Público
Público

Cuéntame cómo pasó La Audiencia Nacional propone juzgar a Imanol Arias y Ana Duato por delito fiscal

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno acuerda el procesamiento de 31 personas físicas y otras seis jurídicas por delitos contra la Hacienda pública, insolvencia punible, estafa procesal, falsedad documental y organización criminal.

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5

Los actores Imanol Arias y Ana Duato. EFE

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha propuesto juzgar a 31 personas, entre ellas los actores Imanol Arias y Ana Duato, por defraudar a Hacienda a través de sociedades instrumentales creadas por el despacho Nummaria, del que era responsable otro de los procesados, el abogado Fernando Peña.

En un auto, notificado este miércoles, el juez, que ha abierto además una pieza separada para investigar delitos de blanqueo, acuerda el procesamiento de esas 31 personas físicas y otras seis jurídicas por delitos contra la Hacienda pública, insolvencia punible o frustración de la ejecución, estafa procesal, falsedad documental y organización criminal.

En el caso de los dos protagonistas de la serie Cuéntame, los delitos por los que se les procesa son contra la Hacienda Publica y en el de Duato, también por falsedad documental.

El principal investigado es Fernando Peña, máximo responsable de Nummaria. El juez expone que creó una estructura de sociedades "cuya única finalidad es la de asegurar la opacidad de las operaciones económicas de sus clientes" como Arias o Duato, que, según el juez, "eran conscientes de que esas estructuras iban a ser utilizadas para realizar actividades delictivas".

Para controlar el sistema, contó con su hijo Pedro Ángel Peña Bello y los jefes de departamento José Luis Álvarez García (fiscal), Pedro Mena Regodón (contable] y Francisco Javier Gómez Gutiérrez (jurídico), quienes, de acuerdo al auto, "actúan coordinadamente bajo la jefatura de Fernando Peña y con reparto entre ellos de funciones, manteniendo su ilícita actividad de forma permanente al menos desde el año 2005". 

De este modo, Peña llegó a eludir sus obligaciones tributarias tanto de IRPF como en el IVA, por los que dejó de pagar 9,8 millones por el primer concepto y 5,8 millones por el segundo. 

Todas estas circunstancias han llevado al juez a decretar la apertura de una pieza separada para investigar a Peña y a José Luis Álvarez por presuntos delitos de blanqueo y que se integrará en otra pieza abierta el pasado año para cursar una comisión rogatoria a Suiza.

Ocultación a través de empresa

Con la estructura societaria creada para Imanol Arias, se ocultó al fisco parte de sus rentas, principalmente procedentes de su participación en la serie, con lo que se calcula que defraudó 2,7 millones de euros a Hacienda en cuotas de IRPF.

El actor, con posterioridad al inicio de las actuaciones inspectoras de la Agencia Tributaria y a la apertura de esta causa, ha realizado diversos ingresos por un total de 2,3 millones de euros en pago por las cuotas no abonadas de los ejercicios 2009 y 2010 y por declaraciones complementarias.

Del mismo modo, añade el auto, la actriz Ana Duato y su marido, Miguel Ángel Bernardeu, "ocultaron al fisco parte de sus rentas, principalmente procedentes de su participación, como actriz y productor", en la serie.

El informe elaborado por el auxilio judicial ha cuantificado las cuotas presuntamente defraudadas por Duato en su IRPF en un total de 1,9 millones de euros desde los ejercicios de 2010 hasta 2017, y en el caso de su marido la cantidad defraudada por ese mismo concepto asciende a un total de 708.130, 55 euros en los ejercicios de 2011, 2012, 2014 y 2015.

Al igual que su compañero de reparto, la actriz, tras la apertura de esta investigación, ha pagado ya 838.163 euros por los ejercicios de 2010, 2011 y 2012.

La estructura creada para Duato, muy similar a la de Arias, consistió en la cesión de sus derechos de imagen a una sociedad bajo su control, Gaumukh Aeie, participada en un 40% por la sociedad inglesa Nevington Ltd y en el 60% por Grupo Ganga Producciones (de la que también es partícipe junto con su marido).

Estas sociedades se encargaron de firmar los contratos con terceros y facturar por los servicios realizados por la actriz para la que fijan, al igual que en el caso de Arias, una retribución por un importe muy inferior a lo facturado por los servicios en forma de renta vitalicia.

Más noticias en Política y Sociedad