Público
Público

El error de Reino Unido de priorizar la economía a la salud contagia a España y amenaza a Europa (otra vez)

La relajación de medidas y la transmisión de la variante delta han provocado ya un crecimiento explosivo de contagios en zonas como Catalunya. La grave situación epidemiológica de países como Reino Unido, España o Portugal se puede extender ya a otros países europeos.

Turistas ingleses atienden en Magaluf, Mallorca, al partido de semifinales entre Dinamarca e Inglaterra que se disputó el pasado miércoles 7 de julio.
Efectivos de la Policía Nacional vigilando las calles del casco viejo de la ciudad de Orense en la madrugada del pasado sábado 10 de julio. Brais Lorenzo / EFE

La idea de convivir con el coronavirus ha vuelto a marcar la forma de gobernar y hacer frente a la pandemia en algunos países. El mejor ejemplo es el Ejecutivo de Boris Johnson que, tras medio año de restricciones muy severas, se prepara para acabar con aforos, mascarillas y cuarentenas. Se plantea el fin de las medidas para el próximo lunes 19 de julio, algo que la comunidad científica  considera que "no es adecuado", como señala el médico Salvador Macip a Público. "Científicos y médicos han mandado cartas al Gobierno en contra del fin de las restricciones. En el último mes ha habido un descontrol muy importante. Detrás de todo esto hay motivos económicos y el mayor riesgo es que más países de Europa copien esta estrategia", avisa investigador y genetista de la Universidad de Leicester.

La situación de Reino Unido importa no solo por las vidas de los ingleses, también por las del resto de personas a nivel internacional. Sobre todo en Europa. La subida de los contagios tiene muchos factores detrás —desde la relajación de las medidas a la nueva variante delta o los fallos en el rastreo de contacto—, pero todo apunta a que en Portugal y España las relaciones y comunicaciones con Inglaterra han sido determinantes para convertirse en los países con mayor incidencia en Europa. 

Hasta hace un mes, la situación parecía controlada incluso en Reino Unido, pero la variante delta trastocó todas las previsiones. "El más afectado ha sido Inglaterra, que tiene mucha relación con la India, y de ahí vino la variante delta. Allí tenían una cobertura de vacunación muy alta pero la evolución es muy impactante", comenta el epidemiólogo y miembro de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE),  Joan Caylà. El experto hace referencia a los datos de las gráficas de Ourld World in Data, que muestran claramente las distancias que hay entre las incidencias que muestran los países de nuestro entorno más cercano. Por ejemplo, según los datos comparados del pasado 11 de julio, Alemania tiene una incidencia de 8 casos por cada 100.000 habitantes mientras que en Reino Unido, la más alta, es de 460 casos. O España que tiene ya una incidencia de 368 casos, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad.

Pero a lo largo de la pandemia se ha demostrado cómo el virus traspasa rápidamente las fronteras y que los países que encabezan la lista de más contagios cambian rápido. España y Portugal son los únicos países de la Unión Europea (UE) que se encuentran en riesgo alto, según los datos del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC), pero la mayor parte de los Países Bajos e Irlanda, así como parte de Noruega y Suecia, ya se encuentran en riesgo medio. "Basándonos en la evolución de la pandemia hasta ahora, lo más lógico es predecir que empiece a subir la incidencia en toda Europa. Es un espacio relativamente pequeño, con mucha movilidad y en los controles se pasan muchos casos", valora Macip.

Mapa de alertas de Europa.
Mapa de alertas de Europa del pasado 8 de julio de 2021. Centro europeo para la prevención y el control de enfermedades.
Incluso estando inmunizado con las dos pautas puedes estar contagiado

Para Caylà la clave sobre cómo entender esto está en el control que se hizo sobre los viajes cuando la variante delta comenzó a expandirse por Reino Unido. "Alemania, que tiene buenos datos ahora, se preocupó desde un principio mucho por los viajes. En España llamó la atención que se dio como una buena noticia que pudieran venir los turistas de Inglaterra", añade. De hecho, Europa tuvo que pedir "coherencia" al Gobierno de Pedro Sánchez para que pidiera PCR negativa a los turistas británicos ya que el consenso de la UE era limitar los viajes a los "esenciales" con Reino Unido. Y hasta el 28 de junio el Gobierno no cambió la norma que permitía a los ingleses entrar en España sin ninguna prueba.

Aunque el experto cree que esta quinta ola no tendrá el mismo impacto en otras zonas, al menos en los países del entorno porque ya Italia, Francia y Alemania tienen una incidencia más baja que la que tuvo España cuando comenzó la desescalada con el fin del estado de alarma, unos 200 casos por cada 100.000 habitantes. Teniendo en cuenta esto, si empiezan a subir la incidencia podrían llegar a un punto considerado de riesgo en torno a agosto y la "ventaja" de que pase un mes con el actual nivel de vacunación que tiene toda Europa podría permitir que se controle mejor la situación.

Europa, ¿priorizará la economía o la salud?

Los riesgos están ya porque la campaña del verano ha comenzado y Europa ha impulsado medidas para promover el turismo como el pasaporte covid-19. Sin embargo, Macip recuerda que si ya estás vacunado no piden PCR pero que incluso estando inmunizado con las dos pautas puedes estar contagiado. "Es un peligro para los países que reciben a más turistas, sobre todo por esto a los del sur de Europa", añade.

"Reino Unido parece que está calculando el número de muertes tolerables. Como médico, para mí es cero"

Para España ya parece tarde. La previsión es que la incidencia siga ascendiendo hasta los 400 casos, según ha reconocido el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón.

Caylà cree que se ha repetido "el mismo error" de hace un año y que todo apunta a un verano más sin salud y sin turismo. "Si queremos que para finales de verano sea mejor, debemos ser muy drásticos a partir de hoy mismo con el cierre del ocio nocturno, el uso de mascarillas, sin botellones, siguiendo recomendaciones y mejorando los sistemas y programas de control para el estudio de contactos, controlando los cumplimientos de cuarentenas que ha sido muy limitado hasta ahora", añade. Y Macip lo comparte. De hecho, sobre la estrategia de Reino Unido agrega: "El Gobierno parece que estuviera calculando qué número de muertes es tolerable para justificar que el resto del país pueda funcionar. Para mí como médico el coste es cero".

El resto de Europa está por ver cómo enfrenta esta quinta ola que ya amenaza sus fronteras. La alarma ya ha llegado a varios países, empezando por Francia. El presidente Emmanuel Macron convocó este lunes un Consejo de Defensa extraordinario ante la creciente propagación de la variante delta y todo apunta a que dará pasos atrás en la desescalada

Más noticias