Público
Público

Estrangulamientos Hallan a cuatro mujeres estranguladas en menos de seis meses en el País Valencià 

La Guardia Civil investiga el fallecimiento de una mujer cuyo cuerpo fue encontrado el pasado jueves con indicios de asfixia. Los investigadores señalan que no existen evidencias que relacionen este caso con otros tres similares en la región.

Guardia Civil
Imagen de archivo de una patrulla de la Guardia Civil durante un servicio. Fermín Cabanillas / EFE

La Guardia Civil está investigando la muerte de una mujer cuyo cadáver fue hallado este jueves por la mañana en la localidad de Burriana, en la provincia de Castelló, con signos de estrangulamiento. El cuerpo sin vida fue encontrado en el Camí Vell de la Mar de dicho municipio, según han informado fuentes del instituto armado, que ha confirmado a Público que la causa se encuentra bajo secreto de sumario.

Según informaron varios medios locales, los análisis forenses muestran indicios de asfixia en el cuerpo de la víctima, pese a que en un principio se pensó que había fallecido por causas naturales. Este caso sería el cuarto crimen en cinco meses cometido con el mismo patrón en la región. El esquema que se repite es que las víctimas, todas ellas mujeres, fueron estranguladas y sus cadáveres aparecieron después en acequias. Sin embargo, por el momento no existen evidencias que relacionen los crímenes.

El primer caso sucedió en el mes de noviembre de 2020. El cuerpo de Alicia, una mujer de 45 años, fue encontrado sin vida en un acequia cerca de su domicilio en la pedanía de La Hoya en Elx. Según informa Las Provincias, cinco meses después del asesinato, la Policía no consigue avanzar en las investigaciones aunque consideran que se puede tratar de un crimen casual y que la víctima fuera elegida al azar por un hombre que la atacó por la espalda. 

No existen evidencias que relacionen los crímenes

En enero de este año, apareció en similares circunstancias el cuerpo sin vida de Florina Gogos, una joven de 19 años que fue hallada muerta por un cazador en una de las acequias que discurren entre Silla y la Albufera, en la provincia de València. Gogos era víctima de trata y se le perdió la pista tras marcharse del lugar en el que era obligada a prostituirse en el coche de un desconocido. La investigación de este caso fue cerrada por el juez cuatro días después de la desaparición de la chica por falta de pruebas. 

El cadáver de la tercera víctima, Olga Pardo, fue hallado por un agricultor en una acequia en la pedanía valenciana de Massarrojos el pasado día 6 de abril. Su cuerpo también presentaba signos de estrangulamiento. A la investigación de este caso se suman las complicaciones que generan la ausencia de restos biológicos del homicida en el cuerpo, que estuvo entre 24 y 36 horas sumergido.

Más noticias de Política y Sociedad