Público
Público

Las desigualdades sociales y la escasa inversión frenan los avances en la mejora de la salud mental

Varias organizaciones piden a las Administraciones más inversiones en este ámbito por el Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra este domingo.

Una mujer sostiene una pancarta donde se lee 'La Salud Mental Importa', en una manifestación por un Plan Nacional de Prevención del Suicidio, a 11 de septiembre de 2021, en Madrid.
Una mujer sostiene una pancarta donde se lee "La Salud Mental Importa", en una manifestación por un Plan Nacional de Prevención del Suicidio, a 11 de septiembre de 2021, en Madrid. Alberto Ortega / Europa Press

Dos jóvenes estuvieron entre distintos expertos durante la presentación del último informe del Estado Mundial de UNICEF. Hablaron de salud mental sin tapujos. "Pasé por una situación bastante mala y mi psicóloga me ayudó a salir del pozo tan oscuro en el que estaba. Mi vida ha cambiado mucho. Y a todo el mundo le podría venir bien, aunque no tengas grandes problemas. Estás más relajado y entiendes más a la gente porque comprendes por lo que pueden estar pasando otras persona", comentó Rober, un joven que acaba de mudarse a Madrid para comenzar sus estudios. "Hay que darle mucha más importancia a la salud mental. Tenemos que conseguir que ir al psicólogo sea de verdad un derecho y no un privilegio", añadió Lara durante la rueda de prensa.

Son dos de los muchos jóvenes que han roto el tabú de la salud mental. Un gran paso que la sociedad necesitaba desde hace tiempo y que expertas como Anna Canet, superviviente del suicidio y una de las psicólogas fundadoras de la Asociación para la Prevención del Suicidio y la Atención al Superviviente (APSAS), reconoce que se está consiguiendo gracias a las nuevas generaciones.

Aunque detrás de este logro están muchísimas asociaciones que llevan años diciendo que hay que hablar de salud mental e impulsando iniciativas como #YoNoMeCallo, de la Plataforma Stop Suicidio, con el objetivo de acabar con el silencio que hay en torno a las depresiones, el dolor, la ansiedad o los propios suicidios.

Pero al siguiente paso aún no se ha llegado. Poner en el foco la salud mental es parte del trabajo, pero falta inversión para poder atender a estos problemas. España destina apenas el 5% de su inversión sanitaria en salud mental. La media europea está en el 7% mientras que países como Suecia llegan al 10%. Estos datos, recogidos en el informe Presente y futuro de la salud mental en España, elaborado por Angelini Pharma y BioInnova y de la mano de un reputado grupo de expertos, muestran todo el trabajo que le queda por hacer a las Administraciones.

España tiene 11,8 psiquiatras por cada 100.000 habitantes frente a los 18 de media europea

En el informe, coordinado por el exsecretario general de Sanidad Pública José Martínez Olmos y Celso Arango López, catedrático de psiquiatría y Director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental y Jefe de Servicio de Psiquiatría del Niño y el Adolescente, se muestran los resultados de una encuesta que se realizó a 74 usuarios, pertenecientes de tres recursos de LAR (Centro de Rehabilitación Psicosocial, Mini Residencia y Pisos Protegidos).

De los encuestados, un 60% explicó que tuvo dificultades para recibir "la atención necesaria". Algunas de las situaciones que manifestaron fue que no recibieron "la información ni los medios solicitados", que había largas listas de espera, "mala atención y poca implicación" o incluso que solo eran derivados a psiquiatría y no a psicología, por lo que recurrieron a la privada.

La falta de profesionales del ámbito de la salud mental en la sanidad pública es de hecho uno de los mayores problemas. Las opciones se reducen a dos: a la privada o a esperar. España sigue teniendo menos especialistas que otros países europeos: 11,8 psiquiatras por cada 100.000 habitantes frente a 18 de media europea, según los datos de Eurostat de 2019. Países como Alemania llegan a tener a 27 y Grecia 26. El número de psiquiatras en España casi no ha cambiado en la última década. En 2011 había una ratio de 10,7.

Hay pocos datos oficiales sobre las listas de espera para psicología ya que en las listas de espera publicadas por el Ministerio de Sanidad no aparecen los números de estos servicios. Y la mayoría de las comunidades tampoco ofrecen los datos. Algunas es que aún ni los recogen. Sobre la situación en psicología el Defensor del Pueblo publicó un informe con datos ofrecidos por nueve comunidades autónomas. La demora va desde los 23 días hasta los 71. La región que sale peor parada es Murcia.

Los datos son extremadamente bajos, sobre todo teniendo en cuenta la magnitud del problema. En un comunicado de Amnistía Internacional, en la víspera del Día Mundial de la Salud Mental, se denuncia que "hay una atención claramente deficitaria de las personas con problemas mentales". El porcentaje de personas asignadas a atención primaria que presentan algún problema psicológico en 2017 fue del 27,4%; es decir, más de uno de cada cuatro que acuden a consulta. No hay datos posteriores, pero se estima que han crecido ya que el 46% de la población española manifestó un aumento del malestar psicológico durante el confinamiento, según el informe de investigación Las consecuencias psicológicas de la covid y el confinamiento.

Además, los datos de suicidio son alarmantes en España: una persona se quita la vida cada dos horas y media

Desigualdades sociales

En el informe Presente y futuro de la salud mental en España también se señala que el 75% de los usuarios encuestados cree que la sociedad tiene una opinión "mala o regular sobre las personas con enfermedad mental", un 63% consideró que una enfermedad de salud mental cierra puertas en el mercado laboral y al menos un 50% en el ámbito académico y un 52% en relaciones con las amistades.

Estos son algunos de los motivos por los que los expertos siempre señalan que la salud mental se debe abordar desde un enfoque transversal e inclusivo. Y así lo ha manifestado en unas jornadas la Confederación Salud Mental de España que, además, ha organizado una marcha en Madrid para este domingo.

Cartel de la marcha organizada para este domingo por el Día Mundial de la Salud Mental.
Cartel de la marcha organizada para este domingo por el Día Mundial de la Salud Mental. Salud Mental España

El objetivo del acto celebrado este miércoles fue pedir medidas para mejorar la atención socio-sanitaria, pero también políticas estructurales, que reduzcan realmente las desigualdades y con ello, se favorezca la salud mental de la población.

Nel González Zapico, presidente de Salud Mental España, destacó que "el mundo es un lugar desigual" pero que, además, "las desigualdades van en aumento y lo hacen a un ritmo acelerado". "¿Quién diría que la situación económica, social, educativa, geográfica, racial o de discapacidad de una persona, tiene nada que ver con su salud mental? Pues tiene relación, y mucha", defendió. En un manifiesto desarrollado con la participación de representantes del movimiento asociativo se señaló la "desigualdad económica como el principal obstáculo a vencer para asegurar una buena salud mental, y al que van asociadas otras desigualdades como la educativa, la geográfica o, en determinadas circunstancias, también la racial y étnica".

Hay claros ejemplos como el hecho de que si no tienes dinero no puedes ir al psicólogo a la privada, pero también muchos otros derivados de las violencias del sistema. Son varios los casos que se han conocido en España de menores LGTBI+ que se han suicidado por bullying o incluso ha habido personas que se han quitado la vida por haber sido desahuciadas de sus casas.

Pese a todas las reclamaciones y a las promesas que han hecho ya diferentes actores políticos, España no avanza en las respuestas que debe dar a estos problemas. El primer hito será la estrategia de salud mental, que estaba prevista que se publicara y aprobara en el Consejo Interterritorial durante el mes de otoño, pero ya se ha retrasado hasta finales de año. Meses que son importantes porque ya se lleva muchos años suspendiendo en esta tarea.

Más noticias