Público
Público

Coronavirus Mario Monti, ex jefe del Gobierno italiano: "Un Sur de Europa en crisis paralizaría la economía de Alemania"

El ex primer ministro italiano, Mario Monti, asegura que para el Sur de Europa, en plena crisis por el coronavirus, la solidaridad no puede ser un 'derecho' propio y, a la vez, un 'deber' de los países del Norte. El antiguo presidente del Gobierno transalpino, igualmente, defiende que "ayudar a los demás" no sólo provoca reciprocidad, sino también ventajas desde el punto de vista económico. Entre otras cosas, porque en un mundo en el que Estados Unidos y China se "cerrarán", los países europeos típicamente exportadores deberán contar, sobre todo, con el mercado interior de la UE. Alemania, por esta razón, ya estaría cambiando de idea.

Imagen de Mario Monti. / EFE
Imagen de Mario Monti. / EFE

¿Está en juego la existencia de la UE debido al coronavirus? No está todo perdido, pero habrá que luchar mucho por ella. Es la sensación que se tiene al escuchar los pensamientos del ex primer ministro italiano, Mario Monti, en una rueda de prensa telemática para la Prensa Extranjera. En ella, reflexiona acerca del futuro de la Unión y del papel de los países tanto del Sur como del Norte en plena crisis sanitaria por la Covid-19. Por lo pronto, en lo que se refiere a Italia y a España en este momento en relación al coronavirus, asegura que "si se reactivara la economía antes de frenar el contagio, el daño económico sería mayor".

A pie de calle se tiene la sensación de que a cada crisis nueva, como la actual de la Covid-19, la Unión Europea, es de todo menos que solidaria. ¿Arriesga Europa de perder su esencia? Preguntado por Público, Mario Monti asegura que: "En este clima sí, pero no habría que achacar dicha responsabilidad sólo a los países del Norte de la UE", asegura: "En el Sur de Europa tenemos que abandonar la idea de que la solidaridad sea un derecho nuestro y un deber de los otros".

"En el Sur de Europa tenemos que abandonar la idea de que la solidaridad sea un derecho nuestro y un deber de los otros" asegura Monti

El senador vitalicio Mario Monti es muy apreciado tanto dentro como fuera de las fronteras transalpinas. Uno de los mayores economistas italianos, europeísta convencido, de modales refinados, moderado por definición. Durante su mandato de emergencia, tuvo el cometido de afrontar la grave crisis de la deuda en el país, reducir la prima de riesgo y evitar el riesgo de quiebra de Italia.

Su acción política, también a base de importantes recortes y subidas de impuestos, permitió que tanto la Unión Europea como los mercados financieros volvieran a confiar en la credibilidad de Italia. La opinión del professor Monti, que siempre destaca por su sosiego, hoy sigue siendo de referencia al pertenecer a uno de los mayores conocedores del potencial que tiene el Sur de Europa para reforzar su posición en el seno de la UE.

Las consecuencias económicas derivadas del coronavirus, tanto en Italia como en España, parece que van a ser profundas y duraderas. Por esta razón ambos Estados de la UE, más otros siete, desean la creación de los eurobonos –en estos días, rebautizados coronabonos– para poder facilitar una financiación extraordinaria de los países más afectados.

Algo que Mario Monti no considera como la solución a todos los problemas: "Italia haría mal si se aferrara sólo a la idea de los eurobonos para resolver la actual situación. Sería incorrecto pensar que si se lograran los eurobonos, todo quedaría arreglado. Del mismo modo, sería equivocado determinar el fin de la solidaridad de la Unión Europea sin ellos. Italia tiene que tener una postura más abierta en esta cuestión".

Los países del Norte de la UE podrían concebir la solidaridad hacia los Estados más afectados por el coronavirus como una oportunidad, también en términos económicos nacionales. Así lo considera el ex premier Mario Monti: "En el Norte habría que pensar que no se trata sólo de simple solidaridad, sino también de interés. Ayudar a los demás no sólo provoca reciprocidad, sino también ventajas desde el punto de vista económico".

Dos agentes de policía observan la bandera italiana y la de la Unión europea (UE) a media asta, este martes en el Palacio del Quirinal, en Roma (Italia). | EFE

Monti aporta incluso un supuesto negativo como ejemplo: "Lo descarto completamente, pero si el Sur de Europa entrara en una crisis profunda, es obvio que Alemania vería paralizada su economía". Explica por qué: "Los grandes bloques continentales, como Estados Unidos o China, estarán más cerrados. Los países que se basan en la exportación, como Alemania y en menor medida también Italia, necesitarán a los vecinos europeos dentro del mercado interno".

Y aclara: "En los últimos días, igualmente, estoy viendo posturas de conciliación, sobre todo en Alemania. Economistas e intelectuales están invitando al Gobierno de Berlín a reconocer el interés nacional de la solidaridad europea. Entendiendo que estamos todos en un mismo barco".

El "entendimiento mutuo" al que apela el ex presidente del Gobierno italiano, Mario Monti, ahora es más que necesario en Europa porque "al contrario que en la anterior crisis financiera, nadie ha sido responsable de esta epidemia". En otras palabras: "No hay una Grecia a la que culpar".

Y añade: "Fueron dos crisis muy distintas, pero con un elemento en común, la desconfianza entre el Norte y el Sur de Europa". Igualmente, en este sentido, "no creo que estemos arriesgando una crisis del euro como la de hace casi 10 años".

¿Qué puede hacer Europa hoy? "La Unión Europea ha hecho mucho y se está moviendo rápidamente: se ha detenido el Pacto de Estabilidad, se han suspendido las medidas relativas a las ayudas de Estado, más liquidez a las empresas, más flexibilidad en las cuentas públicas", señala el antiguo jefe del Ejecutivo transalpino.

"Pero no es suficiente y las discusiones de estos días están teniendo unos tonos muy duros, por ambas partes, para ver qué se puede hacer", explica el profesor Monti y propone que "para las epidemias del futuro, se cree una política europea para la sanidad pública".

Mario Monti

Mario Monti (Varese, 1943) fue muchos años profesor de Economía Política en la prestigiosa Universidad Bocconi de Milán, donde con el tiempo terminaría siendo también rector de la misma entre 1989 y 1994. Durante más de una década fue editorialista del conocido periódico italiano Corriere della Sera, influyendo en las políticas monetarias y gubernamentales de Italia. En su etapa como funcionario de la Comisión Europea, entre 1995 y 2004, contribuyó de forma sustancial a la realización del mercado único europeo, bajo la premisa de la implementación de una moneda única.

Más noticias de Política y Sociedad