Público
Público

Condenados cuatro serbios por querer comprar un riñón a un sin techo y darle una paliza cuando se echó atrás

Los miembros del clan han sido condenados por los delitos de tráfico ilegal de órganos, usurpación del estado civil, coacciones y una falta de lesiones.

Un hombre sin techo duerme en la acera, junto a una cafetería. EFE

MADRID.- Cuatro miembros de un clan serbio han sido condenados por intentar pagar 6.000 euros a un sin techo a cambio de un riñón y darle una paliza cuando este se echó atrás.

En la sentencia, la sección séptima de la Audiencia Provincial de Barcelona condena a los procesados, que ya habían estado en la cárcel por esta causa, por los delitos de tráfico ilegal de órganos, usurpación del estado civil, coacciones y una falta de lesiones. 

Django Radosavljevic deberá cumplir una pena de siete años de prisión. Su hermano, Tony Radosavljevic, y su padre, Zoran Radosavljevic, están condenados a seis años y seis meses de prisión. Los tres deberán pagar una multa de 15 euros durante 30 días. El chófer del clan, Oussama El Khalifi, de origen marroquí, deberá cumplir una condena de cuatro años de cárcel.

Según la Fiscalía, el clan trató de comprar el riñón para uno de los acusados, Toni Radosavljevic, al que en octubre de 2014 se diagnosticó una hipertensión arterial maligna renal por la que tuvo que iniciar un tratamiento de hemodiálisis en un centro sanitario de Reus (Tarragona).

Las autoridades sanitarias del Hospital de Bellvitge atendieron a este, que previamente había suplantado la identidad de su hermano Django Radosavljevic para poder usar su tarjeta sanitaria, y le indicaron que necesitaba un trasplante de riñón. No obstante, no era necesario para la supervivencia del paciente

Como la legislación española solo permite la donación de órganos inter vivos de forma desinteresada, el chófer del clan puso en contacto a la familia con el indigente marroquí. Los condenados se aprovecharon, según la Fiscalía, de la situación de extrema necesidad que la víctima atravesaba -era okupa y pedía limosna para sobrevivir-, y le ofrecieron 6.000 euros por su riñón.

Cuando solo quedaban pendientes los trámites notariales necesarios para legalizar el trasplante, el sin techo se arrepintió y dio marcha atrás. Acto seguido, el clan le propinó una paliza. El sin techo visitó a un médico días después de la agresión, cuando se le diagnosticó una leve cervicalgia, por lo que el alcance de las lesiones no se pudo determinar con exactitud.

Más noticias