Público
Público

Descubren el alcance de los abusos sexuales a menores en la Iglesia Católica de Francia desde 1950: 216.000 víctimas

La comisión independiente asegura que si suman los provocados por laicos que trabajaban en medios religiosos, catequesis o centros educativos católicos, el número se eleva a 330.000 casos.

Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia (CIASE)
La sala de prensa en París en la transmisión del informe de la Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia (CIASE). Thomas Coex / AFP

Unas 216.000 personas sufrieron abusos sexuales por parte de curas o religiosos en Francia entre los años 1950 y 2020, según las conclusiones de la Comisión creada por la Conferencia Episcopal gala para analizar esa situación.

Si se suman los abusos provocados por laicos que trabajan en medios religiosos, catequesis o centros educativos católicos, el número se eleva a 330.000, reveló el presidente de esa comisión, Jean-Marc Sauvé.

Señaló que se trata de un porcentaje de incidencia de entre el 2,5 y el 2,8 %, inferior a otros países donde se han hecho estudios similares, como Alemania (4,4 %), Estados Unidos (4,8 %), Australia (7 %) o Irlanda (7,5 %).

El 56 % de las agresiones y actos pedófilos identificados se produjeron entre 1950 y 1969, mientras que en los años 70 y 80 hubo una reducción (22 %) y, a partir de ese momento, una estabilización (22 %).

Este lunes se anunció que unos 3.000 religiosos entre los 115.000 que han ejercido en Francia en ese periodo de 70 años, cometieron esos abusos.
La Iglesia católica francesa encargó este informe en pleno huracán en 2018 por el proceso contra el cardenal Philippe Barbarin, uno de los arzobispos más conocidos del país, condenado en primera instancia por haber ocultado las denuncias contra un religioso pederasta antes de ser absuelto en apelación.

Sauvé explicó esa tendencia por la disminución del número de clérigos en esos años y la asistencia de público a ámbitos religiosos, pero señaló que "el problema no está resuelto". Acusó a la iglesia católica de "negligencias" en el trato de los casos y de haber "mantenido a clérigos acusados de tocamientos en contacto con niños" pese a las señales de advertencia que les llegaban.

El informe apuesta por crear un mecanismo de indemnización de las víctimas pero, sobre todo, por un reconocimiento de su condición.

¿Te ha resultado interesante esta noticia?

Más noticias