Público
Público

Coronavirus y biodiversidad Arqueros profesionales podrán abatir jabalís que paseen por las calles de Gijón

Al igual que durante el confinamiento, con el toque de queda se vuelven a ver las calles de las ciudades totalmente vacías y en silencio, un escenario que llama a los animales a pasearse por ellas.

Jabalís por las calles de Gijón.
Jabalís por las calles de Gijón. Twitter

público

Durante el confinamiento muchos animales se adueñaron de las calles de las ciudades, unas visitas que han pasado de anecdóticas a habituales. En menos de una semana se han visto dos grupos de jabalís por el casco urbano de Gijón.

El concejal del Distrito Rural, José Ramón Tuero ha recordado que ya hay planes para reducir la población de estos animales, entre ellos, un convenio con arqueros profesionales y por otro la ampliación de la superficie permitida de caza del coto de Siero.

Mientras el Ayuntamiento de Gijón desarrolla los planes, cuatro jabalís adultos pasearon por al ciudad el pasado miércoles por la noche, y otro grupo de cuatro volvieron en la madrugada de este martes, y fueron grabados por una patrulla del Cuerpo Nacional de Policía, según explica El Comercio.

El Ayuntamiento de Gijón aprovechará el toque de queda para intentar abatirlos ante una situación de tiesto, pero remarcan que el objetivo no es que "la Policía no esté pegando tiros en medio de la ciudad".

Con el toque de queda los animales vuelven a las ciudades

Al igual que durante el confinamiento, con el toque de queda se vuelven a ver las calles de las ciudades totalmente vacías y en silencio, un escenario que llama a los animales a pasearse por ellas.

La pandemia ha cambiado el ruido por el silencio, propiciando que ciertas especies de animales, curiosas, se hayan acercado a determinados espacios urbanos. Desde jabalíes en la Diagonal de Barcelona, hasta los pavos reales en las inmediaciones del parque de El Retiro en Madrid, pasando por un oso en un pueblo de Asturias.

Muchos de esos animales han vivido siempre muy cerca de las ciudades y alguna vez las han visitado, pero el ruido de los coches y el movimiento provocaba que su visita fuese con más cautela. Ahora la pandemia ha hecho que sean los animales los únicos que pasean de noche por las ciudades.

Más noticias de Política y Sociedad