Público
Público

Coronavirus Reconversión industrial acelerada para hacer frente al coronavirus

Más allá de Seat, que fabricará 300 respiradores al día, decenas de empresas catalanas han reorientado su producción las últimas semanas para adaptarse a las necesidades de la emergencia sanitaria y han comenzado a fabricar mascarillas, gel hidroalcohólico y otros materiales de protección.

Imagen de la empresa de Seat en Catalunya creando respiradores. / EFE
Imagen de la empresa de Seat en Catalunya creando respiradores. / EFE

Como la mayoría de sectores económicos, la industria catalana vive un momento de mínima actividad como consecuencia de las medidas de confinamiento decretadas por la emergencia sanitaria de la covid-19. Con todo, poco a poco numerosas empresas han reorientado una parte de su actividad productiva hacia la fabricación de material para proveer el sistema sanitario.

Respiradores, mascarillas de varios tipos, gel hidroalcohólico y otros desinfectantes, elementos de protección o materias primas necesarias para la fabricación de todo ello son algunos de los productos que se elaboran en decenas de factorías de Catalunya, que viven una acelerada -y temporal- reconversión industrial. Seat, que ha arrancado la fabricación de respiradores, es el caso más conocido, pero ni mucho menos el único.

En decenas de factorías de Catalunya, Seat ha arrancado la fabricación de respiradores

Según datos del Departamento de Empresa y Conocimiento de Generalitat, 1.160 empresas han ofrecido su tecnología, material y capacidad de producción para hacer frente a la emergencia sanitaria. De éstas, más de 600 ya han sido validadas por Acció, la agencia para la competitividad del Govern, que ha puesto en marcha una web donde las compañías ofrecen sus capacidades, clasificadas en función de la especialidad.

La reconversión industrial destinada al sector sanitario permite mantener una cierta actividad en las empresas, por lo que esquivan una parálisis absoluta y, por tanto, tienen más margen para evitar -al menos parcialmente- medidas como expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). También es cierto, sin embargo, que en algunos casos la producción se regala por la emergencia del momento y, por tanto, no conlleva un rendimiento económico.

Seat fabricará 300 respiradores al día

Hace más de dos semanas, Seat presentó un ERTE para sus 14.800 trabajadores, pero este jueves por la noche la principal empresa industrial de Catalunya retomó la actividad en la planta de Martorell (Barcelona). En concreto, un primer turno de noche formado 80 trabajadores inició las tareas previas a la fabricación de respiradores de emergencia que deben ir destinados a diferentes UCI para pacientes con coronavirus.

Seat arrancará la producción una vez reciba el visto bueno definitivo de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, que en principio tiene que llegar en las próximas horas. Cuando se inicie la producción, trabajarán 150 operarios a pleno rendimiento y la factoría fabricará 300 respiraderos al día.

El Presidente de España, Pedro Sánchez, visitando la empresa de Seat. / EFE

El respirador de Seat se ha desarrollado junto con los hospitales Clínic y Can Ruti y el modelo se denomina Oxygen-IP. Según expuso el jueves el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ahora mismo hay seis proyectos en estadio muy avanzado para fabricar respiradores, de los cuales cuatro están en Catalunya. Además de Seat, hay otras fábricas del sector del automóvil que están produciendo material vinculado a la emergencia sanitaria.

Por ejemplo, la planta de Nissan de la Zona Franca de Barcelona utiliza impresoras 3D para fabricar viseras de apoyo a la pantalla protectora que sirve para evitar contagios de los trabajadores sanitarios. Las piezas se envían al hospital Parc Taulí de Sabadell, que hace el montaje final y realiza la gestión para que los elementos de protección sean homologados.

En la fábrica de componentes del automóvil Continental, ubicada en Rubí, los trabajadores también utilizan las impresoras 3D para fabricar piezas de las viseras protectoras para los hospitales, un trabajo que hacen desinteresadamente. Los 760 empleados también sufren un ERTE.

Noel trabaja en un prototipo de respirador

Hay otras empresas catalanas que trabajan en el desarrollo de prototipos de respiradores. Es el caso, entre otros, del grupo de alimentación Noel, que ha impulsado un proyecto para desarrollar un respirador con control electrónico. El proyecto, que se ha hecho en colaboración con otras empresas de la comarca de Garrotxa, en Girona, como el Taller Autolot y el Hospital de Olot, está pendiente de la validación de la Agencia Española del Medicamento y, según una nota de prensa de Noel, "permite el control electrónico de la inspiración de aire en los pulmones".

En cambio, Servycat, de Vic, está pendiente de poder participar en el montaje de respiraderos, en colaboración con otras sociedades, como Electric Grupo, de Ripoll (Girona).

Enric Fiestas, fabrican una "mascarilla hecha con espuma de polietileno"

Más allá de los respiraderos, varias empresas han comenzado a fabricar otros productos imprescindibles para hacer frente a la emergencia por la covid-19. Es el caso, por ejemplo, de Brafim Mecplast, una empresa de Barberà del Vallès (Barcelona) dedicada al embalaje. Según explica a Público su gerente, Enric Fiestas, fabrican una "mascarilla hecha con espuma de polietileno" de la que han hecho unas "2.000 unidades", para atender un pedido de la Clínica Dexeus.

"Las hacemos de manera gratuita y las regalamos", añade Fiestas. Además, la compañía mantiene parte de su actividad habitual, ya que algunos de sus clientes son del sector farmacéutico.

Un caso diferente es del J. Pujol Maquinaria y Confección, una compañía de Montgat (Barcelona) que se dedica a la venta de maquinaria. Ya antes de la emergencia ofrecían máquinas para la fabricación de mascarillas profesionales y, según explica Jordi Pujol, su responsable, "nos han caído las ventas un 98%, pero en cambio nos han crecido mucho las consultas". "La gente está haciendo las mascarillas más sencillas, pero nosotros tenemos maquinaria para hacer las FFP2 y FFP3", que son las utilizadas por ejemplo en los hospitales, remacha.

De proveer tiendas de ropa multimarca a abastecer hospitales

MA Ribas es una empresa textil de Sabadell con siete décadas de historia, que normalmente ya trabaja con el sector sanitario, pero ahora ha comenzado a fabricar máscaras protectoras de PVC.

Su gerente, Carles Piña, comenta a este diario que "queríamos ver si podíamos hacer algo rápido, práctico y ágil y decidimos hacer estas mascarillas", de las que ya producen "7.000 al día". Recalca, sin embargo, "que es una sobreprotección, es decir, no excluye llevar mascarilla debajo, pero sí protege los ojos".

Otra textil de Sabadell que ha hecho una reconversión industrial acelerada es Kleymac, que habitualmente se dedica a "la fabricación de pantalones de moda, que vendemos en tiendas multimarca, pero que ahora han cerrado todas", relata su gerente, Marc Aguilar. La solución ha sido pasar a confeccionar diariamente 3.000 batas sanitarias desechables, para servir un pedido del público Institut Català de la Salut (ICS). Aguilar recalca que a pesar de tener un "margen muy pequeño, casi trabajamos sobre costes", el pedido les permite mantener la actividad y el trabajo para los cinco trabajadores.

Finalmente, la multinacional de productos de perfumería y cosmética Coty ha comenzado a producir gel hidroalcohólico en su planta de Granollers (Barcelona). La demanda de este gel, que se utiliza como desinfectante de manos, se ha disparado con la pandemia.

Coty produce miles de unidades a la semana de geles, que se distribuyen entre el personal de servicios médicos y de emergencia, además de entre los trabajadores de sus plantas productivas o el personal de farmacia, entre otros.

Más noticias de Política y Sociedad