Público
Público

ENTREVISTA OSCAR CAMPS Òscar Camps: "Si nos hacen la vida imposible con dos barcos, a ver si con tres también"

Mientras el resto de ONG se retiran del Mediterráneo y después del secuestro el martes del Golfo Azzuro, Proactiva Open Arms se plantea sumar el Astral, su buque insignia, a las misiones de rescate. Avance de la entrevista que publicaremos el jueves.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Entrevista a Oscar Camps, de Proactiva Open Arms. / E.E

Las grandes ONG han decidido retirarse en los últimos días del Mediterráneo por la virulencia de los guardacostas libios. No es el caso de Proactiva Open Arms, la ONG de Badalona que puso en marcha Òscar Camps. Lejos de abandonar, se plantean volver a llevar su buque insignia, el Astral, para seguir salvando vidas. Camps se siente con todo un mundo en contra, desde el barco racista de Defend Europe hasta la Unión Europea, pero no pierde la esperanza.

El Golfo Azzurro fue secuestrado martes, ¿qué pasó?

Se nos acercó la Guardia Costera de Trípoli en aguas internacionales y al principio nos preguntó quién nos autorizaba a estar en esa zona, si teníamos autorización de alguien. Les dijimos que para navegar en aguas internacionales no necesitamos autorización, e incluso en aguas territoriales nos podíamos acoger al paso inocente, pero insistieron. Sin embargo, mantuvimos nuestra posición. Subió el tono hasta que nos apuntaron con la ametralladora, nos dijeron que pusiéramos rumbo a Trípoli y que no se nos ocurriera hacer ninguna maniobra porque seríamos su objetivo. Recibí un whatsapp con la información de lo que estaba pasando mientras daba una charla en la universidad Menéndez Pelayo y tuve que salir para atender lo que estaba pasando. La situación era muy compleja y violenta, estuvimos casi dos horas luchando por no llegar nunca a aguas jurisdiccionales, porque entonces tendrían la potestad de subir a nuestro barco y hacer lo que quisieran. Pudimos aguantar la presión aunque la amenaza subía de tono. Estábamos a 26,9 millas de Libia (a las 24 terminan las aguas jurisdiccionales). También estaban los extremistas (del barco fascista) que llevaban todo el día haciendo tonterías a nuestro lado, pero a ellos no les dijeron nada y a nosotros nos llevaron hacia dentro. Después de hacer todas las llamadas posibles al gobierno español, al Ministerio de Exteriores, al de Defensa, a la Operación Sofía, etc. no sabemos quién fue pero con alguna de estas llamadas conseguimos que se pusiera fin al secuestro. 

Fotografía del Astral, buque insignia de Proactiva Open Arms. / E.E

¿Hay algún protocolo para estas situaciones?

No existe eso. Los ciudadanos españoles nos tenemos que espabilar. Eso es lo que parece. Ponen barcos de guerra para perseguir a traficantes de personas a 100 millas de donde trafican pero para defender a los ciudadanos y ONG españolas parece que cuesta un poco más. 

¿Cómo es la relación con Frontex?

¿Quiénes son estos? Sé que nos cuestan 400 millones de euros pero aún no sé qué hacen. Hace un año que estoy en el Mediterráneo y todavía no he descubierto que hacen. Cada vez entiendo menos. Tengo ganas de ir a Bruselas y debatir para saber si conocen lo que está pasando en el Mediterráneo o sólo leen los informes que les llegan por escrito. Ya hemos pedido que se embarquen con nosotros, y de hecho ha venido con nosotros Lola Galovart (portavoz socialista en la Comisión mixta de Relaciones con el Defensor del Pueblo), que ha sido testigo y ha vivido en carne propia lo que pasó el martes. A ver si así nos escucha otro político de la Unión Europea que tenga ganas de sufrir para salvar vidas. 

Un salvavidas de la ONG española Proactiva Open Arms a bordo del antiguo pesquero Golf Azzurro mantiene la vista en una embarcación lanzada por el buque C Star dirigido por un grupo anti-inmigración en el Mar Mediterráneo. / REUTERS

¿Después de lo que sucedió el martes, cuál es el plan?

Hoy hemos estado reunidos en un pequeño gabinete de crisis para ver que es lo que podemos hacer con esta situación, porque el Golfo Azzurro es un barco de alquiler que tiene un armador y que ante esta situación se replantea si continúa alquilando el barco o no. Con esta inseguridad se lo pueden llevar a Trípoli y que no se sepa nada nunca más, con la connivencia de la Unión Europea. 

¿Os habéis planteado algún cambio en las misiones? 

Nos estamos planteando llevar el Astral hacia allí. Porque si nos hacen la vida imposible con dos barcos, a ver si con tres también. Debemos seguir salvando vidas. No nos podemos dar por vencidos. Somos una organización muy pequeña pero hacemos mucho ruido y estamos dando mucha visibilidad a esta situación. No podemos dejarles abandonados. Las grandes organizaciones se han marchado, nos quedamos los pequeños. Creo que el cambio de siglo también será un cambio en la solidaridad y poco a poco la respuesta popular debe ser grande y las pequeñas cosas sumadas harán grandes cosas. Esto ya se demostró en Idomeni o en Grecia con el movimiento popular que fue a ayudar. En el Mediterráneo es más difícil porque necesitas un barco y esto cuesta mucho dinero al día, pero no nos podemos detener. 

¿Como estáis viviendo el boicot a las ONG?

Viviendo no, sufriendo. Con perplejidad. Es increíble que con la crisis migratoria más importante después de la segunda Guerra Mundial, se haya puesto el foco en ONG que están intentando salvar vidas. Con campañas de desprestigio, con acusaciones no probadas como si fuéramos los responsables de esta crisis migratoria. Cuando el año pasado Naciones Unidas hizo el encuentro internacional con 156 jefes de estado para hablar del tema migratorio, Europa decidió que no haría nada los siguientes dos años. Pero sí que está haciendo, esta financiando a terceros países para detener la crisis migratoria, países que evidentemente no conocen los derechos humanos.

Más noticias en Política y Sociedad