Público
Público

Salvini contra el Open Arms La estrategia electoral de Salvini mantiene bloqueados a los migrantes del Open Arms

La crisis migratoria pone de relieve la desintegración de la coalición entre la ultraderechista Liga y el populista Movimiento 5 Estrellas. Mientras Salvini aumenta su popularidad con la mano dura frente a la inmigración irregular, lanza una moción de censura contra el primer ministro para forzar nuevas elecciones y gobernar el solitario.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El ministro del Interior italiano y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini.- REUTERS

El barco de rescate de la ONG española Proactiva Open Arms, con 134 migrantes a bordo, sigue esperando este viernes frente a la costa de Italia, inmovilizado por las rencillas entre unos partidos políticos hasta hace poco aliados en el Gobierno italiano que le impiden atracar en la isla de Lampedusa.

El ministro del Interior, Matteo Salvini, ha ordenado a su personal que impida el desembarco de los migrantes, quienes fueron rescatados frente a las costas de Libia hace 16 días, en un claro desafío a su primer ministro, Giuseppe Conte, y a pesar de que seis países de la Unión Europea aceptaran acogerlos. Cinco personas fueron evacuadas del barco el jueves por motivos psicológicos, junto a cuatro familiares de los afectados. Tres más fueron llevados a tierra durante la noche, debido a la necesidad de recibir atención médica urgente, junto con un acompañante, informó la ONG española.

La llamada crisis migratoria pone de relieve la desintegración de la coalición gobernante de Italia, habiéndose convertido además en un elemento central en la estrategia de Salvini para sacar del Gobierno a su partido, la ultraderechista Liga, arrastrar a la nación a unas nuevas elecciones generales y tratar de hacerse con el poder en solitario en calidad de primer ministro, a juzgar por las últimas encuestas que le sitúan como la fuerza con más apoyos.

La crisis de Gobierno, siempre planeando desde que la Liga y el populista Movimiento 5 Estrellas firmaron un insólito acuerdo hace sólo 14 meses, se materializó recientemente con el proyecto para la construcción del tren de alta velocidad entre Turín y Lyon, rechazado por los segundos.

La dura política antiinmigración de Salvini ha aumentado su popularidad a expensas de su socio de coalición, de ahí su inesperada maniobra para intentar derribar al Gobierno de Conte con una moción de censura prevista para el próximo martes, con la vista puesta en una convocatoria de elecciones.

Ante esta situación, el primer ministro italiano y Salvini exhibieron públicamente sus diferencias sobre los rescates de migrantes y el cierre de puertos de una forma contundente por primera vez desde que se formó el Gobierno. De hecho, dos ministros del M5E —Elisabetta Trenta, de Defensa, y Danilo Toninelli, de Transporte—, se negaron a firmar un segundo decreto con el cual Salvini pensaba prohibir al barco española el ingreso en aguas territoriales italianas decretado el miércoles por la Justicia.

Mientras los rescatados siguen bloqueados frente a Lampedusa, Salvini tiene la última palabra para el desembarco y mantiene su no rotundo a que el Open Arms atraque en Sicilia. De hecho, ya en agosto de 2018, el líder ultraderechista mantuvo retenidos durante más de cinco días a un centenar de migrantes frente a las costas de la ciudad de Catania, en Sicilia, una actuación que le valió la apertura de una investigación en Italia.

Salvini no fue juzgado por estos hechos, porque su socio en el Gobierno, el Movimiento Cinco Estrellas, impidió que se levantara su inmunidad parlamentaria.

Más noticias en Política y Sociedad