Público
Público

Dan la voz de alarma por la situación de las mascotas sin dueño tras las evacuaciones del volcán de La Palma 

Muchos animales de compañía y ganado huyeron despavoridos al oír el rugido del Cumbre Vieja. Ahora, buscan a sus amos.

Perros en centro de acogida
Una fotografía de dos perros en un centro de acogida. Mauricio Dueñas / EFE

La protectoras de animales dan la voz de alarma por la situación dramática que viven muchas mascotas o ganadería sin dueño como consecuencia de los desalojos vecinales y del estruendo que provocó la erupción el volcán de Cumbre Vieja. 

Durante esta semana las tres protectoras que operan en la Isla han estado trabajando más que nunca para salvar del miedo y del peligro a muchas mascotas y ganado. En paralelo, los vecinos evacuados han dejado a sus animales de compañía con familiares ante la imposibilidad de llevarlos al centro de alojamiento temporal.

La esperanza es lo último que se pierde para Boggie

Uno de los casos más conocidos ha sido el del perro Boggie. Su amo temporal ha utilizado Facebook para tratar de encontrar a sus verdaderos dueños.

Su dueño temporal explica que lo encontraron solo y desorientado alrededor del IES Eusebio Barreto, en Los Llanos de Aridane (La Palma). Se trata de un lugar donde se están encontrando a muchas mascotas perdidas después del terrible suceso.

Su historia y su cara de bondad encandilaron a muchos internautas que compartieron la publicación con la esperanza de que su dueño la viera y recuperara a su 'peludito'.

Jacob ha logrado encontrar la vuelta a su hogar

Una historia parecida es la de Jabob, pero en este caso ya ha podido encontrar un final feliz: sus dueños lograron encontrarlo. La mascota huyó despavorida de la casa después de un fuerte rugido del volcán. Se perdió y no sabía volver a su casa. En pocas horas, su dueño vio la foto del perro en redes sociales y acudió a recogerlo a un refugio improvisado en los Llanos de Aridane, donde varios voluntarios cuidan de los animales.

Entre los voluntarios que los acogen, un educador canino nos cuenta que escuchan cuatro veces más que nosotros, por lo que ahora, la mayoría de perros que están atendiendo llegan aterrorizados. Gracias al chip encuentran a sus dueños, y en caso de que hayan sido desalojados, buscan para sus mascotas una casa de acogida temporal. Lo que necesitan en estos momentos es tranquilizarse, están muy desconcertados.

En este refugio han dado cobijo, al menos, a un centenar de perros, aunque hay animales de todo tipo: gatos, ovejas, loros... Agradecen a la gente que se ha volcado donando pienso pero ahora las necesidades son más especiales. En otro de los refugios habilitados, también se encargan de recoger a los animales de casas y fincas: les dejan ir a darles de comer, pero no sacarlos.

En Tacande Alto la Guardia Civil protege los comederos y bebederos de la ceniza tapándolos con lonas... Y los animales de granja se están reubicando en terrenos que ofrecen los ganaderos, al norte de la isla. La ola de solidaridad es abrumadora pero los voluntarios están preocupados: temen que se olviden de ellos en un mes, y saben que todavía queda mucho por delante.

Más noticias