Público
Público

Crisis Climática Los gases de efecto invernadero vuelven a fijar un máximo histórico otro año más

La concentración de estas emisiones contaminantes mantiene, como viene siendo habitual desde hace décadas, una trayectoria ascendente que fija récords año tras año, tal y como informa la Organización Meteorológica Mundial. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Vista aérea de la contaminación en la ciudad de Chicago. / Europa Press

Pese a las promesas de reducción de emisiones, los gases de efecto invernadero causantes de la crisis climática alcanzaron en 2018 un nuevo máximo histórico como vienen haciendo cada año desde hace décadas. Así lo alertaba este lunes la Organización Meteorológica Mundial (OMM), advirtiendo que a este ritmo el calentamiento global tendrá efectos cada vez más graves.

En su informe anual, que se publica una semana antes de que comience en Madrid la 25ª Cumbre del Clima, el organismo dependiente de la ONU indicó que la concentración media mundial de dióxido de carbono (CO2, principal gas causante del efecto invernadero) alcanzó las 407,8 partes por millón en 2018, un 0,56 % más que en 2017.

Ello supone una concentración equivalente al 147 % de la registrada en niveles preindustriales (de 1750), y una subida anual algo superior a la media de los últimos 10 años, según las observaciones de la Red de Vigilancia de la Atmósfera Global, que cuenta con estaciones en el Ártico, zonas montañosas e islas tropicales.

El metano, segundo gas causante del calentamiento global, alcanzó 1,86 partes por millón, otro máximo histórico y que muestra niveles superiores al doble (259 %) de los de la era preindustrial.

No hay indicios de una desaceleración

A la vista de estos datos, "las generaciones futuras tendrán que hacer frente a unas consecuencias cada vez más graves del cambio climático", advirtió la OMM. Entre esos efectos cita "el aumento de las temperaturas, unos fenómenos meteorológicos más extremos, un mayor estrés hídrico, la subida del nivel del mar y la alteración de los ecosistemas marinos y terrestres".

El secretario general de la organización, Petteri Taalas, recordó hoy que la última vez que se dieron concentraciones tan altas de CO2 fue hace entre tres y cinco millones de años, y en aquel entonces "la temperatura era de dos a tres grados más cálida y el nivel del mar entre 10 y 20 metros superior al actual".

"No hay indicios de que se vaya a producir una desaceleración, y mucho menos una disminución, de la concentración de los gases de efecto invernadero en la atmósfera a pesar de todos los compromisos asumidos en virtud del Acuerdo de París sobre el cambio climático", lamentó el experto finlandés. "Tenemos que plasmar los compromisos en acción y aumentar el nivel de ambición en aras del bienestar futuro de la humanidad", añadió.

Más noticias en Política y Sociedad