Público
Público

Coronavirus Barcelona La directora de Enfermería del Hospital Clínic de Barcelona: "Si no estuviéramos nosotros, moriría más gente"

Gemma Martínez explica que el centro se ha adaptado totalmente para atender a pacientes de coronavirus, que ya representan el 80% del total. Así mismo, remarca la necesidad de tener más profesionales, y es por eso que hace un llamamiento al personal de enfermería especializado en enfermos críticos a venir al Clínic.

Directora d'Infermeria de l'Hospital Clínic, Gemma Martínez. Fotografia cedida per Gemma Martínez.
La Directora de Enfermería del Hospital Clínic, Gemma Martínez. Fotografía cedida.

Gemma Martínez hace 33 años que es enfermera y lleva cuatro siendo la directora de Enfermería del Hospital Clínic de Barcelona. Pese a la experiencia, desde que ha estallado la emergencia de la covid-19 su día a día ha dado una vuelta de campana. Trabaja entre 15 y 17 horas, pero ha asegurado a Público que es "una situación excepcional". "Si no estuviéramos nosotros, moriría más gente", sentencia. En este sentido, remarca la necesidad de tener más personal y material, puesto que a causa de la hiperdemanda tienen recursos, pero no son suficientes. Es por eso que hace un llamamiento al personal de enfermería especializado en enfermos críticos de todo el Estado español a venir al Clínic, hospital habilitado totalmente para atender pacientes de coronavirus, ya que el 80% de las personas que atienden tienen esta enfermedad.

En el caso de Urgencias solo hay un punto para atender a las personas con otras patologías, puesto que el 90% de los pacientes vienen por el coronavirus. Para los enfermos con sospechas de tener la covid-19, el hospital se ha distribuido de forma que una planta sirve para descartar, otra para atender a los leves y la otra para atender a los casos graves. También hay otro espacio "más íntimo" para cuidar de personas que están a punto de morir, que tendrán que hacerlo sin sus seres queridos a causa de las restricciones del estado de alarma pero que cuentan con un equipo de psiquiatras y psicólogos que las acompañan.

Los casos más leves los derivan a sus domicilios si tienen un contexto adecuado, y si no lo tienen, los emplazan el Hotel Catalonia Barcelona Plaza (Plaza España), donde también ingresan los casos moderados. Atender en el hotel, donde hay más de 100 pacientes, tiene sus ventajas e inconvenientes. "No estás en el hospital, y para moverse es complicado, pero para el enfermo es muy cómodo", explica. "El profesional se ha tenido que adaptar un poco, pero ya hemos creado nuestras salas de cuidados. Nos adaptamos al entorno y a las circunstancias", asegura.

A mí lo que más me preocupa es encontrar enfermeras que sepan tratar con enfermos críticos", relata Martínez

Así mismo, Martínez ha detallado que los espacios de Unidad de Cuidados intensivos (UCI) de áreas específicas se han convertido en unidades dedicadas a la covid-19. Enfermeras y profesionales centrados en una patología se dedican casi al 100% a esta dolencia. "A mí lo que más me preocupa es encontrar enfermeras que sepan tratar con enfermos críticos, porque que es un enfermo muy difícil", manifiesta. En este sentido, Martínez hace un llamamiento al personal de enfermería especializado en enfermos críticos de todo el Estado a venir al Hospital Clínic, ya que asegura que son muy necesarios y ha afirmado que se les pagará alojamiento y manutención. "Cuando pones a una enfermera que no tiene este conocimiento se angustia mucho, pero si no lo hacemos así, estos enfermos se morirían", determina.

La Directora de Enfermería del Hospital Clínic, Gemma Martínez. Fotografía cedida.

Puesto que cada vez hay más pacientes críticos por coronavirus, el hospital ha doblado la capacidad de atender este tipo de enfermos. Pese a la falta de personal especializado, los trabajadores del Clínic se han organizado. "Hacemos un equipo de expertos y uno de juniors, y los expertos hacen de referentes de los otros", ha informado. Aunque asegura que las plantillas del centro"son correctas" y que celebra la incorporación de las estudiantes de 4.º de enfermería y de las enfermeras prejubiladas, ha lamentado que "es muy difícil llegar a un nivel de maestría" en enfermería intensiva, puesto que los pacientes de esta unidad "son mucho más dependientes y complejos".

La cifra de personal médico afectado por el coronavirus "es pequeña respecto a otros centros o países", pero Martínez reconoce que "el material escasea" y que alguna vez las enfermeras han tenido que improvisar su Equipo de Protección Individual (EPI). "Genera mucha angustia porque un profesional no puede trabajar sin protección, esto está clarísimo. Nos han prometido que [el material] vendrá", comenta. Desde el estado de alarma han podido contar con 10 o 15 camas de diferentes hospitales privados de Catalunya (Teknon, Sagrado Coro, Dexeus y Platón), pero desde que ellos también se han colapsado no han podido dar más camas.

"Ha habido una ruptura de stock y en estos momentos nos estamos planteando fabricar nosotros mismos el gel alcohólico"

Varias iniciativas ciudadanas han querido colaborar con mascarillas o material, pero pese a las buenas intenciones no todo es efectivo. Cualquier producto que les llega es revisado por salud laboral para ver si cumple los requisitos técnicos. Para evitar quedarse sin material, desde el Clínic están explorando otras posibilidades de confeccionar mascarillas, y otra de las demandas es el gel alcohólico. "Ha habido una ruptura de stock y en estos momentos nos estamos planteando fabricar nosotros mismos el gel alcohólico", comenta. Aun así, asegura que no se han encontrado de momento con la situación de tener que desconectar a un paciente del apoyo respiratorio por falta de recursos. Sí han decidido no conectar a un paciente a estos aparatos de ventilación mecánica es por criterios éticos, como por ejemplo un hombre de 95 años con patologías previas. "Tenemos que tener en cuenta la calidad de vida de la persona", expone.

Cuidar a los que nos cuidan

El trabajo de las enfermeras, ahora más que nunca, es también animarse entre ellas. Entre otras cosas, cuando un paciente sale de la UCI le envían una foto a Gemma, ellas aplauden, y ella publica una noticia en la intranet del hospital para comunicarlo. "Tenemos diferentes estrategias para animarnos, porque recuperar un enfermo ventilatorio es un trabajo importante. Los enfermos tienen que luchar mucho pero nosotros también para ayudarlos a respirar", ha defendido.

"La gente lo está dando todo", defiende la directora de Enfermería del Clínic

A pesar de que el equipo cuenta con apoyo psiquiátrico y psicológico y que sufren un nivel de estrés muy elevado, Martínez subraya que es la época con menos bajas y ausencias y que el personal está "más que comprometido". "Hay profesionales que se les han muertos parientes próximos y que al día siguiente estaban aquí trabajando. La gente lo está dando todo", defiende. Ahora bien, para intentar aligerar un poco la carga de trabajo hay un par de hoteles próximos al hospital que ofrecen alojamiento al personal médico y asistencial que necesite descansar, puesto que algunos viven muy lejos del centro hospitalario.

Además de animarse entre ellas, también animan los pacientes, que aparte de combatir la ferocidad del coronavirus también tienen que lidiar con no ver a sus seres queridos, puesto que las visitas están restringidas desde el estado de alarma. "Los pacientes se sienten solos. Se hacen compañía con el otro compañero de la habitación, pero la enfermera se convierte en la figura que se ven cada día, cada tarde, o cada noche", explica. Además, tienen los teléfonos, conexión abierta al Wifi, las televisiones liberadas y su propio equipo de apoyo psicológico y psiquiátrico.

Martínez ha destacado la iniciativa de enviar cartas tanto a los pacientes como al personal médico, que alegra tanto a unos como a otros. Aunque es prudente con las previsiones, puesto que recuerda que varios epidemiólogos han advertido que estas enfermedades pueden generar bajadas pero también subidas muy fuertes, asegura que esta crisis servirá "para confiar más en el personal sanitario y en la ciudadanía" y para potenciar "la generosidad" y el "agradecimiento".

Más noticias de Política y Sociedad