Público
Público

Comunidad de Madrid El Gobierno certifica que las mascarillas entregadas por Ayuso tienen un menor nivel de protección que el anunciado

Estos materiales se anunciaron como FFP2, pero sus filtros no cumplen con los estándares mínimos de esta categoría. 

Un hombre muestra la mascarillas que está entregando gratuitamente la Comunidad de Madrid./ David Fernández (EFE)
Un hombre muestra la mascarillas que está entregando gratuitamente la Comunidad de Madrid./ David Fernández (EFE)

público

El Gobierno ha terminado por certificar las serias sospechas que se habían levantado sobre las mascarillas gratuitas que había entregado la Comunidad de Madrid. Según un análisis realizado por el Instituto de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), el filtro de estos materiales deja pasar un 40% de las gotas más pequeñas o aerosoles, según ha comunicado Facua, organización que realizó la petición de análisis a Sanidad y Consumo. 

De esta forma, las mascarillas no pueden situarse dentro de la categoría FFP2, dado que las de este tipo solo permiten que pase un 6% de estas micropartículas.  Esta es la última de las polémicas que envuelve a estos materiales de protección gratuitos entregados desde la región, ya que los certificados de homologación europeos se han demostrado como falsos.

Cada ciudadano madrileño dispone desde el pasado 11 de mayo del primer par de mascarillas repartidas por la región que preside Isabel Díaz Ayuso. Estas están fabricadas por la empresa china Whenzou Haoshou Home Textile, bajo el pretexto de que contaban con la categoría FFP2, algo que se ha demostrado como falso.

De hecho, la información que aparece en el embalaje es bastante deficiente, por lo que las dudas sobre la seguridad de estos productos han estado siempre ahí. No aparece información sobre si son reutilizables (debería haber una "R"), ni una duración estimada de su vida útil, ni cuál es su fabricante.

Desde FACUA han señalado que la "irresponsabilidad" del Ejecutivo autonómico ha sido aún mayor, dado que no se ha procedido a pausar el reparto de mascarillas mientras estaban siendo evaluadas.

"El nivel de protección frente al coronavirus de estas mascarillas es una lotería: todas las unidades analizadas dieron resultados diferentes, con rangos amplísimos entre ellas, lo que impide clasificarlas en ninguna categoría", denuncian desde la organización de consumidores. 

Más noticias de Política y Sociedad