Público
Público

Crisis del Open Arms El Gobierno moviliza un buque de la Armada para llevar a Mallorca al Open Arms tras 19 días de bloqueo

El buque militar Audaz ha zarpado esta tarde desde la base de Rota hacia Lampedusa casi de manera simultánea a que un fiscal italiano decretara su desembarco inmediato en la isla italiana y la incautación de la nave humanitaria.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

20/208/2019.- El buque de la Armada española parte del puerto de Rota, Cádiz. REUTERS/Jon Nazca

El buque militar Audaz ha zarpado esta tarde desde la base de Rota hacia Lampedusa para recoger y acompañar a España a los migrantes del Open Arms, casi de manera simultánea a que un fiscal italiano decretara su desembarco inmediato en la isla italiana y la incautación de la nave humanitaria.

No obstante, desde el Gobierno no se han pronunciado aún sobre si la orden de la justicia italiana podría influir en su decisión sobre el buque, un moderno navío entregado a la Armada en 2018 y que prevé llegar a Lampedusa el viernes por la tarde.

Lo que sí parece es que al fin las 83 personas que quedan a bordo podrán dormir en tierra, según ha aplaudido el fundador de la ONG en Twitter: "Tras 19 días, desembarcaremos hoy en Lampedusa. Se incautará el barco temporalmente, pero es un costo que @openarms_fund asume para asegurar que las personas a bordo puedan ser atendidas. Consideramos indispensable priorizar su salud y seguridad en esta emergencia humanitaria".

Así, ha sido el fiscal de Agrigento (Sicilia) Luigi Patronaggio el que ha cerrado los 19 agónicos días vividos por los migrantes, cuya desesperación ha llevado a muchos a tirarse esta mañana al mar para intentar alcanzar las costas italianas a nado.

Su decisión implica además la retención del barco durante al menos dos semanas para la investigación abierta por la justicia de aquel país y que llegaba apenas unos minutos después de que el Audaz saliera de la base militar gaditana.

Era la ministra de Defensa, Margarita Robles, la que a primera hora de la mañana avanzaba que la solución del Gobierno a la crisis del Open Arms iba a ser inminente ante la situación de "emergencia humanitaria" y porque España "no va a mirar hacia otro lado como está haciendo el ministro Matteo Salvini".

Antes de que llegase la "solución", el ministro de Transportes italiano, Danilo Toninelli, había ofrecido llevar al centenar de migrantes que aún seguían a bordo hasta un puerto español con una embarcación de la Guardia Costera con la condición de que España retirara su bandera al Open Arms.

Como respuesta, el Gobierno dijo que iba a "verificar" esta última oferta a través del Ministerio de Exteriores para conocer las "intenciones" del Ejecutivo italiano.

Finalmente, la apuesta española llegó cerca de las tres de la tarde con un comunicado de Presidencia del Gobierno en el que se informaba de que el Ejecutivo en funciones iba a mandar al buque de la Armada española Audaz para recoger y acompañar al Open Arms al puerto de Palma.

Aunque su hora prevista de salida era a las 17:00 horas, el Audaz ha zarpado poco antes de las 18:30 para empezar lo que su comandante, Emilio Damiá Marqués, ha definido como su "primera misión real" ya que, ha recordado, el moderno navío de reciente construcción fue entregado a la Armada en julio de 2018.

"Lo que sé es que tengo que ir a Lampedusa y, una vez allí, ya recibiré instrucciones más concretas, y en función de cómo evolucione todo y lo que determine el Gobierno, pues así haremos", indicaba el comandante.

La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, aseguraba que Baleares estaba preparada para organizar la llegada del Open Arms al puerto de Palma. De momento, en la isla están ya preparados para poder recibir a estas personas y se ha habilitado un albergue temporal.

Y Euskadi ha mantenido su oferta de colaborar en la acogida haciéndose cargo del 10 % de los que vengan, aunque con una "predisposición abierta y flexible en función de las necesidades", al igual que Castilla y León, que también ha mostrado su disposición para colaborar en lo que se le requiera.

Un patrullero utilizado contra la piratería y para vigilar embargos

El buque Audaz es un moderno patrullero de la Armada, de apenas un año de funcionamiento, de los que se utilizan en misiones contra la piratería y para la vigilancia de los embargos.

Fuentes militares consultadas por Europa Press señalan que el Audaz fue construido por Navantia en el astillero de San Fernando (Cádiz), su puesta de quilla tuvo lugar el 29 de abril de 2016 y se entregó a la Armada en julio de 2018. Tras su entrega oficial, su base de estacionamiento se fijó en el arsenal de Cartagena (Murcia).

Se trata de un Buque de Acción Marítima (BAM) cuya principal misión son las Operaciones de Interdicción Marítima (MIO), que son aquellas destinadas a imponer la prohibición en el tránsito de personas y mercancías dentro de un área geográfica definida, y que normalmente consisten en la interceptación y, si es necesario, el abordaje de buques para verificar su carga, todo ello en apoyo de sanciones de tipo económico o militar que hayan sido previamente impuestas.

Miembros de la tripulación se suben a bordo del buque militar español Audaz antes de que parta de la base naval de Rota, en Cádiz. REUTERS/Jon Nazca

Esas tareas se han visto complementadas en la nueva escena internacional hasta cubrir el concepto de "Seguridad Marítima" (MSO, "Maritime Security Operations") contra amenazas, riesgos y actos ilícitos intencionados que ponen en peligro los intereses marítimos nacionales. De hecho, estos patrulleros han sido utilizados para combatir la piratería en la misión Atalanta de la Unión Europea (UE) en el Índico.

Además, el buque también se encuentra preparado para llevar a cabo misiones de vigilancia, salvamento y lucha contra la contaminación marina colaborando con otros departamentos ministeriales.

La dotación básica del Audaz está constituida por 48 personas, de los cuales 6 son oficiales, 10 suboficiales y 32 marinería (del total, dos son mujeres). Ahora bien, puede acoger una Unidad Aérea Embarcada (UNAEMB) dotada de un helicóptero SH60B o AB212, lo que supone otro equipo de 17 personas, e incluso efectivos de la Fuerza de Protección de la Infantería de Marina para reforzar la seguridad del buque y su capacidad operativo.

Más noticias en Política y Sociedad