Público
Público

Energías renovables El camino hacia la autosuficiencia energética

Un estudio del l’Institut Català de l’Energia promueve la colocación de placas solares en los tejados y en el suelo para que Catalunya sea sostenible y cubra la demanda eléctrica actual y futura, aunque los profesionales piden una legislación menos restrictiva y apostar por el mantenimiento de las instalaciones.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

Dos operarios trabajan en las placas solares situadas en la azotea de un edificio. EFE

En Catalunya, hay instalados 272 megawatts de potencia fotovoltaica a través de la colocación de placas solares. La cifra solo supone un 0,6% de la capacidad potencial que tiene el territorio. Ante esta realidad, el Institut Català de l’Energia (Icaen) recomienda este tipo de instalaciones, ubicadas en tejados de casas, campos y tierra, para “conseguir que Catalunya sea autosuficiente y sostenible energéticamente”.

“El 30% de las placas solares colocadas no funcionan correctamente”

El estudio del Icaen plantea que ocupando solo un 1,3% de la superficie de Catalunya se podrían instalar 46,7 gigawatts de potencia, “el que permitiría cubrir la demanda eléctrica actual y la futura, en el momento en que se normalice el uso del vehículo eléctrico”, asegura el informe. La directora de la Icaen, Maria Assumpta Farran, reclama “más inversiones y un nuevo marco legal”. De esta forma, considera que las empresas estarían interesadas a instalar esta tecnología en Catalunya.

La paradoja principal es que cada vez se instalan más placas solares en los edificios nuevos, por la obligación derivada del Código Técnico de Edificación (CTE), pero se obtiene una menor rentabilidad. La razón se encuentra en la falta de mantenimiento. El vicepresidente de la Federación del Gremio de Instaladores de Catalunya (Fegicat), Miquel Puig, recuerda que “el 30% de las placas solares colocadas no funcionan correctamente”. En estas, que aprovechan la energía del sol, “el usuario acostumbra a desconocer si el agua se ha calentado gracias a las placas o la instalación de gas que está conectada al mismo circuito”.

Usuarios insatisfechos con las placas

Los instaladores explican que la proliferación de placas no implica que se estén aprovechando correctamente. “Se instalaron por obligación, pero sin tener en cuenta las características técnicas que tendrían que tener, lo que ha provocado la insatisfacción de muchos usuarios respecto a su funcionamiento”. La mayoría de veces, las placas o bien no están muy dimensionadas u orientadas adecuadamente. Incluso, los profesionales denuncian que hay comunidades de vecinos que no tienen las instalaciones conectadas a la red o desconocen que disponen de esta infraestructura.

La energía solar térmica permite un ahorro del 60% en acciones como calentar el agua de una comunidad de vecinos. Desde el mismo Icaen se admite que carece una cultura del mantenimiento de las placas entre los ciudadanos. “Igual que se repara periódicamente el ascensor o se pinta la fachada, son necesarias campañas pedagógicas en este ámbito”. Este planteamiento se realiza cuando solo falta un año para que se tenga que aplicar la Directiva Comunitaria que establece que todos los edificios de nueva construcción tienen que tener el mínimo consumo energético posible. Divulgación de las ventajas de la energía solar térmica y formación entre los profesionales son las herramientas que quiere desarrollar la Administración para mejorar la competitividad de este sector.

El pueblo con más placas solares de Catalunya

A finales de octubre del año 2018, el Ayuntamiento de Avià (Berguedà) aprobó en un pleno municipal una modificación del Pla de Ordenación Urbanística Municipal (POUM) que favoreciera la instalación de placas solares a los tejados y fachadas de las casas del pueblo. El objetivo, según el consistorio, es “conseguir que los vecinos coloquen las placas y convertir Avià en la población que tenga más de Catalunya”.

La iniciativa va acompañada de una serie de medidas fiscales. Así, los vecinos de Avià disfrutarán una rebaja de un 50% en el pago del IBI durante 10 años con un máximo de 1.000 euros de bonificación si instalan placas solares con una potencia superior al 1,5 kilovatios por hora. Además, los habitantes de Avià también reciben una subvención de 1.000 euros en el momento que instalen las placas u otros sistemas de energía respetuosos y sostenibles con el medio ambiente.

Ayudas para almacenar energía eléctrica

Con el mismo objetivo, la Conselleria de Empresa y Conocimiento de la Generalitat de Catalunya ha presentado una nueva línea de ayudas para sistemas de almacenamiento de energía eléctrica, proveniente de las placas solares, con baterías asociadas. El Icaen cree que con estas subvenciones, “el uso de la energía será más atractivo”. Las baterías de litio e ión han favorecido la apuesta por las instalaciones de energía solar térmica.

La energía solar fotovoltaica es la tercera con más producción
de Catalunya

Paralelamente, el Icaen prevé otorgar subvenciones de hasta cinco millones de euros hasta el 2020 para desarrollar un programa de techos solares para almacenar la energía producida. El sistema de baterías ayuda a aprovechar de forma uniforme la energía, independientemente de la época del año, y permite repartir el consumo en función la necesidad de consumo.

En los últimos años, la competitividad de las energías renovables, como la solar fotovoltaica y la eólica, ha superado al petróleo. Al ser renovables, resultan más económicas cuanto más se utilizan. Las empresas del sector destacan que los costes se han reducido y la eficacia de este tipo de energía se ha incrementado.

Actualmente, la energía solar fotovoltaica es la tercera con más producción de Catalunya, detrás la hidráulica y la eólica. Con campañas de sensibilización y cambios normativos para flexibilizar el proceso de instalación de las placas solares, el futuro del sector se presenta como una oportunidad de negocio en un contexto de sostenibilidad y eficiencia ecológica.

Más noticias en Política y Sociedad