Valencia, a 28 de julio de 2021, en Valencia, Comunidad Valenciana.
Una joven sonríe y saluda mientras recibe la vacuna contra el Covid-19 en el dispositivo puesto en marcha en la Ciutat de les Arts i les Ciències de Valencia, a 28 de julio de 2021, en Valencia, Comunidad Valenciana. Rober Solsona / Europa Press

La estrategia de vacunación se está reinventando. Durante los meses de julio y agosto el número de dosis inoculadas por día bajó mucho y las comunidades llegaron a tener más de ocho millones de vacunas sin administrar. Las autoridades sanitarias esperaban que en el mes de septiembre se aumentara el ritmo y se volviera a niveles previos a la época estival, pero no ha sido así. Como explica Fernando Moraga-Llop, vicepresidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), en verano no se administraron menos vacunas solo porque la gente de estaba de vacaciones, también porque las personas que quedan sin haber recibido ni una dosis son los más rezagados y reticentes. Es decir, personas que no se quieren vacunar, que tienen dudas o que no ven los "beneficios" por no ser de riesgo.

Ahora el sistema sanitario tiene que llegar a todos ellos porque los datos sobre la reducción de fallecidos y personas que desarrollan la enfermedad han demostrado que las vacunas son las mejores herramientas disponibles para luchar contra la covid-19.

El objetivo de esta última etapa de la vacunación —ya se ha inmunizado al 75,8% de la población— tiene que ser facilitar la inoculación todo lo que se pueda porque hay que llegar al máximo de población de cada grupo de edad. A principios de año se esperaba conseguir la inmunidad de grupo con el 70% de población vacunada, pero no ha sido así por la mayor transmisión de la variante delta y porque las vacunas no frenan los contagios —aunque sí los reducen—. Por ello hay que llegar a todas las personas mayores de 12 años.

El 100% de población inmunizada solo se ha conseguido con los mayores de 80 años, según el último informe del Ministerio de Sanidad. Los porcentajes de los mayores de 50 años también son muy altos. El problema está en los grupos más jóvenes, pero no solo entre los adolescentes y veinteañeros.

La importancia de incrementar el grupo de vacunados es que según el nivel de inmunización que se consiga dependerá si se produce o no una sexta ola. La incidencia en España está descendiendo —109 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y 42 en los últimos siete días— pero las comunidades están relajando las pocas restricciones que ya quedaban sobre el ocio y la hostelería, por lo que la vacunación será más determinante aún. Un ejemplo es que Asturias es la comunidad con menos incidencia (39) y la única región que ha conseguido vacunar ya al 90% de su población.

Sanidad asegura que no se perderán vacunas por la fecha de caducidad

Pero hay otro motivo para que las Administraciones aceleren el ritmo: evitar que las vacunas caduquen. Moraga-Llop teme que ya haya ocurrido en algunos centros con "la disminución tan importante" de dosis que se han ido administrando. "Es un riesgo y hay que observarlo porque no se puede dar ninguna vacuna caducada. Como el resto de medicamentos o vacunas, tienen una fecha de caducidad y se pierde eficacia si se administra después del tiempo indicado", expone.

El Ministerio de Sanidad argumenta que se controla la llegada de vacunas y que no se tendrá este problema porque, pese a que hay 6.631.330 de vacunas sin administrar, se inocularán a tiempo o se donarán o venderán a otros países. Sin embargo, las donaciones a última hora ya han fallado con los envíos de otros países. En Malaui se tuvieron que destruir casi 20.000 dosis de vacunas por este motivo, según recoge Europa Press.

Más Atención Primaria y unidades móviles

En esta etapa final también sería muy importante promover la vacunación en los centros de salud, que han sido olvidados en algunos puntos de España como en Madrid. "Esto facilitaría el proceso porque es la vacunación más próxima a las personas", valora Moraga-Llop. Quizás, no se pueda en todos los centros de salud por las condiciones en las que se tienen que conservar las vacunas de ARN mensajero —Pfizer y Moderna—, pero sí en muchos otros centros.

Otra alternativa a la que ya están recurriendo muchas comunidades es a las unidades móviles de vacunación, sobre todo por universidades e institutos, como ya están haciendo al menos Canarias, Catalunya, Galicia, Madrid y Navarra.

Otras comunidades como Castilla-La Mancha van a impulsar unidades móviles en espacios concurridos de las ciudades. El presidente Emiliano García-Page lo anunció este martes y como ejemplo de lugares en los que se podrán encontrar estas unidades mencionó a los centros comerciales. "Vamos a ir nosotros en la búsqueda del paciente. Ya lo hemos hecho con una legión de rastreadores, ahora lo haremos con unidades móviles para terminar de rematar la faena", afirmó.

Certificado covid para el ocio y convencer a los reticentes

El vicepresidente de la AEV también cree que se puede hacer aún "más pedagogía" y garantizar la vacunación sin citas previas durante todo el tiempo que dure el proceso. Y, por último, considera que también se incentivaría si las Administraciones exigieran el certificado covid-19 para determinadas actividades de riesgo relacionadas con el ocio. Galicia planteó esta medida en agosto pero no estuvo mucho tiempo en vigor ya que fue tumbada por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia por no haber sido autorizada judicialmente. El Supremo ha avalado este martes la medida de la Xunta de exigir el pasaporte covid para acceder a bares y discotecas por lo que se vuelve a convertir en una opción viable en España.

El fin de los 'vacunódromos'

En este contexto, empieza a llegar el fin de los v'acunódromos'. Estos grandes espacios para administrar vacunas (polideportivos, estadios de fútbol, hospitales...) han servido durante meses para que los sanitarios pudieran inocular las dosis de forma rápida y a un número de personas muy elevado. En muchos de ellos las personas ni siquiera necesitaban tener cita previa, pero ahora parece que el tiempo de los 'vacunódromos' ha acabado.

Baleares, Catalunya y Euskadi cerrarán los 'vacunódromos' a finales de septiembre

Durante la primera quincena de septiembre también se han cerrado 'vacunódromos' como el estadio Wanda Metropolitano en la Comunidad de Madrid, la instalación ubicada en la Feria de Muestras de Armilla (Fermasa) de Granada o el abierto en la Institución Ferial Alicantina (IFA) de Elche. Mientras que Euskadi, Catalunya y Baleares ya han anunciado que cerrarán estos macro puntos de vacunación durante la segunda quincena de septiembre.

Es algo que Moraga-Llop ve normal porque así los trabajadores sanitarios se pueden "dedicar a otros aspectos muy importantes" que se han ido dejando, pero siempre que se mantengan espacios disponibles para toda la población.

Más noticias