Público
Público

Racismo en la Policía de Valencia Denuncian a la Policía de Valencia por su actuación en la asociación camerunesa

La Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado ha interpuesto una denuncia ante la Fiscalía Especial de Delitos de Odio por las supuestas agresiones, amenazas y vejaciones denunciadas por una mujer y desvelada por 'Público'

Agentes de la Policía Local de Valencia entran al local del centro cultural camerunés después de detener a Nfina Ondo.- EVA MÁÑEZ

agencias

La Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado ha presentado una denuncia por amenazas contra la Policía Local de Valencia por una intervención realizada el pasado 8 de agosto en el Centro Cultural de Camerún de la capital valenciana y que desveló Público.

Según consta en el texto de la denuncia, presentada el miércoles ante la Fiscalía Especial de Delitos de Odio de Valencia, varios agentes supuestamente agredieron a una mujer, a la que también insultaron y amenazaron con "quitarle a su hijo".

La entidad, según ha informado en un comunicado, quiere que se inicie "una vía que depure responsabilidades por parte tanto de los agentes de la Policía Municipal que participaron en el operativo, como para determinar quién, cómo y por qué se autorizó la entrada de los efectivos policiales en el Centro Cultural y de Ocio de Camerún, así como la detención de la mujer", que denunció insultos racistas y amenazas.

La organización denunciante aporta el vídeo desvelado por este diario como documento adjunto a su denuncia en el que, a su juicio, se evidencia "una actuación cuanto menos agresiva" por parte de los agentes, y también que el atestado policial no refleja fielmente lo sucedido. La Red Española de Inmigración sostiene en el escrito presentado ante Fiscalía que la actuación policial puede ser constitutiva de delitos de amenazas, odio y de detención ilegal, recogidos en los artículos 169, 510 y 167 del Código Penal, respectivamente.

"Desde la Red consideramos necesario aportar claridad a un proceso que no es congruente ni proporcional. No entendemos como para una actuación administrativa -notificación de cese de actividad-, que son las competencias de la policía municipal, se desplegó semejante operativo, que requiere de autorización tanto del jefe de la policía municipal como, entendemos, conocimiento de sus mandos políticos", denuncia la organización denunciante, que también critica la presencia de hasta dos agentes de la Policía Nacional y más de una docena de agentes "de un cuerpo que tiene unas funciones limitadas y que en modo alguno debería ni haber entrado en el inmueble, ni operar llegando a la detención y potencial agresión", ha afirmado el responsable de los servicios jurídicos de la Red Española de Ayuda al Refugiado, Estanislao Naranjo.

Miembros de esta asociación se reunieron con concejales del Ayuntamiento de Valencia en los días posteriores a este incidente, y desde el Consistorio se informó de que se estaba recabando información al respecto.El Sindicato de Policías Locales (Sipol) emitió un comunicado al respecto, tras hacerse públicas las primeras quejas de los afectados, en el que informó de que en el transcurso del operativo policial -para precintar dicho centro cultural- un mando de la Policía Local recibió un puñetazo en la cara, motivo por el cual se produjo la detención del agresor por un supuesto delito de atentado.

El Ayuntamiento defiende la actuación policial

El Ayuntamiento de Valencia, que aseguró que iniciaría una investigación a raíz de la noticia de Público, se muestra dividido ante este caso. El alcalde, Joan Ribó, ha considerado "correcta y adecuada" la actuación de la Policía y ha añadido que no tiene "ningún dato ni informe para decir que esta fue una actuación desmesurada", aunque ha manifestado que "se está investigando" y ha agregado que esta intervención se realizó "independientemente del color de los afectados". Ribó ha insistido en que la Policía Local "tenía la obligación de actuar", pues "había una denuncia y se les había encargado cerrar el local", donde residía la mujer supuestamente agredida, su marido y su hijo.

Más noticias