Público
Público

Corderos por los aires y degollados sin aturdir: una cámara oculta revela el maltrato en un matadero de Madrid

La organización Equalia difunde en un vídeo con cámara oculta las imágenes de maltrato animal en un matadero de Villarejo de Salvanés. La organización reclama que se instalen cámaras de vigilancia en los centros cárnicos para evitar que se produzcan estos actos.  

Publicidad
Media: 4.08
Votos: 13

Un cordero es degollado sin aturdir en un matadero de la Comunidad de Madrid./ Equalia

Los corderos van entrando en fila. Se resisten a la muerte, pero no hay mucho que hacer. Un operario salta sobre ellos para tratar de agilizar la cadena. En otro plano, varios borreguillos son lanzados por los aires. Portazos metálicos en los morros. Heces. Sangre. Estas son algunas de las imágenes grabadas con cámara oculta en un matadero de Villarejo de Salvanés, en la Comunidad de Madrid. 

En el vídeo, los matarifes aparecen metiendo en la línea de matanza a corderos enfermos que "apenas se sostienen en pie". Pequeñas ovejas que son lanzadas con vida, arrojadas sobre el resto del rebaño, que permanece confinado en corrales llenos de pulgas y heces. "Es un riesgo para la salud pública", denuncian desde Equalia, organización que ha difundido las imágenes.

David Herrero, portavoz de la organización, explica a Público que, aunque no se puede generalizar, este es un ejemplo de cómo se incumplen las normativas comunitarias en los mataderos de España. Tanto es así, que no es la primera vez que Equalia consigue adentrarse en los muros opacos de la industria cárnica. 

El trato que se les da a los animales en este matadero de la empresa Cárnicas Salvanés S.L., tal y como se percibe en los vídeos, apenas cumple con la legislación europea en materia de bienestar animal. De hecho, se puede observar como algunos trabajadores, desbordados por la carga de trabajo, degüellan a los corderos sin ser aturdidos, una práctica requerida para que el animal sea sacrificado en estado de inconsciencia. 

De hecho, se puede ver que algunos de los animales agonizan mientras, colgados, se desangran junto al resto del rebaño. "Uno de ellos llegó a estar colgado plenamente consciente hasta media hora", exponen desde Equalia.

En otro de los planos difundidos por la organización animalista, se puede observar como un trabajador inserta los crotales –pendientes identificadores– a varios de los corderos que no los portaban dentro del matadero. Esto, según denuncia Equalia va en contra de las normativas, ya que "todo animal debe llevar el cortal identificativo al entrar al matadero", en tato que esta práctica asegura una mayor trazabilidad que garantiza conocer el origen del producto cárnico.

Este diario ha tratado de ponerse en contacto sin éxito con la empresa Cárnicas Salvanés S.L. para conocer su versión de los hechos.

"No decimos a la gente que no coma carne pero que al menos coman productos sin sufrimiento animal", comentan a este medio desde Equalia, que ha iniciado una campaña para intentar que las administraciones autonómicas instalen cámaras de vigilancia por ley en los mataderos de España. Con ello, explican desde la organización, se pretende que haya una mayor transparencia en la industria y que, de esta forma, se eviten escenas de maltrato como las denunciadas en el vídeo de la noticia. 

Más noticias en Política y Sociedad