Público
Público

CIE de Aluche Suspenden la deportación del inmigrante agredido por la policía en el CIE de Aluche

La deportación estaba prevista para este jueves a las 9.40 horas. SOS Racismo advierte que el interno sigue en riesgo de ser deportado

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

CIE de Aluche.

La deportación del inmigrante marroquí que fue presuntamente agredido por la policía en el CIE de Aluche ha sido suspendida este jueves, según han confirmado a Público fuentes de SOS Racismo. La organización ha señalado que el interno sigue en riesgo de ser deportado.

La deportación estaba prevista para este jueves a las 9.40 horas, a bordo del vuelo de la compañía Air Nostrum YW4000 en dirección a Marruecos. Fuentes de SOS Racismo han explicado a Público que se repartieron 25 billetes a internos del CIE para su deportación, entre los que se encontraban el migrante marroquí que había denunciado la agresión policial y varios testigos. Finalmente, tras presiones por parte de los medios de comunicación, organizaciones de la sociedad civil y la ciudadanía mediante las redes sociales, la Delegación del Gobierno decidió sacar al joven agredido y a cuatro de los testigos de la lista de expulsión.

Según la denuncia interpuesta por un miembro de SOS Racismo el 1 de agosto, la agresión se produjo en el comedor del CIE, cuando el interno protestó por la comida. El joven relató a la organización que tres policías nacionales "sin portar encima la obligatoria plaza con el número identificativo, llegaron y le propinaron una patada en la pierna, de la que tiene una herida visible", un puñetazo en la oreja y diversos en la espalda. Los activistas sostienen que esta agresión provocó el intento de fuga de varios compañeros del joven. 

SOS Racismo presentó este miércoles quejas ante el Defensor del Pueblo y ante el Mecanismo Nacional de Tortura, denunciando la forma en que se ha gestionado la agresión, según ha informado la organización a Público. La organización también interpuso ayer una queja ante el Juzgado de Instrucción número 19 de Madrid y una medida cautelarísima ante el Juzgado Contencioso-Administrativo. Consideran que estas acciones legales pueden haber contribuido a la decisión gubernamental de cancelar la deportación.

La organización ha advertido de que el hecho de que se haya paralizado la expulsión del joven en esta ocasión no implica que no vaya a ser deportado. Apuntan que, debido al acuerdo entre España y Marruecos, este es el país al que más rápido se realizan deportaciones, que ocurren "dos o incluso tres veces por semana". Se trata de "deportaciones macro, fletan vuelos sólo para trasladar a los marroquíes", afirman fuentes de SOS Racismo, que subrayan que esperan que no se expulse al interno agredido "antes de que haya concluido la investigación sobre los hechos denunciados y se diriman responsabilidades".

Más noticias en Política y Sociedad