Público
Público

Desalojan el 'gaztetxe Maravillas' de Pamplona, okupado desde hace once meses

La zona del Palacio Marqués de Rozalejo de Pamplona se encuentra acordonada y se han registrado algunas cargas policiales en los aledaños a la plaza de Navarrería. Hasta el momento no se han registrado detenciones.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2

Desalojan el Palacio Marqués de Rozalejo de Pamplona, okupado desde 2017. / @oihanvito

Agentes de la Policía Foral, siguiendo una orden judicial y en coordinación con la Policía Nacional, desalojaron durante la pasada madrugada el 'gaztetxe Maravillas', en el Palacio Marqués de Rozalejo de Pamplona, okupado desde hace más de 11 meses. La actuación que dio lugar a protestas en la calle y a críticas al Gobierno de Navarra por parte de sus socios

Según ha informado la Policía Foral, el desalojo realizó con "normalidad", si bien se encontraron "resistencia pasiva de algunas personas en su interior". Entre las 22 personas identificadas hay cuatro menores que han quedado a disposición de sus padres.

Mientras tanto en el exterior del inmueble, situado en la plaza de Navarrería, en el casco viejo, se vivieron momentos de tensión y se produjeron varias cargas policiales, a consecuencia de las cuales dos personas tuvieron que ser trasladadas al hospital con heridas de carácter "leve", según indicó el Gobierno Foral, que comunicó que el dispositivo policial finalizó a las 14:15 horas.

Un portavoz del movimiento okupa denunció la falta de diálogo del Ejecutivo, propietario del edificio, y la "violencia" policial, y anunció que no renuncian al proyecto de "seguir en la calle".

Esta misma semana, la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, hizo una "oferta de diálogo" en base a "un desalojo ordenado y sin problemas para nadie" y "a la búsqueda de un espacio" para el 'Gaztetxe Maravillas'. "Busquemos un espacio", dijo Barkos, que indicó que "no puede ser cualquiera, no puede ser por la vía de la okupación que es una negativa en sí misma al diálogo".

Efectivos de la Policía Foral disuelven una concentración durante el desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE/Jesús Diges

La portavoz del Gobierno, María Solana, quien ha comentado que se actuó en respuesta a una orden judicial y en defensa de un interés que pertenece a todos los navarros, remarcó el "papel de mediador" del Ejecutivo en este asunto ante "los oídos sordos" del alcalde.

Críticas

Dentro del Gobierno cuatripartito se sucedieron las críticas. Adolfo Araiz (EH Bildu) dijo que el desalojo "se podía haber evitado si el Gobierno de Uxue Barkos no hubiera dado la espalda al diálogo" y, en su lugar, "hubiera actuado con altura de miras y de forma responsable".

El secretario general de Podemos Ahal Dugu, Eduardo Santos, diferenció entre "legalidad y legitimidad" e indicó que "la recuperación de la posesión puede ser legal", pero la manera en la que se ha realizado "no es legítima, desde el punto de vista que había espacio para el diálogo y no requería el uso de la violencia".

Efectivos de la Policía Foral disuelven una concentración durante el desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo. EFE/Jesús Diges

IUN-NEB rechazó el desalojo policial, del que responsabiliza al Gobierno Foral y del que dijo que "no soluciona nada", para apelar al "compromiso del cambio" por el diálogo.

El grupo municipal de UPN en el Ayuntamiento lamentó las palabras del alcalde y su "empeño" de "perpetuar los incumplimientos de la ley y los privilegios de sus afines", mientras que los socialistas consideraron que con el desalojo se pone fin a una ocupación "ilegal, política y excluyente".

Desde el PPN se felicitó a la policía y se cuestionó al Gobierno por haber "consentido la ocupación ilegal de un edificio de su propiedad durante casi un año con tal de no molestar a la izquierda radical".