Público
Público

La clase de Religión, en horas bajas

El alumnado de Religión católica baja en todas las comunidades autónomas: se ha reducido 24 puntos en las dos últimas décadas. La caída es especialmente notoria en bachillerato, donde la asignatura ya no pondera para la nota media.

Alumnos del CEIP Escritor Alfonso Grosso (Sevilla) durante el primer día de colegio a 12 de septiembre de 2022
Alumnos del CEIP Escritor Alfonso Grosso (Sevilla) durante el primer día de colegio a 12 de septiembre de 2022. María José López / Europa Press

La cifra de alumnos que asisten a la clase de Religión católica ha bajado en todas las comunidades en el curso 2020-2021, el último del que hay datos. Los resultados apuntalan una bajada sostenida en el tiempo que se repite en centros públicos, privados y concertados.

Religión es una asignatura de oferta obligatoria en España, pero voluntaria para el alumnado. En total, según apunta el anuario estadístico del Ministerio de Educación, "Las cifras de la educación en España. Curso 2020-2021 (Edición 2023)", un 59,5% de los alumnos de primaria escogieron esta asignatura.  

Traducido a cifras, tres millones de alumnos en esta etapa educativa van a Religión católica, a los que hay que sumar los que acuden de forma minoritaria a la asignatura de Religión evangélica, islámica y judía, que concentra en todo caso menos del 1% de estudiantes

Con la entrada en vigor en enero de 2021 de la última reforma educativa, la ley Celaá o Lomloe, la clase de Religión ha dejado de contar para el cálculo de la nota media del curso. Es decir, actualmente en la educación española la Religión es una asignatura optativa y que no pondera. 

Sin embargo, no existe una asignatura espejo para los alumnos que opten por no asistir a las clases de Religión. Lo que por supuesto no exime a los centros de su responsabilidad de garantizar atención educativa durante estas horas lectivas. 

Con la anterior ley educativa, la Lomce del PP, la Religión sí tenía asignaturas alternativas, se elegía entre ésta u otra materia (Informática, tercera lengua, Psicología...). Como en esta reforma la nota si contaba para la media, el número de alumnos en las clases de Religión era mayor al considerarse como una asignatura menos exigente que el resto de opciones. 

Cifras por etapa escolar y región

Los datos del curso lectivo 2020-2021 se alejan del 83% de estudiantes que cursaban esta materia justo dos décadas atrás (en el curso 2000-2001). 

El porcentaje de estudiante que acuden a las clases de Religión, además, varía notablemente dependiendo de la etapa educativa. Entre primaria y la ESO la caída es progresiva, un 56,2% del total de alumnos de secundaria cursan Religión. El verdadero desplome se produce en bachiller con un 35,6% de los estudiantes. 

El anuario estadístico del Ministerio de Educación resalta la clara popularidad de la asignatura de Religión en los centros concertados y privados en comparación con los públicos. 

A nivel regional, Andalucía y Extremadura presentan los mayores porcentajes de estudiantes que cursan Religión, sorprendiendo en el caso andaluz que el número de alumnos es ligeramente mayor en bachillerato (68,5%) que en secundaria (67,4%). 

Las dos Castillas también presentan un alto porcentaje, rondando en ambas el 70% del alumnado de primaria y la ESO. En bachiller, por su parte, las cifras disminuyen claramente en ambas comunidades. 

Las provincias que en general presentan un menor índice de alumnos que cursen Religión son Euskadi, La Rioja y Baleares

Más noticias