Público
Público

Conmemoración 17-A Barcelona celebrará un homenaje para las víctimas del 17-A de baja intensidad política

El Ayuntamiento de Barcelona convoca un acto en el plano de l’Ós de la Rambla donde se celebrará un minuto de silencio y una ofrenda floral. Los CDR convocan al margen de las instituciones delante de la Sagrada Familia en una "acción silenciosa no violenta". El presidente catalán, Quim Torra, también visitará el exconseller de Interior preso, Joaquim Forn, para homenajearlo por su papel durante los atentados.

Una turista fotografía los ramos de flores y objetos de todo tipo depositados en el mural de Miro de La Rambla de Barcelona en recuerdo de los atentados en La Rambla y Cambrils. - EFE/Alejandro García

Este 17 de agosto, Barcelona y Cambrils se preparan para el segundo aniversario de los atentados en la Rambla y el paseo marítimo de sendas ciudades. Este año, los actos de homenaje institucionales evitarán cualquier polémica política: ni parlamentos, ni encuentros con el rey, ni presencia del presidente en funciones, Pedro Sánchez. El Ayuntamiento de Barcelona, mediante la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por Terrorismo (UAVAT), ha convocado un minuto de silencio a las 10.00 horas en el plano de l’Ós, el punto de la Rambla donde la furgoneta se paró el día del atentado.

El pasado 2018, la asistencia del monarca en los actos levantó ampollas: una pancarta gigante se desplegó desde un edificio de la plaça Catalunya en contra de su presencia, los CDR contraprogramaban el homenaje oficial con otro propio, aparecieron banderas españolas durante los parlamentos institucionales aún el llamado a prescindir de simbología política, el saludo entre Felipe VI y Laura Masvidal, la pareja del exconseller preso Joaquim Forn… El clima político se sobreponía de manera inevitable a los actos de dolor y recuerdo. 

Esta vez, el homenaje se limitará a un minuto de silencio acompañado de la interpretación del fúnebre Cant dels Ocells. Acto seguido, los familiares de las víctimas depositarán un clavel blanco y, seguidamente, lo harán las autoridades. La sobriedad marcará el tono en un evento con voluntad de dar espacio a sus protagonistas, las víctimas y los vecinos de la ciudad. 

La nota política solo la pondrá la lista de invitados, repleta de nombres de los gobiernos catalán y español en plena negociación para formar el Ejecutivo central y pocas semanas antes de la sentencia por los presos independentistas. Asistirán el presidente catalán, Quim Torra; el presidente del Parlament catalán, Roger Torrent, el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonès; el de interior, Miquel Buch; la consellera de Presidencia; Meritxell Budó, y la de justicia, Ester Capella. También están confirmadas la presencia del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska; la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet; y la delegada del Gobierno español en Catalunya, Teresa Cunillera. Además de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto a diversos representantes del consistorio. 

Tal como ya hizo el año anterior, el presidente catalán ha anunciado que visitará Quim Forn a la prisión de Lledoners en días próximos al 17 de agosto por tal de reconocerle su acción como conseller de Interior durante los hechos. Lo verá justo después de que Forn haya criticado el Gobierno español después que este diario diera a conocer las conexiones entre el Imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty y el CNI: “El Gobierno español ha optado por el obscurantismo”. En declaraciones al diario Ara, Forn ha insistido en que hay suficientes indicios para que se cree una comisión de investigación en las cortes españolas: “Son datos importantes que no se pueden quedar en el cajón, están bien fundamentados y requieren una respuesta urgente del servicio de inteligencia español”. 

Aún así, el reconocimiento hacia Forn no será de la talla del de 2018, cuando la ANC y Òmnium Cultural convocaron un acto delante de la institución penitenciaria el mismo 17 de agosto por la tarde, donde también hubo palabras de agradecimiento para el entonces jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero. 

Y con intención de hacer ruido, los CDR han convocado al margen de las instituciones delante de la Sagrada Familia de Barcelona para protestar contra la actitud del Gobierno por la falta de respuesta ante las conexiones entre los cuerpos de seguridad españoles y el Imán, así como para homenajear a las víctimas. Desde las redes sociales, los activistas envían mensajes haciendo un llamado a investigar los hechos y aseguran que llevaran a cabo una “acción silenciosa no violenta”.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Cambrils ha decidido no organizar un acto institucional en recuerdo a las víctimas por tal de recuperar la normalidad. Torra sí que visitará la localidad el domingo para depositar una ofrenda floran en el paseo marítimo acompañado de diversos representantes del consistorio. Este viernes, el Ayuntamiento de Cambrils ha publicado un manifiesto en conmemoración del segundo aniversario de los atentados agradeciendo el apoyo hacia las víctimas y enalteciendo la capacidad de la localidad de recuperar la cotidianidad: “Es la mejor manera de combatir aquellos que quieren que vivamos bajo el miedo”.

210 PERSONAS ATENDIDAS DESDE 2017

Dos años después de los atentados, la UAVAT ha atendido hasta 210 personas, 117 de las cuales habían realizado trámites en el Ministerio del Interior con el acompañamiento de este servicio municipal. Se trata de un total de 208 solicitudes para asistencia psicológica, reconocimiento como víctimas de terrorismo y/o daños materiales. Desde la UAVAT critican que Interior solo haya contestado 77 solicitudes y reconocido tan solo 14 personas como víctimas del terrorismo: 13 personas heridas físicamente y una persona afectada psicológicamente.  

El pasado marzo, el Ayuntamiento de Barcelona inauguró una placa dedicada a las 16 víctimas mortales y al centenar de personas heridas al lado del mosaico de Joan Miró en el suelo de la Rambla. Se trata de una inscripción de 12 metros de longitud donde se puede leer la frase “Que la paz te cubra, oh ciudad de paz”, escrita originalmente en árabe en una de las muchas muestras de duelo que se depositaron en la Rambla durante los días posteriores a los hechos. La frase va acompañada con el dibujo ‘Barcelona’, del artista Federic Amat, y la figura de la fecha y hora exactas de los atentados: “17.08.2017.16.50 h”.