Público
Público

Gran Barrera de Coral La Unesco decide no declarar la Gran Barrera de Coral australiana "en peligro"

España ha votado en contra de la propuesta de incluir al conjunto natural en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro pese a la discrepancia del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Descubierto un nuevo arrecife de coral en la Gran Barrera de Australia, el primero en 120 años
Vista aérea de una parte de la Gran Barrera de Coral de Australia. - EFE.

El Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, reunido mayormente de manera virtual en la ciudad suroriental china de Fuzhou, ha decidido no incluir de momento la Gran Barrera de Coral de la costa noroeste de Australia en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza había indicado en diciembre pasado que la Gran Barrera ha pasado de estar en situación de "preocupación significante" a "crítica", la peor calificación de conservación.

El informe, que se publica cada tres años, precisó entonces que los blanqueos de corales ocurridos en 2016, 2017 y 2020 no tienen precedente por la "gravedad, frecuencia e impacto" y que han causado pérdidas de coral en dos terceras partes de la Gran Barrera.

Sin embargo, el Comité reconoció los esfuerzos australianos y acordó no incluir el lugar en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro, que reúne sitios afectados por conflictos armados, catástrofes naturales o destrucción medioambiental.

La representación australiana consiguió convencer a suficientes delegados para no aprobar en esta sesión la inclusión de la Gran Barrera en la lista. No obstante, el consenso alcanzado fue reconsiderar la inclusión en el año 2022.

La Gran Barrera, que fue añadida al Patrimonio Mundial en 1981 y que se extiende a lo largo de 2.300 kilómetros frente a la costa nororiental de Australia, es hogar de 400 tipos de coral, 1.500 especies de peces y 4.000 variedades de moluscos.

El mayor arrecife de coral del mundo comenzó a deteriorarse en la década de 1990 por el doble impacto del calentamiento del agua del mar y el aumento de su acidez por la mayor presencia de dióxido de carbono en la atmósfera.

"He visto cómo era el arrecife en los ochenta y cuán muerto está ahora. Los políticos solo se apoyan en el hecho de que los australianos no lo han visto morir frente a sus ojos", dijo la semana pasada en un tuit el actor Adam Zwar, originario de la ciudad de Cairns, uno de los puntos de entrada a este sistema coralino.

La Unesco había adelantado el 22 de junio un borrador de la decisión sobre el estatus de la Gran Barrera, entre otros lugares patrimoniales, en el que pidió compromisos "más fuertes y claros" para protegerla, principalmente del cambio climático, así como hacer mejorar en la calidad del agua, entre otros.

Tanto el gobierno del primer ministro australiano, Scott Morrison, que ha sido cuestionado por no comprometerse con el objetivo de emisiones neutrales para el año 2050, así como el gobierno del estado de Queensland, en donde se encuentra la Gran Barrera, han trabajado por evitar la inclusión de la Gran Barrera en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro.

El MITECO choca con Exteriores por la protección de la Gran Barrera de Coral de Australia

España ha votado en contra de la propuesta de la UNESCO para incluir a la Gran Barrera de Coral australiana en la Lista de Patrimonio Mundial En Peligro del Comité del Patrimonio Mundial de la organización, una decisión que finalmente dependía del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la que discrepa el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

La decisión ha sido adoptada en la reunión del Comité que se celebra en la ciudad china de Fuzhou y conlleva que, a pesar de los crecientes episodios de blanqueamiento de coral a consecuencia del cambio climático y la baja calidad de sus aguas, la Gran Barrera de Coral se ha escapado de esa declaración, al menos durante un año y medio más, puesto que la decisión del Comité ha acordado aplazar la decisión hasta diciembre de 2022, cuando se volverá a evaluar.

El Comité ha aceptado por mayoría la enmienda solicitada por Australia, que defiende su plan diseñado para proteger en enclave de aquí a 2050. No obstante, se ha acordado realizar una nueva evaluación antes de volver a decidir sobre el estado oficial de la Gran Barrera de Coral.

La votación ha puesto de manifiesto la discrepancia entre el departamento que dirige la vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, y el nuevo titular de la cartera de Exteriores, José Manuel Albares.

En concreto, en relación con el veto a la propuesta de la UNESCO sobre la Gran Barrera de Coral, el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico ha expresado a Europa Press su opinión "desfavorable" a esa enmienda para no incluir a este enclave en la Lista de Patrimonio Mundial "en peligro" y "favorable" a la propuesta de la UNESCO.

Más noticias