Público
Público

Incendios forestales Controlado el incendio de Tarragona y al mínimo riesgo los de Madrid y Ávila

El fuego ya ha arrasado 3.300 hectáreas entre Madrid y Toledo; en Tarragona ya han ardido 6.000 hectáreas, aunque los bomberos ya lo dan por controlado. En Ávila siguen activos varios incendios, pero se han rebajado el nivel de peligrosidad.

Zona afectada por el incendio que desde el pasado viernes afecta a la zona toledana de Almorox y a las localidades madrileñas de Cadalso de los Vidrios y Cenicientos. EFE

EFE

Después de afectar a unas 6.000 hectáreas y quemar mas de 5.000, el incendio de la Ribera d'Ebre, en Tarragona, está ya controlado, mientras que los de Ávila y Madrid continúan activos pero en un nivel de bajo o mínimo riesgo, por lo que se espera que en breve puedan ser extinguidos.

Fue el miércoles cuando se inició el fuego en el Valle d'Ebre y ayer domingo, poco antes de las once de la noche, los Bomberos de la Generalitat de Catalunya lo dieron por controlado tras haber afectado a una superficie de cerca de 6.000 hectáreas, 4.000 de ellas en el término municipal de Flix.

Pero el trabajo de los Bomberos no ha concluido y siguen revisando el área quemada por si el fuego pudiera reavivarse en algún punto.

Y podría ocurrir porque, como ha dicho el conseller de Interior, Miquel Buch, es posible la llegada esta semana de otra ola de calor que aumentaría el "riesgo extremo" de incendio, al encontrarse Catalunya en un "momento crítico", por lo que ha pedido extremar la precaución ante el peligro de "situaciones catastróficas".

Precisamente, y para acallar las críticas que sus primeras manifestaciones provocaron, Buch ha querido agradecer la labor de los servicios de emergencias de la Generalitat, pero también la ayuda que ha llegado de "fuera de este país": del ministerio de Agricultura, la Unidad Militar de Emergencias (UME) y otras autonomías.

Puntos calientes con potencial en Madrid

Los equipos de extinción que trabajan en el incendio que desde el viernes afecta a las localidades madrileñas de Cadalso de los Vidrios y Cenicientos han conseguido apagar los principales focos en Peña Cenicientos, aunque hay muchos puntos calientes con potencial de rebrote en la zona, ha informado Emergencias Comunidad de Madrid 112.

Tras los trabajos de la noche, los bomberos de la Comunidad de Madrid, los retenes forestales y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), con el apoyo de helicópteros, continuarán atacando las llamas y confían en que el fuego pueda quedar este martes controlado, según Emergencias, aunque la extinción durará días. La evolución de las tareas ha hecho posible que los 27 vecinos que continuaban evacuados hayan podido regresar a sus casas en Cadalso de los Vidrios y El Encinar del Alberche.

Se trata del incendio más grande registrado en la Comunidad de Madrid desde 2012 y ha calcinado casi 3.300 hectáreas

El incendio, el más grande registrado en la Comunidad de Madrid desde 2012, se originó en una zona de cultivo con arbolado disperso en Almorox (Toledo) y ha calcinado casi 3.300 hectáreas, 2.500 de ellas en la región madrileña, según datos facilitados este lunes. Las descargas de los medios aéreos a última hora de ayer consiguieron que la situación mejorara y el principal foco activo se situó en la zona de Peña Cenicientos, un espacio natural considerado el "pulmón" de la localidad madrileña.

Esta mañana, desde el puesto de mando, el director de la Agencia de Seguridad y Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid, Carlos Novillo, informaba de que la labor de los equipos de extinción en Peña Cenicientos "han tenido éxito", aunque, según fuentes de Emergencias Comunidad de Madrid 112, hay "muchos puntos calientes con potencial de rebrote que siguen requiriendo mucho trabajo".

En las próximas horas, según Novillo, bomberos, retenes forestales y UME, junto a los medios aéreos, continuarán revisando el perímetro del fuego, para que pueda quedar controlado lo antes posible.

Otros incendios

Otra de las provincias afectadas en los últimos días por el fuego es la de Ávila. El viernes se declaró un incendio en Gavilanes, que se extendió a Pedro Bernardo, y el sábado otro en el municipio de El Arenal.

Los dos, en la zona sur de la provincia de Ávila, han arrasado hasta ahora alrededor de 1.430 hectáreas, casi todas 1.400, en Pedro Bernardo.

Ambos continúan activos y llevará varias jornadas extinguirlos totalmente, pero se encuentran en un nivel 0 de peligrosidad, en una escala de 0 a 3, de menor a mayor.

Debido a esta mejor situación, los afectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), cuya presencia fue solicitada por la Junta de Castilla y León, se han replegado.

Otro incendio, ocurrido el viernes, mantuvo en vilo a los vecinos de Toledo capital. Controlado, pero no extinguido, ha afectado a 1.600 hectáreas.

Ahora le toca el turno a la investigación y la Policía Nacional, que ha abierto pesquisas para esclarecer el suceso, ha tomado declaración a varias personas, entre ellas al encargado de la finca donde se originó el fuego.

Más noticias