Público
Público
Únete a nosotros

Las ejecuciones por pena de muerte alcanzan la mayor cifra registrada en 25 años

El número de personas ejecutadas ascendió a 1.634 en 25 países durante el año 2015, lo que supone un aumento del 50% con respecto al año anterior, según Amnistía Internacional. Arabia Saudí, Irán y Pakistán son los países que más ejecuciones llevaron a cabo.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Un preso antes de recibir la inyección letal. EFE

MADRID.- Las ejecuciones por pena de muerte en todo el mundo alcanzaron en 2015 la cifra más elevada registrada en más de 25 años. Según un informe llevado a cabo por Amnistía Internacional, el número de personas ejecutadas ascendió a al menos 1.634 personas en 25 países durante el pasado año, lo que supone un aumento del 50% con respecto al año anterior.

La mayoría de las ejecuciones tuvieron lugar en China, Irán, Pakistán, Arabia Saudí y Estados Unidos. Arabia Saudí, Irán y Pakistán fueron los países responsables de casi el 90% de ellas. La cifra total no incluye en número de ejecuciones llevadas a cabo en China, ya que los datos sobre la pena de muerte son considerados secreto de estado en este país, pero se cree que podrían ser miles de personas.

“El aumento de las ejecuciones del año pasado es sumamente preocupante. Nunca, en los últimos 25 años, habían sido ejecutadas tantas personas por estados de todo el mundo", señala Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional. "En 2015, los gobiernos continuaron arrebatando implacablemente la vida a muchas personas basados en la falsa premisa de que con la pena de muerte estamos más seguros".

En muchos de estos países, los procedimientos judiciales a la hora de aplicar la pena capital no cumplieron las normas internacionales sobre juicios justos. En este sentido, Amnistía Internacional denuncia la "obtención de confesiones mediante tortura u otros malos tratos", en países como China, Arabia Saudí, Bahréin,Irán, Irak o Corea del Norte.

Además, en países como Arabia Saudí, Maldivas, China, Corea del Norte, Vietnam o Irán fueron condenadas y ejecutadas personas por delitos como la apostasía, el insulto al profeta del islam, el adulterio o los delitos económicos. Se trata de actos que no cumplen el criterio de "los más graves delitos", es decir delitos de "homicidio intencional", tal y como establece el derecho internacional.

Irán es uno de los últimos países del mundo que aún aplican la pena capital a personas que eran menores de 18 años en el momento de cometer el delito por el que fueron condenadas. Una práctica que, para Amnistía Internacional, "infringe de manera flagrante el derecho internacional". En total, el país ejecutó a 977 personas, frente a las casi 750 del año 2014.

Arabia Saudí es otro de los países que ejecutan a personas que eran menores de edad en el momento de su detención. En total, fueron 158 las personas ejecutadas en el año 2014, una cifra que ascendió un 76% durante el año 2015. La mayoría de las ejecuciones se realizaron por decapitación y, en menor medida, por fusilamiento. En ocasiones, estas ejecuciones han finalizado con la exhibición pública del cadáver de la víctima.

En el caso de Pakistán, fueron más de 320 personas las que fueron enviadas a la horca, siendo esta la cifra más alta registrada en el país.

El estudio, por otra parte, arroja un dato positivo ya que en el año 2015 un total de cuatro países, Fiyi, Madagascar, República del Congo y Surinam, abolieron totalmente la pena de muerte en su legislación. Un quinto país, Mongolia, aprobó la abolición de la pena capital en el marco de un nuevo código penal que entrará en vigor en 2016. Estos datos convierten a los países que a día de hoy aplican la pena capital en una minoría aislada.

Son 102 los estados en todo el mundo que ya han abolido completamente la pena de muerte. El número de estados abolicionistas en la ley o en la práctica en todo el mundo son 140.

“Afortunadamente, los países que llevan a cabo ejecuciones constituyen una pequeña minoría cada vez más aislada", apunta Amnistía Internacional y añade que a mayoría de los estados "ha dado la espalda a la pena capital, y en 2015 cuatro países más eliminaron por completo de su legislación esta salvaje forma de castigo”.

Más noticias en Política y Sociedad