Público
Público

Comunidad de Madrid El hospital del Ifema cierra tras curar a más de 3.700 enfermos entre quejas de sanitarios y campañas de 'marketing'

El hospital de campaña cierra sus puertas este viernes. Ha sido uno de las claves para evitar que el sistema sanitario colapsara en Madrid, pero el caos, las denuncias de rabajadores y la publicidad que ha dado el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso a su propio partido y a las empresas privadas ensombrece la labor de los sanitarios.

Uno de los pabellones del recinto ferial Ifema, que se preparan para albergar 1.396 camas para atender a pacientes de coronavirus, el sábado, en Madrid. EFE/Comunidad De Madrid
Uno de los pabellones del recinto ferial Ifema cuando empezó a atender a enfermos de coronavirus.- EFE/Comunidad De Madrid

El macrohospital de campaña del Ifema cierra sus puertas este viernes. Ha sido uno de los grandes símbolos de la lucha contra el coronavirus en la Comunidad de Madrid. Entre los tres pabellones que se han abierto durante la pandemia han curado a más de 3.750 pacientes. La mayoría de los enfermos tenían síntomas leves y el Ifema fue un gran alivio para ellos. "Estuve cuatro noches hospitalizado en el Severo Ochoa sin cama porque no había sitio para más enfermos. El Ifema fue un respiro. Tuve cama, me atendieron fenomenal y la comida estaba muy buena", recuerda Marta, una de las miles de personas que ya han sido dadas de alta del virus. 

El Gobierno de la Comunidad de Madrid anunció que el Ifema se convertiría en un hospital temporal el 20 de marzo con 5.500 camas y UCI. El hospital de campaña más grande de Europa. Las puertas se abrieron en tiempo récord. Un día después ya ingresaron los primeros enfermos de coronavirus.

Habilitaron camas a contrarreloj, aunque las destinadas a atender pacientes que necesitaban cuidados intensivos llegaron más tarde de lo que se necesitaba. Había recursos materiales, no había profesionales. Tampoco las camas llegaron a las prometidas en su anuncio porque los pacientes no superaron los 4.000. Pero hay un claro éxito que no se olvidará: en el hospital se han dado más de 3.750 altas, un 98 % de los pacientes que han estado ingresados

La transformación de las instalaciones también ha destacado. Las primeras imágenes del Ifema asustaban. El frío cubría los pabellones. Según cuentan varias personas que pasaron por allí, el miedo se notaba en el aire. El aplauso que inundó el Ifema con la primera persona dada de alta dio un respiro. Ahora cierra las puertas entre carteles que han animado a los pacientes y que les decían que saldrían de esta enfermedad. 

"Había que cuidar a los pacientes. Animarles. Pasaron solos momentos muy duros, pero en algún momento parecía más un circo que un hospital de campaña. Juntaron a muchas personas para que nos aplaudieran, sin cumplir las medidas de seguridad y varias dijimos que nos parecía un riego excesivo e innecesario. Lo que queríamos eran equipos de protección y organización", explica una enfermera de Atención Primaria que se presentó como voluntaria en el Ifema.

Por el Ifema también han pasado muchas autoridades. Desde los reyes a miembros del Gobierno, de la oposición y del Ejecutivo autonómico. El Jefe de Expertos COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Bruce Aylward, también lo visitó y lo calificó de "extraordinario".

Pero, frente al cuidado de los pacientes y las buenas instalaciones, estaban los trabajadores. Durante semanas estuvieron denunciando el caos que asediaba el hospital. Los sanitarios y sindicatos señalaban como responsables de la inseguridad en la que trabajaban al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso y a los encargados del Ifema.

Trabajadores del 112 llegaron a denunciar al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y coordinador del Hospital de Campaña de IFEMA, Fernando Prados, por la falta de material. "Personal voluntario que se vuelve a casa por no ser asignado a ningún pabellón, profesionales que no son ubicados y se quedan fuera sin entrar a los controles con pacientes, noches con un solo un médico para 100 pacientes y 50 pacientes para un solo profesional de enfermería… ; poniendo en gran riesgo tanto la salud física como mental de los trabajadores de forma premeditada", detallaban en la denuncia a la que tuvo acceso Público.

Además, la queja constante de las asociaciones de sanitarios fue que el Ifema se mantuviera con trabajadores de la Atención Primaria. "Podían haber contratado más personas, pero de un día a otro nos dijeron que cerraban centros de salud y que necesitaban voluntarios. No me parecieron las formas, pero fui porque pensé en ese momento que podríamos ayudar más allí", indica una médica a este medio. "No es acertado el modelo de respuesta que se plantea", dijo ya el Colegio de Médicos de Madrid en un comunicado cuando se abrió el hospital.

18,5 millones aprobados en el último Consejo de Gobierno

El coste total del Ifema es una de las incógnitas que se resolverá cuando pase la emergencia sanitaria. No hay datos oficiales publicados sobre todos los costes, como ocurre con los acuerdos con la sanidad privada. Sin embargo, el último Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó una inversión de más de 18.755.402,7 euros en el hospital temporal. "Estas partidas van desde el servicio de montaje y el plan de emergencia y evacuación del Hospital al trasporte de material desde el aeropuerto de Barajas, pasando por la dotación de ropa, la restauración, el mantenimiento o el transporte de muestras a y desde el hospital", indica el Gobierno autonómico en un comunicado.

Por partidos, el servicio de restauración ha sido el más costoso, estimado en 4.015.512. La empresa encargada de realizar este servicio ha sido la multinacional Compass Group, que ha llegado a preparar 8.000 raciones diarias para pacientes, soldados de la Unidad Militar de Emergencias (UME), personal sanitario y personas sin hogar alojadas en el albergue del recinto ferial. Unos 160 trabajadores de la empresa especializada en servir comidas para hospitales, residencias de ancianos y centros escolares han estado en el Ifema. 

Otra de las partidas más grandes aprobadas fue la destinada al servicio de limpieza para el Hospital, por un importe total estimado de 3.973.673 euros. De esto se encarga la empresa Clece, la empresa que también gestiona buena parte de la limpieza de los hospitales, servicio externalizado desde hace años. Esta filial de ACS también es la encargada de la limpieza de los 28 hoteles medicalizados en Madrid.

La adquisición de mascarillas, guantes, gafas, llaves 3 pasos, sistemas de
administración de suero, reguladores de flujo y buzos de protección para el
pabellón 10 tiene un importe total estimado de 4.215.059,20 euros.

Publicidad y cierre de clausura

El Gobierno autonómico y el PP de la Comunidad de Madrid han dado una gran publicidad al Ifema. "Símbolo de orgullo y gratitud", aseguraron en un tuit en el que difundían un vídeo tras una visita de Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado. 

El contraste ha chocado con las pocas visitas que se han hecho a otros hospitales que tienen aún más capacidad asistencial como es el hospital de La Paz. Desde las redes del PP, de Prados y del Ifema también ha difundido cada donación de las empresas privadas al hospital de campaña. Ha habido más de un centenar de donaciones: cuatro millones para camas y material de UCI del Banco Santander, baterías externas para móvil del BBVA, botellas de agua de Aldi, gas gratis de Naturgy, 8.000 mascarillas de Mercedes-Benz o alimentación y bebida de Mercadona.

El cierre del Ifema tendrá acto de clausura. Lo presidirá Isabel Díaz Ayuso y tendrá lugar este viernes a partir de las 11 horas. Según ha informado el ejecutivo, las "autoridades" visitarán los pabellones 7, 9 y 10. 

El Ifema seguirá con el pabellón 14 abierto para las personas sin techo. Otro para guardar el material sanitario. Según han explicado sus responsables, también va a continuar preparada toda la logística que requiere un hospital de campaña para que vuelva a estar disponible si es necesario si hay un nuevo brote.

Más noticias