Público
Público

Entrevista a Alicia Gómez Montano Alicia Gómez Montano: "Ya no solo hay corbatas en los despachos de RTVE"

Con una trayectoria de 38 años en RTVE, al frente de algunos de los programas más importantes de la parrilla, Alicia Gómez Montano asume un nuevo reto en la renovada televisión pública: el de editora de igualdad junto a su compañera Paloma Zamorano.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

Alicia Gómez Montano, actual editora de igualdad en los informativos en la televisión pública.

Alicia Gómez Montano es uno de los nombres de peso en RTVE. Toda una vida en la televisión pública, donde ha dirigido el mítico Informe Semanal y ha sido reportera de programas como En Portada. Ahora, en esta nueva etapa de TVE afronta un nuevo reto: el de ser editora de igualdad en los informativos. “Estoy un poco agobiada, porque este tipo de puestos generan mucha expectación y puede dar lugar a decepciones. Pero no me voy a quejar, me hace mucha ilusión”.

Gómez Montano ha participado activamente en el movimiento de Mujeres RTVE y en julio presentó su candidatura para al concurso público para elegir al presidente de RTVE. En definitiva, una vida marcada por el compromiso con su trabajo y al servicio de la televisión pública.

¿Se ha notado en la redacción el cambio que se ha producido en RTVE?

Se nota muchísimo. Yo no estoy en la redacción del telediario, pero la gente allí está muy contenta. Ahora en las informaciones se pueden cometer errores, pero son errores honestos propios de nuestra profesión, te puedes equivocar. Eso es totalmente distinto a lo que pasaba antes.

Seguro que ahora hay gente descontenta, porque se han podido ver cuestionados o más solos, pero la proporción es totalmente inversa a la de antes. En el pasado había una mayoría que quería trabajar de otra manera y ahora hay una minoría que a lo mejor no está muy contenta con los cambios, pero es residual.

El Movimiento de Mujeres RTVE puso el énfasis en la situación de las compañeras y en la necesidad de cambios urgentes en cuestiones de género, ¿qué impacto ha tenido?

El movimiento de mujeres tenía un sesgo claramente feminista. Ese fue su origen y siempre pretendió ser amplio e inclusivo, con independencia de a quién votaras y cuál fuera tu ideología. Somos mujeres, somos la mitad y hay situaciones de desigualdad en nuestro trabajo. Por lo tanto, nació como un compromiso con la igualdad.

En un principio no pedíamos cambios en la dirección, tan solo queríamos que se cumpliera la ley que decía que había que renovar el consejo de administración. Queríamos más igualdad, más contenidos con un interés feminista. Era un movimiento transversal, abierto a los hombres y sin ideología. Esta fórmula tuvo mucho éxito y muchas mujeres se fueron sumando.

“La Televisión Pública debería velar por la igualdad de género por ley”

En el último año han pasado cosas extraordinarias. En general, el nivel de sensibilidad ha crecido muchísimo en cuanto a los contenidos, pero también se ha notado en el número de directivas, ahora hay más. Ha habido una intención de no discriminar por género. Ahora ya no solo hay corbatas en los despachos.

También ha subido mucho el número de noticias que tienen que ver con las mujeres y la igualdad. Por ejemplo, en deportes o economía. Las inercias nos hacen no darnos cuenta y llamamos a los economistas y no te planteas la posibilidad de buscar a una experta. Tiramos de la prisa y de la agenda, pero es necesario hacer ese ejercicio.

¿Qué análisis haría sobre la situación en cuestiones de género los informativos de TVE?

En informativos nunca se han producido aberraciones en cuestiones de género. Siempre se ha sido prudente. No hemos estado a la vanguardia, pero siempre hemos sido cuidadosos con que la noticia no sea machista y en no descafeinar una muerte violenta diciendo que una mujer muere en lugar de que ha sido asesinada, por ejemplo.

Otra cosa es la selección de contenidos, que la noticia no sea solo cuando asesinan a una mujer. Ahí sí que ahora se nota más la intención deliberada de que la igualdad sea un referente en la información. En mi opinión, creo que los mayores gazapos casi siempre se suelen encontrar en tertulias o programas estilo magazine.

¿Qué tiene que cambiar en Televisión Española en este sentido?

Sobre todo, no esperar a lo que marca la agenda: el Día de la Niña, el 25 N…Tenemos que ser dinamizadores. Es lo que están haciendo otras compañeras en otros medios. Hay que adelantarse y crear nuevos contenidos.

“En RTVE hay situaciones de desigualdad y brecha salarial a día de hoy”

Otra de las cosas que debería cambiar es el tema de la conciliación y la brecha salarial. Necesitamos plantillas igualitarias. A día de hoy hay brecha salarial en RTVE. Los estudios indican que los hombres tienen complementos y pluses que hacen que cobren más que las mujeres en su mismo puesto. Yo no me lo podía creer cuando lo vi.

No hay que dejar de pisar el acelerador en los contenidos, pero no solamente en informativos, hay una programación muy amplia a lo largo de muchas horas donde hay que tener sensibilidad, por ejemplo, a la hora de organizar tertulias. También en el papel que se le da a la mujer.

No podemos perder la mirada y tiene que haber una dirección que lo apoya y una plantilla que esté sensibilizada con este tema. Somos servicio público, ya había otros medios que tenían esta figura y yo me mordía las uñas al ver que nosotros no. El pluralismo y la igualdad tienen que ser las bases. La televisión pública debería hacer esto por ley.

¿Cuáles son los retos que tiene por delante en su nuevo puesto?

Alicia Gómez Montano, actual editora de igualdad en los informativos en la televisión pública.

Cuando me lo propuso la directora de informativos, Begoña Alegría, me dijo piénsatelo y hablamos a ver qué podemos hacer. Yo vi claro que no quiero ser la policía del feminismo. Por supuesto, si hay algo sangrante habrá que corregirlo, pero yo puedo ser la primera en cometer un error.

Creo que tenemos que crear conciencia y la mejor manera es a través de los contenidos. No esperar a un 25-N o a un 8 de Marzo para hablar sobre feminismo e igualdad. Por ejemplo, yo he aprovechado la visita de Angela Davis para hacer una crónica. Se trata de proponer temas, tanto los redactores como yo. Pero en ningún caso mi papel es el de hacer de guardia urbano.

Tenemos que corregir los errores en el lenguaje, tenemos que recibir formación específica y que la gente tenga también acceso a recursos a través de la web, las redes sociales… Hay que hablar de las desigualdades aquí en España y en el resto de países por todos los canales que tenemos a nuestra disposición. Si hay que tirar de las orejas se tira, pero mi función va a ser más bien incentivar a la redacción, como un Pepito Grillo.

¿Por qué se informa tan mal sobre las cuestiones que afectan a las mujeres?

Hay una parte de la población que estamos concienciados y que cuando se nos escapa nos damos cuenta, pero hay otra parte que no lo entienden y que no están sensibilizados. Nosotros como periodistas debemos ser conscientes de la responsabilidad que tenemos. Las palabras también pueden minimizar la violencia o, por el contrario, ralentizar la solución.

Nuestro trabajo es informar y denunciar, no ser complacientes. Si no conseguimos cambios por lo menos sabremos que hemos hecho lo que nos tocaba.

Más noticias en Política y Sociedad