Público
Público

València Colectivos y vecinos del barrio valenciano de Benimaclet 'reokupan' un centro social tras el desalojo de la Policía

El Casal Social Okupado de l'Horta (CSOA) es una antigua alquería utilizada desde 2012 como "espacio de autonomía y resistencia". Podemos denuncia que los agentes cargaron "de manera brutal e injustificada" contra los vecinos. 

Centro social del barrio de Benimaclet
Concentración ante el desalojo del centro social del barrio de Benimaclet en València. Miguel Francés / EUROPA PRESS

europa press

Agentes de la Policía Nacional desalojaron este pasado lunes el Casal Social Okupado de l'Horta (CSOA), en el barrio de Benimaclet de València, donde se registraron momentos de tensión y algunas cargas, aunque posteriormente activistas de diferentes colectivos y personas que se habían concentrado en el lugar volvieron a okupar el inmueble cuando la Policía abandonó la zona.

Desde distintos colectivos se apunta que el desalojo obedece a una denuncia de la Sareb y califican de ilegal el desalojo. Sin embargo, según informaron fuentes de la Jefatura de Policía, la intervención, que se llevó a cabo sin detenidos, se realizó en cumplimiento de una orden judicial del Juzgado de Instrucción número 13 de Valencia.

Se trata de una alquería situada en Benimaclet, de la que diferentes colectivos hacen uso desde 2012 como "espacio de autonomía y resistencia", según señala la web de CSOA. A primera hora del lunes, se difundió en redes sociales que la Policía Nacional procedía a desalojar el centro, lo que congregó a numerosas personas en los alrededores.

Desde la asociación Acampada València, en un mensaje publicado en Twitter, indicaron que la orden de desalojo "solo afectaba a una parte de la finca, de unos 100 metros cuadrados de suelo". Una persona identificada como abogado del casal okupa denunció en un vídeo en esta misma red social que el desalojo es "ilegal" y que los agentes "han procedido irregularmente porque la casa no es propiedad de la Sareb". "No podemos permitir la pérdida de un lugar referente de aprendizaje y de poder popular de tanta gente. Entre todos hemos de defenderlo", afirmó en su mensaje.

El colectivo critica que la Policía forzara la entrada y cortado el candado de acceso al casal "sin ningún tipo de orden judicial". Además, asegura que los agentes procedieron a tapiar los accesos con verjas y lamentan que la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, "siga sin dar explicaciones oficiales".

Por contra, la organización destaca la "respuesta ejemplar del barrio" de Benimaclet para evitar el desalojo y critica la "completa ilegalidad" y la "violencia utilizada en las cargas por parte de la Policía Nacional".

En este sentido, el círculo de Benimaclet de Podemos denuncia que los agentes cargaron "de manera brutal e injustificada" contra los vecinos que se concentraron "de manera pacífica", mientras que Compromís ha felicitado al vecindario concentrado "en defensa" del Casal de l'Horta y anuncia que reclamará "responsabilidades y explicaciones" por lo sucedido. También desde EUPV PV se felicitan por que "los vecinos y vecinas ya han conseguido recuperar de nuevo el espacio".

Una vez los agentes policiales abandonaron el lugar, las personas que se habían concentrado en protesta por el desalojo volvieron a acceder al CSOA "sin ningún problema", indicó la asociación Acampada València.

Ribó IBÓ: "El centro tiene un carácter muy social"

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó (Compromís), preguntado por este desalojo, indicó que esto "no es un centro okupado sino que es un centro social que se viene utilizando desde hace muchos años" y ha señaló que ha reclamado toda la información para ver lo que está pasando.

El alcalde, que ayer presentó la campaña de Compromís en favor del pequeño comercio de la ciudad, indicó que le gustaría que tuvieran en cuenta, "en cualquier caso, que este centro ha sido un centro que ha tenido un carácter social muy importante de cara al barrio".

"Yo en este momento no sé si es un local, por quién ha estado la demanda por la que ha entrado la Policía, pero sí que quiero romper una lanza con dos ideas: no es una okupación en el sentido clásico de la palabra, la gente no duerme allí, no vive allí sino que es un centro que tiene un carácter fundamentalmente social", argumentó el alcalde de València.

Más noticias de Política y Sociedad