Público
Público

Crisis climática Los ayuntamientos que más luces encienden en Navidad firmaron el pacto de la Red de Ciudades por el Clima

Las organizaciones ecologistas tildan de "barbaridad" y "ridícula" la guerra del alumbrado navideño de los alcaldes en el contexto de la lucha planetaria contra el calentamiento global.

Una multitud de personas pasea por Palma de Mallorca tras el encendido oficial de las luces de Navidad. / EUROPA PRESS

Los ayuntamientos que han desatado la guerra del alumbrado navideño, con inversiones millonarias en macro instalaciones eléctricas, forman parte de la Red de Ciudades por el Clima, fundada en 2005 para luchar contra el calentamiento global y la emisión de gases de efecto invernadero. Entre las 315 entidades locales que suscribieron el pacto de sostenibilidad figuran Madrid, Barcelona, Vigo, Sevilla, Palma de Mallorca, Málaga, Huelva o Gijón, las mismas que encabezan el ranking nacional de gasto municipal en iluminación de Navidad y se han lanzado a una carrera desenfrenada por colocar decenas de millones de puntos de luz en los cascos urbanos.  

Solo Vigo y Madrid han desplegado más de 20 millones de luces en 2019, lo que equivale al consumo energético de 50 campos de fútbol. La organización conservacionista Amigos da Terra ha efectuado un estudio sobre la gigantesca instalación lumínica de la ciudad gallega y ha cifrado en 2.400 megawatios hora la electricidad que requerirá durante los 45 días de Navidad. Ese gasto generará, según sus datos, 600 toneladas de CO2.

La Red de Ciudades por el Clima, vinculada a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), se comprometió desde su creación a implementar políticas de movilidad, gestión de residuos y consumo energético encaminadas a reducir las emisiones de CO2, conscientes de la importancia del papel de las entidades locales en la decisiva batalla planetaria contra el calentamiento global. "El cambio climático es una de las principales amenazas globales a las que debemos hacer frente", señala uno de sus documentos oficiales sobre eficiencia energética. "El ahorro energético, el aprovechamiento de las energías renovables y la introducción de sistemas de gestión energética locales más eficientes pueden contribuir significativamente a afrontar este reto", añade.

Solo Vigo y Madrid han desplegado más de 20 millones de luces en 2019, lo que equivale al consumo energético de 50 campos de fútbol

Después de 14 años, se han logrado notables avances en el uso de fuentes renovables y tecnologías eficientes, como es el caso de las lámparas LED. No así en el número de dispositivos lumínicos instalados por los alcaldes, entregados a una carrera desaforada por ganar el título nacional de gasto eléctrico navideño. "Es una barbaridad", lamenta José Larios, experto en calentamiento global y presidente de la Fundación Equo. "No es solo quién alumbra más sino quién enciende antes el tendido navideño. En una situación de emergencia climática, no es lógico este comportamiento", expuso.  

Larios quiso lanzar una advertencia sobre la paradoja que se produce en el uso de las tecnologías eficientes. Aunque las lámparas LED permiten la reducción de hasta un 85% en el consumo eléctrico, el eventual ahorro se suple con el aumento significativo de horas de alumbrado y puntos de luz. Citó al efecto rebote, descrito ya por el economista inglés William S. Jevons, quien alertó sobre el hecho de que las tecnologías eficientes acaban por estimular un mayor consumo de energía. El incremento exponencial de las instalaciones luminosas navideñas durante los últimos años parecen confirmar esa hipótesis.

Y añadió los "efectos secundarios" derivados del estímulo al consumo, que es lo que realmente se persigue con los montajes eléctricos en zonas comerciales. "En un mundo que forzosamente tiene que ir a un menor consumo de energía y de materiales, caminar en sentido contrario es trabajar para destruir el futuro de nuestros jóvenes".

España consume 114 kilowatios por habitante y año, casi el triple que Alemania y muy por encima de Francia

En similar dirección se pronunció hoy el responsable del Programa de Cambio Climático de Greenpeace, José Luis García. "Es una carrera ridícula", afirmó. "No tiene ninguna razón de ser. Es verdad que hemos mejorado mucho la eficiencia, pero si ahora aumentamos la iluminación no vamos a resolver el problema que tenemos", puntualizó.

García defiende que las administraciones locales deben ser autosuficientes en el consumo energético y apostar de forma más decidida por las fuentes renovables. "Hay un derroche espectacular frente a Europa", dijo en relación al alumbrado público y consumo eléctrico de las dependencias oficiales. "Tenemos un nivel innecesario de iluminación", zanjó.

En términos de iluminación exterior, España consume 114 kilowatios por habitante y año, casi el triple que Alemania (48-43) y muy por encima de Francia (90-77), según datos suministrados por el profesor Juan Manuel Blanco, del departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de la Rioja, en una ponencia sobre Eficiencia energética en instalaciones de alumbrado dictada en los cursos de verano de 2018.  

Público ha intentado recabar a través de la FEMP la opinión de un portavoz de la Red Española de Ciudades por el Clima sobre la escalada del alumbrado navideño por parte de algunas de sus entidades firmantes. Al cierre de esta información, no habíamos obtenido respuesta.