Público
Público

El fuerte temporal provoca daños en Euskadi y afecta varias líneas de tren en Galicia

El temporal de viento y lluvia que azota este martes a Galicia ha afectado a siete servicios ferroviarios, y el embate del mar ha causado múltiples daños materiales en la localidad vizcaína de Bermeo y en toda la línea de costa de San Sebastián.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una gran ola rompe contra el Paseo Nuevo de San Sebastián, donde esta tarde se ha activado la alerta naranja por fuerte oleaje coincidiendo con el horario de la pleamar. EFE/Juan Herrero.

MADRID.- Protección Civil y Emergencias recomienda adoptar medidas de protección y evitar conductas de riesgo ante el fuerte temporal marítimo y terrestre que afecta a todo el litoral del norte peninsular, zonas del Mediterráneo y zonas del interior de la Península y las Baleares.

Asimismo, Protección Civil, dependiente del Ministerio del Interior, alerta de que en el litoral gallego y en el Cantábrico se podrían producir olas de hasta 8 metros mientras que en el Mediterráneo podrían alcanzarse los 4 metros.

En zonas de Albacete y Teruel es probable que se alcancen rachas de viento de 100 km/h mientras que en la Cordillera Cantábrica y en el Pirineo se esperan nevadas en las que se podrían acumular hasta 15 centímetros de espesor en zonas altas.

Protección Civil recomienda que estar informado es la prevención más eficaz y recuerda que es conveniente prestar especial atención a las normas preventivas de cada Comunidad Autónoma y autoridades locales, que pueden adoptar medidas puntuales en una zona concreta.

Ante fuertes vientos costeros aconseja alejarse de la costa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes, que se generan por la intensidad de vientos fuertes. Asimismo, advierte de que el mar adquiere condiciones extraordinarias en estas situaciones y puede arrastrar a las personas que se encuentran en sus proximidades.

Se recomienda evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje y no poner en riesgo su vida ante las imágenes espectaculares del fuerte oleaje.

Daños materiales Euskadi, menos graves que en 2014

El temporal que esta madrugada ha azotado la costa vasca, con olas que han alcanzado una altura media de 9,2 metros, ha causado importantes daños materiales en el litoral, aunque "mucho menos cuantiosos" que los ocasionados hace dos años.

El embate del mar, que ha sido especialmente violento durante la pleamar, en torno a las 5.00 horas de esta madrugada, no ha causado ninguna víctima, aunque sí múltiples daños materiales, sobre todo en la localidad vizcaína de Bermeo y en toda la línea de costa de San Sebastián.

La alarma roja ya ha sido desactivada, aunque se mantiene la alerta naranja por olas de hasta 6 metros, por lo que la costa se prepara para una nueva acometida del mar con la subida de la marea, a partir de las 17.00 horas.

En la capital guipuzcoana, la mayor parte de los desperfectos se corresponden a bienes públicos de los paseos costeros, con afecciones importantes en el paseo Nuevo, en el que las olas se han llevado 30 metros de barandilla metálica y 15 metros de murete de piedra, además de arrastrar bancos y desestabilizar una superficie de pavimento de unos 18 metros cuadrados.

La playa de la Concha también ha sufrido importantes daños, sobre todo los establecimientos ubicados en la bahía, como el Atlético de San Sebastián, donde una ola ha destrozado las cristaleras y ha inundado las instalaciones, del mismo modo que ha ocurrido en La Perla.

También el club de Tenis, en la zona de Ondarreta, ha quedado inundado por el mar, que ha entrado también en la Parte Vieja de San Sebastián a través de la Plaza Zuloaga, donde ha llegado a arrastrar a un bombero, que no ha resultado herido.

Los puentes sobre el río Urumea, que resultaron muy dañados durante el temporal de 2014, "han aguantado bien" el oleaje, según ha indicado el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, quien ha informado de que el más afectado ha sido el de María Cristina -el tercero contando desde el litoral-, que presentaba roturas en dos partes de su barandilla de piedra, mientras que en el de Lehendakari Agirre se ha roto parte del pavimento de madera y se ha registrado una avería del alumbrado.

El gobierno municipal ha decretado el "estado de emergencia" en la ciudad para poder agilizar la asignación de fondos destinados a la reparación "inmediata" de los daños registrados.

En Bizkaia ha sido Bermeo la localidad más afectada, ya que las olas han causado desperfectos en casi 40 metros del espaldón del puerto, en el pantalán de remo y en la fachada de la fábrica de hielo, además de romper tres "fingers" de los pantalanes deportivos.

Además de las olas y de la lluvia, la costa ha sufrido fuertes rachas de viento que han obligado esta mañana a desviar dos vuelos que tenían previsto aterrizar en el aeropuerto vizcaíno de Loiu, han informado fuentes de Aena.

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha explicado que, aunque los daños han sido considerables son "mucho menos cuantiosos que los del temporal de hace dos años".

No obstante, las autoridades han hecho llamamientos a la prudencia ante la nueva pleamar, ya que, además de las olas, se esperan vientos que pueden alcanzar los 110 kilómetros por hora en zonas expuestas.

Siete servicios ferroviarios afectados en Galicia

El temporal de viento y lluvia que azota este martes a Galicia ha afectado a siete servicios ferroviarios, seis en la línea entre Vigo y Ourense y uno en la provincia de Lugo, como consecuencia de la caída de dos árboles, uno de los cuales ha cortado la vía de tren.

Tal y como ha comunicado Renfe, los cortes han afectado hasta las 13.00 horas a un total de cuatro servicios comerciales de larga distancia y a tres trenes de media distancia, que han sufrido diversos retrasos. En los lugares afectados se encuentran efectivos de Adif, trabajando para reparar los daños.

En concreto, la línea Vigo-Ourense permanece cortada desde las 8.14 horas de este martes tras la caída de un árbol entre Arbo y Frieira (Pontevedra), si bien fuentes de Renfe han indicado a Europa Press que se espera que la situación vuelva a la normalidad a las 16.30 horas.

Según estas fuentes, fue un tren de media distancia entre Vigo y Ponferrada el que se encontró con que un árbol había caído encima de la catenaria, haciendo que el tren quedase detenido. Los pasajeros fueron trasladados en taxis hasta Ourense, donde cogieron otro tren con destino a Ponferrada.

Ante lo ocurrido, Renfe ha desplegado un Plan Alternativo de Transporte por carretera, por el que los viajeros del Intercity Vigo-País Vasco fueron llevados por carretera desde Vigo a Ourense para que continuasen su viaje en tren, y además ha desviado por Santiago dos trenes Alvia entre Pontevedra y Madrid.

Por otro lado, como consecuencia de la caída del segundo árbol, que no llegó a cortar la vía, los viajeros del tren-hotel Madrid-Ferrol también han tenido que trasbordar en la estación de Rábade (Lugo) a un tren de media distancia. En este tramo no se han visto afectados más trenes.

Más noticias en Política y Sociedad