Público
Público

Entrevista a la periodista y youtuber feminista Sara Lauper Sara Lauper: "El problema del patriarcado es el patriarcado, no los hombres"

La 'youtuber' responde cuáles son las claves para luchar contra el machismo, además de ahondar en la importancia que los hombres tienen para terminar con esta lacra. 

Publicidad
Media: 2.70
Votos: 10

Sara Lauper. PÚBLICO

Se ríe hasta de su sombra. Tanto para lo bueno como para lo malo. Y es que la youtuber Sara Lauper, guerrera implacable y “en posición ofensiva frente al machismo”, sabe que no hay nada mejor que hacer frente al enemigo de la igualdad que con aquello de lo que carece. “El humor es una estrategia para absolutamente todo en la vida. En la muerte ya te contaré, si es que se puede. A mí me han enseñado a hacerlo todo a través del humor. No sé si ha sido aposta o lo he ido haciendo por repetición y adoptándolo como mecanismo de defensa”, reconoce la periodista gaditana.

Un humor que, cual canción protesta, primero le galopa por el territorio del alma para pasar después al de la palabra en monólogos de humor cortos a través de las redes sociales que van a la yugular del machismo.

Uno de los más famosos “Un día en la vida de una hembrista”, le ha servido para que se le pongan los pelos de punta ante la sororidad recibida, pero que también le ha valido una ciclogénesis de amenazas que por más que se lo propongan, ni le van a callar, “mientras tenga lengua, seguiré hablando”, ni le van a hacer abandonar su misión destroyer de hacer tambalear los cimientos del patriarcado hasta que se caigan. Esta es la extensa conversación de Público con ella.

Según los machirulos es la reinona del hembrismo. ¿Cómo lleva tal cargo?

De puta madre. La verdad. Me parece que es una etiqueta muy apropiada para mi persona ya que el hembrismo no existe y eso quiere decir que no soy reina de nada. Además, prefiero que me llamen hembrista a feminazi. La verdad es que el término feminazi y su uso me hacen muchísima gracia. Yo soy más andaluza y entre las dos palabras pienso que el hembrismo es algo más nuestro, más del sur. Puesta a elegir prefiero ser hembrista.

Para el acoso ¿qué se toma? ¿Cañas o ibuprofeno para el dolor de dedo de darle a la tecla de rabia en las redes sociales?

"El feminismo es el que devuelve la dignidad al mundo entero"

Tomo dosis de pensamiento. Pienso en por qué ocurre, cómo, quién lo hace a quién, en qué contexto. No me enfado porque no sirve mucho. Es un gasto de energía y yo creo que la lucha feminista ha venido a ganar, y para ganar necesitamos toda la energía. Tengo rabia y, por supuesto, postura ofensiva pero paso de enfadarme. ¡Cañas, como que tampoco! Borracha no hago yo una gran labor. Y el ibuprofeno tiene mucho riesgo cardiovascular. ¡A mí como antiinflamatorio nunca me ha ido muy bien! Considero que pensando puedo hacer algo. Algo como elaborar una queja aunque sea para decirla rápidamente en unos stories, y que si son tres personas, pues bueno que sean tres, pero que se comience a tomar conciencia. Tomar conciencia sobre el acoso es primordial si lo queremos parar.

¿Cuánto engrandece el feminismo y devuelve la dignidad a las mujeres y al mundo entero?

Lauper se ríe hasta de su sombra. PÚBLICO

Nos engrandece mucho. Ahora bien, la devolución de la dignidad no la veo tan clara. Creo que la mujer nunca ha perdido la dignidad y que ésta es un derecho inherente al ser humano. El que pierde la dignidad como ser humano es aquel que hace que la mujer sea un ser humano de segunda. Por lo tanto el feminismo es el que devuelve la dignidad al mundo entero. Las mujeres nunca han perdido la dignidad. Es más la han peleado porque es suya. Las mujeres nos hemos levantado en lucha una y otra vez, durante cuatro olas para conseguir los derechos que para la otra mitad son intrínsecos a su condición y que para las mujeres no. El feminismo es una forma de luchar sencillamente por lo que es justo.

¿Cómo llegaste al feminismo? ¿Es capaz éste de curarte de todos los males?

Llegué fatal. No es que quiera curarme con él de todos mis males, pero sí está presente en todo lo que me sucede todo el rato. Una vez que eres consciente de que eres una ciudadana de segunda, un ser venido a este mundo en apariencia humano pero que no es igual que los otros, y te preguntas el por qué, empiezas a responderte: "por esto", "por esto", "por esto". Y eso es así todo el día, todos los días. Desde que te das cuenta de esto y te preguntas por qué, eres tú quién te curas dándote respuestas. Eres tú formando parte del feminismo. El feminismo no es un ente aparte de nosotras. Sino que empieza a ser curativo en la vida desde el momento mismo en el que formas parte de él y lo reconocemos en nosotras.

¿Andalucía se ha superado entrando en el ranking del “supremacismo machista” con la llegada de Vox?

"¿Es que nadie ha entendido que el problema del patriarcado es el patriarcado, no los hombres?"

Andalucía es el aviso de lo que se viene en España. Es la vieja de occidente anunciando a la meseta y al norte que la legislatura es oscura y alberga horrores. Y la meseta y el norte dicen, para variar, que en Andalucía además de unos catetos somos unos fachas. Era de esperar, como siempre. Andalucía por ejemplo es pionera en instituciones como el Instituto de la Mujer, pero no escucho a la gente hablar de eso. Sino que los escucho decir que "hay mujeres que han votado a Vox", y eso me da mucho asco. Pero es como siempre pasa con Andalucía.

¿Quién le da más vergüenza: los que han votado a Vox o quienes, como el PP y Ciudadanos han pactado con ellos?

Me da vergüenza el PP y Ciudadanos. Los votantes no. No pienso culpar a la gente de esto jamás. Me dan vergüenza en general los partidos políticos. Es más me da vergüenza el partidismo, el mesianismo, la incoherencia y la ignorancia. Nunca me avergonzaría de mi pueblo. Haya votado lo que haya votado. Porque es pueblo y yo formo parte de él y todo en lo que yo creo no tiene sentido sin el pueblo.

¿La tribu de los “ideólogos de género” se reproduce como las cucarachas?

La tribu de los ideólogos de género es como la talla 38. ¡Me aprieta el chocho! Esa gente es como La tribu de los Brady. Yo no me voy a meter en ideologías de género, ni en guerras de sexos, ni en la doctrina de género, ni en los chiringuitos feministas...

¿Qué spray se les echa para dejarles así… como fuera de juego?

El de la indiferencia. Por ejemplo, si tu vecino dice que te acuestas a las tantas y no paras de hacer ruido en toda la madruga, y la realidad es que trabajas en el turno de noche, no tienes que escuchar sus reproches ni tres segundos, porque es una pérdida de tiempo y de energía. Pues lo mismo con esto.

¿Existen los hombres buenos?

Por supuesto que sí. ¿Es que nadie ha entendido que el problema del patriarcado es el patriarcado, no los hombres? Los hombres son un instrumento del patriarcado. El ejecutor del poder. La ecuación del sistema capitalista patriarcal es sencillísima: el hombre es el sujeto opresor y la mujer el sujeto oprimido.

¿Hay hombres buenos? Sí, claro. ¿Hay hombres no opresores? Pues... menos. Independientemente de la bondad o la maldad, los hombres son el brazo ejecutor de lo que está mal. Decir que un hombre es malo porque es machista me parece reducir todo a malos o buenos. Un hombre ejerce el machismo porque es machista y maltrata porque es un maltratador. Es un problema que está en la base de toda nuestra condición. No es una cuestión de ser buenos o malos.

Las redes sociales son buen campo para hacer pedagogía del feminismo pero no basta. Hay que ejercerla en el día a día, desde cada hogar…

Eso es lo más difícil. La postura ofensiva contra el machismo. En las redes hay una representación de la realidad y se puede hacer mucho ruido, pero se necesita que todas las personas estén convencidas de que las desigualdades, el machismo y la violencia de género tienen que desaparecer ya. Necesitamos estar en posición ofensiva contra el machismo. Porque si lo seguimos tolerando ¿qué más da el ruido que se pueda hacer a través de un avatar si luego no tienes cojones o coño de decirle a tu amigo: "¡Deja a esa tía en paz!" o "¡ese chiste es machista!", o cualquiera de las cosas que pudiesen hacer que a tu amigo le tambalease en el cerebro los cimientos del patriarcado?

¿Estamos mordiéndole el cuello al patriarcado?

"Necesitamos estar en posición ofensiva contra el machismo"

Sí. Estamos pisándole el cuello al patriarcado claramente. El #MeToo, las movilizaciones de los últimos 8 de marzo, las respuestas organizadas y masivas de mujeres ante cualquier irregularidad legislativa, ejecutiva o judicial... Lo veo cada día cuando me sorprendo a mí misma diciéndole a un nota que no me diga nada de mis tetas que son mías, y él no tiene que emitir ninguna opinión. Lo veo en las mujeres hartas y poniendo fin a la sumisión. Lo veo por todas partes.

Sara Lauper. PÚBLICO

¿Cómo hacemos frente a las manadas? A las que nos violan y las de quienes las amparan y protegen con su silencio

No lo sé. Ojalá yo tuviera una respuesta a esto. Se me ocurre que empezando desde la base como todo. O sea, educación sexual. Las manadas disfrutan, los hombres disfrutan violando, disfrutan sexualmente con ello... es evidente que su paradigma sexual es algo extraño y común, porque es un patrón que se repite. Eso tiene que cambiar de inmediato.

Si los hombres pueden eludirlo todo, ¿las mujeres tenemos que seguir pudiendo con todo?

No. Las mujeres también podríamos eludirlo todo, pero sería igual de machista que lo que hacen ellos. Que las mujeres podemos con todo es un enunciado machista. Intentamos poder con todo pero nunca es real, nunca se puede con todo. Y es normal porque somos seres humanos, ni más ni menos. Y no, no podemos con todo. ¡Ojalá!

¿A cuántas mujeres ves cuando ves a tu madre?

A una, a mi madre, que es mía, y suya. Y es una, porque no puede ni tiene que ser más. Todas las mujeres siendo una podrían estar perfectamente completas, incluso sin una pareja. Y esto me lo ha enseñado mi madre. Que no tenemos que ser 800 mujeres dentro de una, porque eso es un mito machista. No se habla de los hombres que hay dentro de un hombre. No veo a más mujeres cuando la miro. Sí veo la figura de un padre, que también ha dibujado su maternidad todos estos años, pero ese es un rostro masculino. Ella es una, y con una tenemos bastante.

¿Qué errores y dolores no vas a cometer o sentir gracias a su ejemplo?

"Todas las mujeres siendo una podrían estar perfectamente completas, incluso sin una pareja"

Mi madre me ha enseñado a que cometa los errores y sufra los dolores que tenga que cometer y sufrir en la vida. Ella estará ahí para ayudarme a no cometer otra vez los mismos errores y a pasar los dolores. Sin embargo mi madre ha sido para mí un ejemplo del carajo. Y sé que para mucha gente también. Pero ¿sabes lo mejor? Que creo que mi madre ha sido un gran ejemplo para ella misma, y eso es enorme. Y eso me alegra.

Si tuvieras que decirle algo a ella ¿Qué le dirías como su hija y como feminista?

Como hija que la quiero, que la quiero mucho. Como feminista, y respetando el orden de las cosas, que me lo diga ella a mí que es más vieja.

De tal palo, tal astilla

Pues dicho y hecho. A la madre de la dragona, Ana Morán Moncayo, la gran “culpable” del éxito de su hija -fue ella quien le abrió un perfil en Facebook cuando Sara no creía en las redes sociales-, y que dice que en su casa solo saben de “la lucha sin cuartel y nada de cobardía ni de aburrimiento”, le pedimos un retrato de su heredera. “Cuando veo a Sara no puedo disociar a la mujer feminista y a mi hija, ambas son la misma persona. Ella es quien no paraba de moverse en mi vientre, la niña tranquila y observadora que fue creciendo viendo en imágenes y adorando el lenguaje desde cría. La adolescente que comprendió muy pronto que tenía que estudiar porque las personas humildes no tienen muchas opciones. Vivir a su lado me ha regalado crecer con ella como persona y como mujer”, reconoce.

En cuanto a lo que puede pesar su ejemplo de madre coraje para evitar dolores a su descendiente, también lo tiene claro. “Puede que cometa los mismos errores pero con las herramientas y los recursos que muchas no tuvimos. Saber informarse antes de opinar, luchar por las personas oprimidas y vulnerables, comprender a los demás, empatizar. Pero eso lo desarrolla por el contexto familiar, social, y los lugares donde ha vivido y la gente que ha conocido. Puedo decir que ella me ha enseñado tantas cosas que hoy no sería quien soy de no ser por su mirada, sus gestos, su apoyo y su comportamiento”, finaliza la progenitora.

Más noticias en Política y Sociedad