Público
Público

Frenan el avance del fuego hacia Sierra Calderona mientras que el de Bejís ha calcinado ya más de 19.000 hectáreas

Los equipos de emergencias temen que ambos fuegos se junten y arrasen con el parque natural y su biodiversidad.

bombers
El equipo de bomberos de la Generalitat trabaja en las tareas de extinción del incendio de Bejís (Castelló). - Generalitat Valenciana.


Los más de 300 medios terrestres y más de 40 aéreos han frenado el virulento incendio que avanzaba hacia Sierra Calderona desde este viernes por la mañana. Pero los equipos continúan su trabajo para estabilizar las llamas de Bejís, que han calcinado ya más de 19.000 hectáreas.

Las autoridades han comunicado esta tarde que el levantamiento parcial del confinamiento de Alcublas. Por el contrario, se mantiene el de Andilla, donde viven 315 vecinos censados. Además, los habitantes de Bejís, Torás, Teresa y Sacañet siguen sin poder volver a sus casas, aunque algunos han burlado los controles de la Guardia Civil.

El viento, la poca humedad del ambiente, las altas temperaturas y el calentamiento del mar han influido en la propagación de incendios en València, y continúan dificultando la extinción del de Bejís. El presidente autonómico Ximo Puig, ha señalado que el incendio en esta zona continúa "muy activo".

Diana Morant califica de "barbaridad" la extensión calcinada en València este verano

La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, ha visitado la zona de Bejís y ha destacado que la extensión calcinada este verano en la comunidad ya dobla la media de los últimos diez años. Los incendios son cada vez "más virulentos" y dejan siniestros con 19.000 hectáreas arrasadas, algo a su juicio que es "una barbaridad".

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha explicado a EFE que este año varios factores han provocado cambios de viento más débiles y por tanto menos estables. La temperatura del agua del mar es uno de los más destacables, ya que ha alcanzado registros históricos desde al menos 1959. Un mar cálido dificulta la formación de las brisas, y cuando se generan son más débiles y con menos penetración hacia el interior, explica la organización.

La alcaldesa de Bejís pide paciencia

Por su parte, la alcaldesa de Bejís, María José Madrid, ha pedido "paciencia" a los vecinos afectados por el incendio que quieren regresar a sus hogares porque "aún quedan frentes abiertos, aunque se vea el cielo azul", y hay que tener "precaución" y "ser empáticos".

La alcaldesa agradece el esfuerzo de todos los medios en las labores de extinción

Madrid también ha dado las gracias a todos los equipos por "el esfuerzo tan grande que están haciendo todos para ayudar en las labores de extinción". "Estoy totalmente apabullada de la cooperación y del esfuerzo tan grande que están haciendo", ha subrayado emocionada.

Según ha indicado el 112 en su cuenta de Twitter, durante la primera hora de la mañana se recibieron avisos desde los municipios de Gátova, Marines y Olocau sobre este fuego, que se localiza en una zona de difícil acceso de la partida del Castillo del Real. Su avance es lento, pero se ha puesto en alerta a los vecinos de Olocau.

La Generalitat ha establecido la situación 1 del Plan Especial frente a incendios forestales

El fuego de Bejís, por su parte, avanza con gran peligrosidad por su flanco sur, situado entre Alcublas y Altura, localidades que lindan precisamente con Gátova, Marines y Olocau. Debido a que las llamas están próximas a núcleos habitados y afecta a una zona de gran riqueza medioambiental, la Generalitat ha establecido la situación 1 del Plan Especial frente a incendios forestales.

Esta situación se establece cuando el incendio o incendios "pueden afectar gravemente a bienes forestales y, en su caso, afectar levemente a la población y bienes de naturaleza no forestal". Ante este panorama, se autoriza la incorporación de "medios extraordinarios" para intentar detener el avance de las llamas.

El incendio de Bejís ha quemado ya 19.000 hectáreas, según se desprende del último vuelo de reconocimiento llevado a cabo este viernes por la mañana, si bien son "datos aproximados" porque todavía no está perimetrado. Así lo ha señalado la consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, tras la reunión matinal de coordinación sobre los incendios que afectan al País Valencià.

Así, desde las 7.30 hay 35 medios aéreos luchando contra el fuego de Bejís (20 del Ministerio de Transición Ecológica, 12 de la Generalitat y tres del Gobierno de Aragón). Mientras que en el de Olocau trabajan tres dotaciones del Consorcio de València, dos autobombas, dos medios aéreos de la Generalitat y dos unidades de bomberos forestales.

El incendio más grave de los últimos 30 años

El incendio forestal de l'Alt Palància ya es el más voraz en casi 30 años y, de no lograr los equipos de extinción frenar su avance, podría convertirse en las próximas horas en el peor de la historia del País Valencià. En tan sólo cinco días, el fuego ha devorado más hectáreas que en toda la década anterior (30.000 hectáreas en total). 

Este año las llamas han aniquilado el 1,3% de toda la superficie del territorio valenciano

Esta temporada las llamas han aniquilado el 1,3% de toda la superficie del territorio valenciano. La poca humedad y la escasez de precipitaciones durante el periodo estival han dificultado las tareas de extinción. Si bien los expertos advierten de que la culpa no sólo es achacable a la coyuntura climatológica. Las condiciones de los montes secos y descuidados son el factor fundamental de esta situación dramática.

Así, señalan que tanto las tareas de prevención deficientes como los efectos de la despoblación generan las condiciones idóneas para que las llamas campen a sus anchas. Desde hace tres décadas el País Valencià aumenta su suelo forestal a razón de 3.300 hectáreas al año a costa de terrenos de cultivo abandonados.

No obstante, el insistente trabajo de los equipos de bomberos ha logrado frenar el avance de la otra gran fuente preocupación, el incendio de Vall d'Ebo y muchos de los vecinos de las pedanías cercanas ya han sido realojados en sus hogares.

El abandono de los bancales

Agricultores  de Benimassot (Alacant) atribuyen la propagación del fuego en Vall d'Ebo al abandono de los bancales y los cultivos, una consecuencia directa de la despoblación de las zonas rurales. Los campos cuidados ayudan a actuar como cortafuegos y, sin ellos, es más fácil atraer el fuego a los suelos  colindantes.

"Lo que hace falta para que no pase es que los campos estén trabajados, que la gente no se vaya de los pueblos porque pueda vivir de la agricultura", ha explicado a EFE César, un vecino de la localidad, que ha regresado este viernes al tras dos días y medio.

Más noticias