Público
Público

La falta de trabajadores en Salud Pública en Madrid retrasa el estudio de contactos y sobrecarga la Atención Primaria

Sanitarios señalan que las llamadas a los contactos de un caso se retrasan hasta cinco días. Trabajadores de Salud Pública reconocen que no se están detectando todos los contactos posibles por falta de tiempo y personal, y creen que está fallando el rastreo en entornos como el laboral o el de ocio.

Varias personas esperan para entrar en un centro de Atención Primaria. EFE/Enric Fontcuberta/Archivo
Varias personas esperan para entrar en un centro de Atención Primaria. EFE/Enric Fontcuberta/Archivo.

El estudio de contactos es la herramienta más útil para controlar la pandemia del coronavirus. Lo único que puede salvar a un territorio durante la nueva normalidad de volver a la transmisión comunitaria. Cuando hay un contagio, los rastreadores tienen que realizar un estudio de todos sus contactos, llamar a cada uno de ellos y ordenar la cuarentena. A los contactos más cercanos hay que realizarles PCR y, si es positiva, continuar con el estudio. Todo en tiempo récord. Solo unas pocas horas en las que esos posibles contagios no estén en aislamiento en este contexto de fragilidad ponen en riesgo a mucha más población.

Este proceso tan necesario no está funcionando como debería en la Comunidad de Madrid. Los trabajadores de Salud Pública aseguran que "no dan abasto". Llegaron refuerzos durante la desescalada, pero muy pocos. Según la Consejería de Sanidad, a día de hoy hay aproximadamente unos 180 profesionales trabajando en el estudio de contactos de coronavirus. 180 rastreadores para una región de 6,6 millones de personas.

"Cada día el trabajo es más complicado porque están llegando más positivos y necesitamos más refuerzos. Las entrevistas que realizamos a los casos y a los contactos son largas. Puedes estar entre 30 minutos y 50 minutos. No da tiempo a hacer un rastreo amplio porque siempre tenemos casos acumulados", explica a Público una trabajadora de la región. "Tendríamos que estudiar cada caso con más profundidad y analizar los datos que nos van llegando, pero no podemos. Un estudio de contactos no es avisar solo a sus familiares, hay que detectar mucho más y en eso se está fallando", alega otro profesional.

Este problema se refleja en los datos. Según el penúltimo informe epidemiológico sobre el coronavirus, la Comunidad de Madrid identificaba un caso por contagio (la mediana de España también era de uno). El peor dato junto a Asturias, Castilla-La Mancha y Catalunya. La última región no detectaba ningún caso, una de las causas del descontrol sobre los brotes. En el último informe, con fecha 17 de julio, no se han incluido los datos de estas comunidades porque se encuentran en revisión. La mediana de contactos detectados en toda España ha subido ahora a cuatro.

"A veces la PCR tarda en llegar y en ese periodo no se aísla e identifica a los contactos"

Esto explica también por qué la mayoría de brotes de la Comunidad de Madrid han sido hasta ahora familiares. Los trabajadores temen que se estén escapando brotes que hayan podido tener lugar en un ámbito laboral o de ocio, como ha ocurrido en otras comunidades, y que se identifiquen tarde, cuando ya no sea posible controlarlos.

Por otro lado, varios trabajadores de Salud Pública y Atención Primaria consultados por este diario, argumentan que pasan de dos a cinco días hasta que se llama a los contactos de un caso positivo. Por esto en muchos centros de salud son los propios sanitarios los que están llamando a los contactos. "Tuve un caso en el que la madre dio positivo y nadie había llamado preguntando ni por sus hijos ni su hermana, con la que conviven. Al llamarla yo para hacerle el seguimiento por la PCR positiva me lo comentó y fuimos nosotros desde el centro de salud los que hicimos las pruebas PCR a los niños", comenta a este medio Cristina Carvajal, enfermera de un centro de salud de Vallecas. 

Varios profesionales han pasado por lo mismo. "Si hay un médico de familia proactivo y con tiempo para ser proactivo, sí que va a hacer ese intento de detectar los contactos estrechos para pedir las PCR. En el caso de que no, dirá que tiene que llamar Salud Pública. En efecto, tiene que llamar Salud Pública porque es su función, pero igual tarda dos, tres o cinco días", valora el médico de Atención Primaria Javier Padilla. 

Con la realización de PCR también hay problemas. "A veces la PCR tarda en llegar y en ese periodo no se aísla e identifica a los contactos. Posteriormente si sale positiva se inicia el rastreo, por lo que en ese periodo los posibles contactos han podido tener sus propios contactos, valga la redundancia, y si la PCR se retrasa es un tiempo muy valioso el que se pierde", explica Jesús García, enfermero y portavoz de Satse.

Marisa Fernández, responsable de Atención Primaria de CCOO, recuerda también la sobrecarga que esto supone para el servicio y alerta sobre la situación: "Se hacen los seguimientos con escaso personal. Hay descoordinación con Salud Pública. Es más trabajo mientras tenemos centros de salud cerrados por falta de personal. Estamos preocupados y asustados".

Más noticias