Público
Público

Entrevista Maria Murnau Maria Murnau: "El feminismo es el mayor alivio para las mujeres"

Entrevista a la ilustradora feminista por la publicación de su segundo libro, titulado 'Diario de una rebelde'.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

María Murnau, ilustradora.

Como una imagen vale más que mil palabras María Murnau se ha puesto literalmente manos a la obra y ha parido Diario de una rebelde, un libro que ilustra a todo color “la vertiginosa carrera de obstáculos de una mujer en su vida diaria” y que si a algo incita a quien ose posar sus ojos en sus páginas es a la rebelión más absoluta. “Nos quieren convencer de que el machismo y el patriarcado son cosas del siglo pasado y sin embargo ser mujer en esta sociedad es un reto. Cuanto más percibes el machismo que te rodea, más cuesta arriba se hace todo. Por eso a las mujeres no nos queda otra que seguir luchando para acabar con él”, explica la autora a Público.

Con todas esas razones la comunicadora social y máster de Género, Identidad y Ciudadanía en la Universidad de Cádiz, carga con todo el pantone en mano contra el omnipresente patriarcado. “Un patriarcado que unas veces resulta más evidente que otras”, y visibiliza en tono de humor (para un público a partir de los doce años), “la batalla constante de cualquier mujer”. Cruzada que cree se podrá ganar de una sola forma. Con la unión de mujeres y hombres. “Esta sociedad pide a gritos una revolución y necesitamos que se unan cuantas más personas, mejor. El cambio no vendrá desde arriba, somos nosotras y nosotros quienes tenemos que abrir los ojos y luchar por lo que es justo cada día”, recalca la gaditana.

¿Cómo le va la lucha contra el machismo a través de las viñetas?

Va bien porque además de los más de 170000 seguidores y seguidoras en Facebook y los 280000 en Instagram cada vez hay más jóvenes que están entendiendo la necesidad del mensaje del feminismo para acabar con el machismo. Mis viñetas cada vez se vuelven más virales porque las redes sociales y quienes se mueven en ellas facilitan mucho la propagación del mensaje. Son viñetas que hacen suyas y que las usan para hacer memes, para coger frases para las manifestaciones o para hacerse sus camisetas.
Está claro que a los jóvenes hay que hablarles en su lenguaje y sobre su época para que se sumen a esta lucha justa. Una niña hoy prefiere llevar un bolso con la cara de una feminista como la princesa Leia Organa de Alderaan de la saga Star Wars con la que se siente más identificada que si de repente le empiezas hablando de referentes como la científica polaca Marie Curie o la filósofa griega Hipatia. Primero hay que llegar a su presente para después poder contarles y hacerles conocer de dónde partimos como mujeres.

¿Cómo se llega a ser feminista?

Se llega de una sola manera. Cuando se enciende la bombilla en nuestras cabezas. Se llega cuando conectamos las cosas y vemos que lo creíamos nos pasaba a nosotras como seres individuales, no es un caso aislado. Nos hacemos feministas cuando vemos que todo tiene un origen y cuando nos sucede algo malo. El feminismo es la respuesta a todos lo que nos pasa a las mujeres. Es decir en voz alta que lo que nos pasa no es culpa de ninguna, es culpa de la sociedad. El feminismo es el mayor alivio para las mujeres.

¿El storytelling de la victoria del feminismo cómo se dibuja?

Se dibuja luchando. Se dibuja mirando más allá de nuestras fronteras. Siendo conscientes de que aquí tenemos una desigualdad que aún es más brutal en otras realidades. Mientras que exista una mujer en cualquier parte del mundo que no tenga libertad o que vea como su vida corre peligro, no podremos hablar de una victoria total del feminismo. Vamos a tener que seguir luchando por mantener los derechos conquistados y también por lograr otros. Aunque pasen cientos de años siempre va a quedar el resquicio de que las mujeres sigamos siendo ciudadanas de segunda categoría.

¿Qué mujeres ilustradas son su fuente de inspiración?

Mis referentes son muy modernos. El primero es Ana de Miguel. Su libro Neoliberalismo sexual es una biblia para profundizar y en segundo lugar tengo a Nuria Varela con Cansadas. También me gusta mucho Caitlin Moran con Cómo ser mujer porque conecta muy bien con la juventud y es un libro muy bueno para empezar a abrir los ojos. Además de ellas aprendo mucho de la gente que me rodea, de su experiencia vital, de artículos que leo, de pelis. Soy de ir cogiendo ideas de todos los sitios.

¿Y sobre su club de fans de señoros?

A ese le ignoro completamente porque responderle es perder el tiempo y darle combustible para que siga poniendo cosas y hacerles caso. Es cierto que a veces me pueden los comentarios de Arturo Perez Reverte o Javier Marías, porque ellos son líderes de opinión y tienen mucha influencia, y les contesto, pero por salud mental cada vez uso más el botón de block y les ignoro por completo. En realidad ignoro a los machirulos por salud mental.

Ilustración de María Murnau.

¿Y los que están en el mundo real?

A ellos también intento ignorarlos. Son por ejemplo esos profesores de instituto que cuando estoy interviniendo en alguna jornada o charla me interrumpen, hacen preguntas, y lo que hacen es dar muy mal ejemplo a sus alumnos porque menosprecian con su comportamiento el discurso feminista que trato de dar allá donde voy. La táctica que uso con ellos también es la misma: ignorarles. He llegado a la conclusión que no es lo mismo preguntar para aprender o pensar que el que lo hace para molestar.

¿Cómo va su cuenta bancaria?

Mi cuenta bancaria y la del resto de compañeras según los machirulos es y va de lujo. Dicen que tenemos paguita del PSOE y del lobby de mujeres y que todo lo hacemos por dinero. Es muy triste ver que la gente que se dedica a cualquier trabajo recibe remuneración y que el activismo profesional del feminismo no se vea igual. Yo soy ilustradora y doy charlas y porque todo gire en torno a una temática social como la que gira, no significa que mi tiempo y dedicación tenga que ser gratis. ¿Se le exige acaso a un activista de Greenpeace que haga lo que hace gratis? A mí de momento me da para vivir y construir mi proyecto personal. Y así quiero seguir.

¿Una sociedad feminista es…?

Aquella que no solo trate a mujeres y hombres por igual sino que haga justicia con el pasado de opresión vivido por las mujeres. Tener leyes no es suficiente. Hace falta una compensación histórica con el pasado. En el pasado está toda la invisibilidad que han tenido las mujeres en la sociedad y que a día de hoy aún sigue persistiendo. No es suficiente con decir que hay igualdad. Hay que curar y arreglar el pasado.

¿Qué prioridad es la más acuciante en la lucha feminista?

La de la violencia directa contra las mujeres. Una violencia que empieza en el amor tóxico, en los abusos sexuales, en el acoso callejero…Hay que aprender ya que las relaciones entre hombres y mujeres no pueden seguir basándose en la desigualdad.

Más noticias en Política y Sociedad