Público
Público

La delegación de Gobierno en Madrid prohíbe las manifestaciones del 8M por motivos de salud pública

La Delegación ha decidido anular todas las concentraciones que han sido comunicadas, previstas para el domingo 7 y el lunes 8 de marzo de 2021. 

Comunicados cinco actos en las calles de Cantabria por el 8M, entre ellos una concentración en Santander
Manifestación del 8M de 2020 (foto de archivo).

La Delegación ha decidido prohibir todas las que han sido comunicadas, previstas para el domingo 7 y el lunes 8 de marzo de 2021 en la Comunidad de Madrid, que sigue siendo uno de los territorios de España con mayor índice de contagios así como de personas hospitalizadas, por encima de la media nacional.

El anuncio que ha hecho público a primera hora de la mañana de este jueves el delegado del Gobierno, José Manuel Franco, afirma que "después de estudiar detalladamente cada una de las peticiones presentadas" y teniendo en cuenta las "posibles confluencias de distintas concentraciones multitudinarias en varias zonas de Madrid", se ha tomado la "decisión firme de prohibir, por motivos de salud pública, todas las manifestaciones y concentraciones convocadas, en un momento en el que la Comunidad de Madrid sigue siendo uno de los territorios de España con mayor índice de contagios así como de personas hospitalizadas, por encima de la media nacional".

Hasta ahora la delegación del Gobierno de Madrid había anunciado que se permitirían las concentraciones con un máximo de 500 personas y bajo medidas de seguridad que permitieran el distanciamiento social. Se trata de la primera y única delegación en el territorio del Estado en prohibir tajantemente y de forma rotunda cualquier tipo de concentración o manifestación en torno al 8M, Día Internacional de la Mujer.

La decisión llega después de que este miércoles la ministra de Sanidad, Carolina Darias, volviera a hacer un llamamiento a la responsabilidad asegurando que "no ha lugar" a las manifestaciones este año. Por su parte la Consejería de Sanidad madrileña también había desaconsejado todas las convocatorias sobre las que se le había pedido un informe técnico.

Hasta el pasado lunes este organismo había recibido cerca de 60 peticiones de concentraciones y actos en la vía pública en la Comunidad de Madrid. En la capital dos plataformas feministas habían convocado cinco actos en las principales plazas de la ciudad. La Comisión del 8M, llamó a concentrarse en las plazas de Sol, Embajadores, Atocha y Cibeles, cada una con una temática distinta y bajo el lema "Ante la emergencia social, el feminismo es esencial". Sus organizadoras explicaron que estaban en comunicación constante con la delegación del Gobierno y con las autoridades Sanitarias para seguir todas las recomendaciones. Las concentraciones tendrían un aforo máximo de 500 personas y su acceso sería controlado.

Por su parte la '8M movimiento feminista de Madrid', que aglutina a más de 350 organizaciones de mujeres, había anunciado diversos actos a lo largo de la semana que culminarían con una concentración el mismo día 8 de marzo en la céntrica plaza de Callao. Habían garantizado un aforo máximo de 250 personas en un espacio vallado con inscripción previa. 

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, ha afirmado que las 104 manifestaciones prohibidas que se pensaban celebrar en la región entre el 7 y el 8 de marzo podrían haber reunido a más de 60.000 personas y que algunas de ellas compartían itinerarios. Franco ha rechazado que se haya producido un cambio de criterio ni de condiciones, ya que no es un "problema numérico", sino de la "gran acumulación" que se iba a producir y en el "terreno de los desplazamientos"

Todas las plataformas feministas habían anunciado su intención de hacer encuentros controlados y no masivos para evitar el contagio en un contexto de pandemia, pero explicaron su negativa a renunciar a reivindicar en las calles y plazas los avances necesarios aún para alcanzar la igualdad, sobre todo después de un año del inicio de la crisis sanitaria que ha hacho retroceder derechos y puesto sobre la mesa las desigualdades en cuidados, empleo y el acceso a servicios sociales.

Más noticias de Política y Sociedad