Público
Público

Goles contra el hambre La cruzada del futbolista Marcus Rashford y su madre contra Boris Johnson para alimentar a alumnos pobres

El delantero del Manchester United supera el millón de firmas para que el Gobierno británico extienda a las vacaciones la gratuidad de la comida escolar.

Marcus Rashford celebra un gol. - Reuters
Marcus Rashford celebra un gol. — Reuters

El espíritu de Oliver Twist (el huérfano hambriento y maltratado en la Inglaterra victoriana) brota en la cuenta de Twitter del jugador de fútbol Marcus Rashford, con cuatro millones de seguidores, y se apodera del apoyo del público contra las medidas del primer ministro, Boris Johnson. El delantero del Manchester United no deja de marcar goles contra el Gobierno. Pero el enfrentamiento todavía no ha finalizado ni Oliver Twist ha abandonado el campo.

Marcus Rashford, apoyado por su madre, Madelanie Maynard, ha lanzado la campaña End child food poverty –no child should be going hungry (Fin a la pobreza alimentaria infantil –ningún menor debería estar hambriento) para que el Gobierno extienda a las vacaciones la gratuidad de la comida a los alumnos que no pagan comedor escolar.

En término de números son un 17% de los que asisten a escuelas estatales (el 96% de los escolares británicos atienden centros estatales) y constituye una cifra de unos 20 millones de libras (22 millones de euros). Esta es una repetición de la jugada, o la segunda parte del partido, puesto que en una carta pública Marcus forzó a Boris a un repentino giro político el pasado mes de junio con la misma decisión para las vacaciones de verano. Ahora se trata de las de invierno. ¿Habrá que movilizarse cada temporada?

Rashford acudió de niño a los servicios de comida gratuita

El jugador decía en la carta que obligó al cambio de decisión política que él había sido uno de los beneficiados de la comida gratuita; el estómago se le enfurecía en las vacaciones sin que él pudiese entrenarlo para apaciguarlo. Su campaña para que el Gobierno provea de comida gratis a los menores pobres mientras las escuelas están cerradas ha conseguido un millón de firmas y no hay entrevista a ministro o primer ministro sin pregunta sobre el hambre infantil en la Inglaterra de 2020 o Marcus el del Manchester United.

La campaña del futbolista está enojando de tal manera a ministros y diputados conservadores que el titular de Sanidad ha intentado salir del paso con una mentira piadosa. Matt Hancock, que habla casi a diario de la pandemia, dijo en televisión que "Marcus y Boris están en contacto para resolver el tema; hay comunicación entre ellos". Al cabo de poco tiempo, el jugador escribía en su cuenta de Twitter lo siguiente: "Hmm... ¿se refiere a la llamada que tuvimos después del giro del mes de junio?".

El primer ministro Boris Johnson también se ha visto en el aprieto de contestar al clamor popular iniciado por Marcus. En una visita a un hospital de la ciudad de Reading, Boris aseguró que haría "todo lo posible para que ningún menor pase hambre este invierno ni durante las vacaciones" a través de "un paquete de medidas". En la sesión parlamentaria en la que se anunció el citado paquete, el líder laborista, Keir Starmer, pidió una votación sobre la extensión de los comedores (vales alimenticios para suplantarlos) durante las vacaciones que fue rechazada.

En medio de la campaña, el miércoles 28 de octubre, Marcus Rashford tenía partido de fútbol. Se colocó las botas para jugar contra el RB Leipzig y marcó tres de los cinco goles obtenidos por su equipo en un 5-0 que le quedó bordado. El entusiasmo por el delantero del Manchester United es doble. Al día siguiente aprovechó el clamor deportivo que todavía vibraba por Manchester para acudir con su madre a los bancos de comida de la ONG FareShare que estos días tiene registrados a 400.000 menores como vulnerables.

Marcus Rashford y su madre, Madelanie Maynard, colaborando en un banco de comida. — Cuenta de Twitter de FareShare

La nueva sede de FareShare ha sido bautizada con el nombre de Madelaine Maynard House, la madre de Marcus, una mujer procedente de la isla caribeña St. Kitts and Nevis que trabajaba de cajera en un supermercado mientras estimulaba a su hijo a incorporarse a equipos de fútbol de mayores que él. Desde los siete años, Marcus juega en el Manchester United, primero en los menores y desde 2016 como aplicado delantero y goleador.

El líder laborista, Keir Starmer, ha informado que pedirá una nueva votación en la Cámara de los Comunes para garantizar la alimentación durante las vacaciones a los escolares que disponen de ella en las escuelas. El alcalde de Manchester, Andy Burnham, también se ha puesto al lado del deportista contra Boris Johnson, que espera a ver si amaina la intensidad de la campaña y desaparece de los medios.

Sin embargo, diputados y militantes conservadores se muestran impacientes contra Boris por el apoyo público que consigue el jugador cada vez que acude a ayudar a un banco de comida con su madre, cuyo rostro se llena de orgullo en cada una de las fotos en las que posa junto a su hijo: él, este 31 de octubre cumple 23 años y ha conseguido una distinción honorífica MBE (Miembro del Imperio Británico) por su labor benéfica o por el reto que lanzó y ganó a Boris Johnson el pasado verano; el del invierno está todavía por ganar.

Más noticias