Público
Público

La Guardia Urbana dice que dispararon al perro para repeler su segundo ataque 

El can, siempre de acuerdo al atestado policial, había atacado previamente a un agente “mordiéndole por encima del codo, causándole erosiones y rotura en el uniforme”. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Un guardia urbano de Barcelona dispara y mata a un perro después de que le mordiera el brazo

El atestado policial de la Guardia Urbana sobre el disparo que acabó con la vida del perro de un indigente estonio de 26 años en las calles de Barcelona asegura que la razón del disparo fue que el animal mordió al agente y que luego el propietario lo animó a volver a atacar. Según publica La Vanguardia, el atestado policial refleja que el guardia disparó tras haber recibido un mordisco varios minutos antes y cuando el perro se disponía a volver a hacerlo. 

“Cuando el perro saltaba para abalanzarse sobre el agente nuevamente sobre la parte superior de su cuerpo, cercano a las zonas vitales como cuello y cara, el agente temió por su vida debido a la agresividad y velocidad con la que se le abalanzaba el perro, y que ya había sido atacado y agredido por el animal momentos antes, el agente sacó su arma de fuego y abatió al animal con un único disparo que le alcanzó en la cabeza”.

La versión de la Guardia Urbana, sin embargo, difiera a la aportada hasta ahora por algunos testigos que aseguran que no hubo agresión al agente por parte del perro. De hecho, la entidad animalista Nova Eucària ha presentado una denuncia en el Juzgado de Instrucción 33 de Barcelona contra el agente de la Guardia Urbana que mató de un disparo a una perra, llamada Sota.

"Actitud muy agresiva"

El atestado de la Guardia Urbana también recoge que la patrulla llamó la atención al dueño del can porque lo llevaba sin atar. El joven, estonio de 26 años que vive en la indigencia, no hizo caso y comenzó a gritar a los policías. Fue entonces cuando el perro “nervioso y alterado” atacó al agente “mordiéndole por encima del codo, causándole erosiones y rotura en el uniforme”.

El dueño reaccionó poniéndole la correa, que le venía grande, por lo que el perro consiguió escapar y se volvió a lanzar contra el agente, después de ser "azuzado por su dueño". En ese momento, el animal se dirigió hacia el guardia y este le disparó, siempre según el atestado. 

La Vanguardia también señala que la perra ya había protagonizado un incidente violento el pasado 14 de julio, según consta en otro atestado policial. El joven estonio atacó a un viandante que le daba limosna y el can "le mordió en el dedo de la misma mano”. Como consecuencia de aquel ataque, el ciudadano tuvo que ser atendido primero en el ambulatorio y luego en Vall d’Hebrón y el hospital Clínic.

Más noticias en Política y Sociedad