Público
Público

Crisis Climática Más de 18 millones de españoles nunca habían respirado "un aire tan limpio" durante tanto tiempo 

El informe que revela estos datos también asevera que las estadísticas recogidas durante el confinamiento deberían servir para rediseñar las políticas urbanas de movilidad en las ciudades.

Vista de un cielo prácticamente limpio de contaminación de la ciudad de Madrid el pasado mes de abril./ Javier López (EFE/Archivo)
Vista de un cielo prácticamente limpio de contaminación de la ciudad de Madrid el pasado mes de abril./ Javier López (EFE/Archivo)

Amaya Quincoces Riesco (EFE)

La calidad del aire ha mejorado significativamente para al menos 18,6 millones de españoles en ciudades con mucho tráfico, en donde nunca antes había estado "tan limpio, tanto tiempo", según un informe de expertos al que ha accedido Efe con datos de tres fuentes distintas sobre contaminación durante la pandemia. Algo que refrendó la semana pasada Ecologistas en Acción, asegurando que se había producido un descenso del 58% de la contaminación urbana.

La investigación La Calidad del aire en las ciudades durante el confinamiento por la covid-19 ha sido elaborada por el Observatorio de la Sostenibilidad (OS) junto con expertos de la Escuela de Ingeniería Industrial y Aeroespacial de Toledo, de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Las cinco ciudades más grandes "nunca han tenido un aire tan limpio" desde que existen datos comparables, tras haber mejorado su calidad más de un 50% en cuanto a concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) durante el primer mes de confinamiento respecto al mismo período de los tres años anteriores.

El informe, con fuentes de información complementarias sobre contaminantes más allá del NO2 y un análisis estadístico que incluye la variabilidad de los datos, destaca "el gran experimento de campo" que ha supuesto el desplome del tráfico durante el coronavirus para el análisis de la mejora de la calidad del aire e insta a adoptar políticas que garanticen los actuales niveles en la fase de "nueva normalidad".

El estudio combina datos del Índice de la Calidad del Aire (ICA), así como de la Agencia Europea de Medio Ambiente sobre niveles de varios contaminantes en 74 ciudades españolas -que representan casi el 40% de la población del país-, y del Centro de Supercomputación de Barcelona (BSC) sobre el conjunto de la población expuesta a polución a partir del proyecto de investigación Caliope.

Así, Madrid y Barcelona han descendido sus respectivos ICA para NO2 un promedio del 62%, mientras que Sevilla, un 58%; Bilbao, un 51%, y Valencia, un 80 %. "Estos descensos de la contaminación eran esperables por la caída de tráfico", según el informe, aun sin reducirse el resto de factores que influyen en la polución urbana como las calefacciones, entre otros.

También los datos manejados de la Agencia Europea de Medio Ambiente confirman una reducción de entorno al 50 % del NO2 de media en más de 70 ciudades españolas.

Se ha registrado un "claro" descenso de esas concentraciones durante el confinamiento, "especialmente en ciudades más pobladas", explica a Efe la profesora María Teresa Baeza, de la Escuela de Ingeniería Industrial y Aeroespacial de Toledo de la Universidad de Castilla-La Mancha, responsable del informe junto con Carlos Alfonso y Fernando Prieto, ambos del OS.

De los 18,6 millones de españoles al menos que respiran un aire bastante más limpio ahora en ciudades por la reducción del tráfico, la mejora de la calidad ha sido "importante" para alrededor de 6,7 millones de personas, y "muy sustantiva" en el caso de unos 2,1 millones de habitantes.

Por otra parte, también ha habido descensos "importantes" en las concentraciones de PM10 en ciudades como A Coruña, Oviedo, Vitoria, Palencia y Guadalajara, mientras que otras más pobladas como Madrid y Barcelona los niveles apenas han registrado descensos significativos desde el punto de vista estadístico.

Según los autores del informe, esta información sobre la calidad del aire difícilmente accesible bajo otras circunstancias -en referencia al confinamiento-, permitirá delimitar con mayor precisión recomendaciones para rediseñar políticas públicas que ayuden a disminuir la contaminación en las ciudades y proteger la salud de los ciudadanos.

Desde propuestas como rediseñar el transporte urbano, fomentar flotas limpias y alquileres de vehículos no contaminantes, promover la bicicleta y la moto eléctrica, hasta resolver la contaminación procedente de calefacciones, industrias, producción de energía, puertos, gestión de residuos, etc, son solo algunas de las recomendaciones que se plantean en el informe.

Más noticias de Política y Sociedad