Público
Público

DERRUMBE DEL VERTEDERO Los pueblos golpeados por la tragedia de Zaldibar llaman a una jornada de paro y movilizaciones

Este jueves habrá protestas en los municipios cercanos al vertedero. Reclaman, ante todo, la localización de los dos obreros que siguen sepultados tras el derrumbe. Exigen además que se esclarezcan responsabilidades.

Protesta en Zaldibar
Imagen de una protesta anterior realizada por vecinos de Zaldibar. EFE

El dolor se vuelve eterno. Desde hace más de un mes, los familiares de Alberto Sololuze y Joaquín Beltrán esperan. Un día y otro, esperan. Semana tras semana, con el alma encogida, aguardan que llegue la noticia sobre el hallazgo de ambos trabajadores del vertedero de Zaldibar, sepultados tras el derrumbe del pasado 6 de febrero. Eterno el dolor y eterna la rabia: este jueves, los pueblos ubicados en el corazón de la tragedia saldrán a la calle para pedir, otra vez, que se aclare responsabilidades.

Cuando el reloj marque las 12.00, en los municipios de Zaldibar, Ermua, Eibar, Elgeta y Mallabia –situados en la zona próxima al vertedero– verán bajar muchas persianas y levantarse varias pancartas. La plataforma Zaldibar Argitu, creada precisamente para pedir que se esclarezca lo sucedido, ha llamado a realizar un paro de tres horas que estará acompañado por manifestaciones a las 12.30 en punto en Eibar, Ermua, Elgeta y Zaldibar. Luego, a las 19.00, vecinas y vecinos de los pueblos afectados harán otra movilización conjunta que partirá desde la rotonda entre Ermua y Eibar.

La jornada de protestas, con paro incluido, ha sido respaldada por los sindicatos ELA, LAB, CCOO, ESK, Steilas, Hiru y Etxalde. Las reivindicaciones comunes para ese día son "encontrar a Alberto y Joaquín", "garantizar el derecho a vivir en un entorno saludable" y "depurar las responsabilidades".

En los municipios que este jueves saldrán a la calle llevan un mes complicado. Ha habido miedo por el aire que se respiraba –con elevados índices de dioxinas y furanos, según confirmaron los análisis del Gobierno Vasco– y malestar por las formas en que la crisis fue abordada, sobre todo en los primeros días, por el Ejecutivo autonómico. También ha habido críticas ante la actitud de la empresa propietaria del vertedero, Verter Recycling 2000, que ya es investigada por un juzgado de Durango.

Demanda en los tribunales

Esta misma semana, la organización Ekologistak Martxan (Ecologistas en Acción) ha abierto una nueva línea en el ámbito judicial con la presentación de una querella contra la empresa. "Los graves hechos ocurridos en el vertedero de Zaldibar, a partir del 6 de febrero, no son casuales o debidos a un imprevisible y fatal accidente. Son consecuencia de una nefasta gestión del vertedero y un deficiente control de su proceso de llenado y funcionamiento", señaló el colectivo ecologista en un comunicado.

En tal sentido, señaló que "las responsabilidades derivadas de estos hechos y de sus consecuencias más graves y fatales deberán ser investigadas y depuradas judicialmente en un proceso penal sin limitaciones y con todas las garantías, para que hechos como los ocurridos y otros similares no vuelvan a suceder jamás".

En cualquier caso, apuntó que todo esto "no debe suponer cerrar o aplazar el debate sobre la necesidad de un cambio de modelo en la producción y gestión de los residuos, que pasa por hacer realidad las pregonadas políticas de reducción, reutilización y reciclaje en su generación (economía circular lo llaman ahora) y de reducción de impactos en su gestión", ni tampoco el debate "sobre la necesaria gestión pública y transparente de los vertederos de residuos, para evitar así, que sigan siendo un negocio económico privado, que en aras al máximo beneficio económico elimina garantías de control y seguridad".

"Crisis social y ecológica"

Por su parte, la plataforma Zaldibar Argitu dio a conocer un manifiesto firmado por 84 personalidades del ámbito académico y cultural vasco, en el que se advierte que el derrumbe del vertedero "ha causado una crisis social y ecológica". "El suceso de Zaldibar ha puesto aún más de manifiesto la necesidad de una transición energética, ecológica y social", subrayan en el texto dado a conocer en vísperas de las movilizaciones previstas para este jueves.

En tal sentido, señalan que "la razón histórica también ha demostrado que si se hubiera atendido al intento de prohibir el vertedero de Zaldibar o a las advertencias dadas desde diferentes organismos mundiales en las últimas décadas, no nos encontraríamos en el actual momento, en el que estamos siendo testigos de diferentes manifestaciones de catástrofes ecosociales en decenas de lugares del mundo".

"En un momento en el que la sociedad vasca (y sobre todo los habitantes de Zaldibar, Elgeta, Ermua y Eibar) ha entrado en situación de shock, consideramos que es el momento oportuno para llevar a cabo un debate público y abordar colectivamente la transición; de lo contrario, no se eliminará la posibilidad estructural de que se repitan hechos similares y podrían venir nuevos Zaldibar en los próximos años si no cambiamos las bases de nuestro sistema", remarcan.

Más noticias de Política y Sociedad