Público
Público

Guerra civil española Almería, una ciudad arrasada por 53 bombardeos durante la guerra civil 

El libro 'Almería bajo las bombas' recoge por primera vez como "los primeros bombardeos de la aviación sublevada en Almería se centralizaron en debilitar al contrario mediante la sustracción de recursos, que pudieran servir para sustentar a la población civil".

Bombardeo del 8 de noviembre de 1936 en una imagen de archivo.

María Serrano

No se puede cuantificar con total seguridad el número de víctimas que dejaron a su paso los 53 ataques aéreos desde el verano de 1936 hasta abril del 39.
en Almería ciudad y provincia. Eusebio Rodríguez Padilla y Fran Martín, revelan a Público, tras sacar a la luz su investigación inédita Almería bajo las bombas, como "en muchos casos los números de las víctimas son bastante inciertos en la documentación oficial y en los hospitales, ya que señalan cifras indeterminadas como cientos de muertos sin recoger los fallecidos de heridas producidas en los bombardeos".

El libro Almería bajo las bombas (editorial Círculo Rojo) recoge por primera vez como "los primeros bombardeos de la aviación sublevada en Almería se centralizaron en debilitar al contrario mediante la sustracción de recursos, que pudieran servir para sustentar a la población civil" que vivió aislada gran parte de la guerra. Rodríguez Padilla declara a Público que "se trataron de bombardeos sobre puntos sensibles de la producción y del bienestar de las personas, como pudieron ser la fábrica de luz, la del gas, combustibles de todo tipo, alimentación, etc."

Almería fue un reducto especialmente castigado durante toda la guerra civil. "De entre las provincias del arco mediterráneo podemos decir que Almería fue una de las ciudades que se vio más afectada por los bombardeos derivados de la Desbandá de Málaga y la presencia de un frente, como era el de Granada, donde se encontraba la 23 División del Ejército Popular republicano".

"Cuando venía la aviación sonaba la sirena y todo el mundo se escondía"

Hubo un total de 53 bombardeos durante toda la guerra civil en la provincia almeriense. El primero que dejó secuelas a la población civil tuvo lugar el 8 de noviembre de 1936. Fue el crucero Canarias quien atracó en el puerto de Almería iniciando una serie de ataques que sembraron el pánico entre los vecinos de la ciudad. El gobernador civil almeriense destacaba en el diario Adelante como "con motivo de la cobarde agresión por parte del Canarias, Almería y su provincia han dado una prueba más del alto espíritu de los ciudadanos que constituye un fuerte baluarte de la República".

Portada del Diario republicano 'Adelante' en una imagen de archivo.

Antonio Rodríguez Zamora, era niño aquellos días. Desde Huércal de Almería recordaba como el bombardeo del Canarias dejó la fábrica Campsa hecha polvo y como "la gasolina iba ardiendo por el mar. Ahora cuando venía la aviación sonaba la sirena y todo el mundo se escondía".

Antonio Díaz relata en el libro cómo los refugios eran el escondite seguro para guarecerse de las bombas. "Mi madre nos decía niños que venía la aviación y nos íbamos al refugio. Pero al llegar estaba lleno y nos metíamos debajo de las parras para escondernos. Antonio rememora cómo "nos ocultábamos un poquito para que no nos diese el sol. Luego pasaba la aviación para Níjar y para todos esos pueblos de la provincia y nosotros ya regresábamos a las cuevas con mi madre".

El bombardeo más trágico, la noche de reyes de 1937

Solo un mes antes de la llegada de los miles y miles de refugiados de la carretera de Málaga a Almería en el episodio de la Desbandá, se vivió el mayor ataque indiscriminado contra la población almeriense, en la noche de Reyes del 6 de enero de 1937. "Este hecho es el que más huella ha dejado en la memoria colectiva de Almería, donde la mayoría de las víctimas se produce en gran cantidad de entre los niños y mujeres que descansaban en sus casas”, declara el investigador Padilla.

"Este hecho es el que más huella ha dejado en la memoria colectiva de Almería" afirma el investigador Padilla

"El pánico empezó a correr entre las mujeres que salían de sus viviendas, agarradas de la mano de multitud de inocentes criaturas, en busca de los refugios donde guarecerse, cuando una tercera y potente bomba, acompañada de una rara iluminación descendió en el espacio, Los edificios caían y familias enteras que se encontraban descansando morían sin poder encontrar una salida" publicaba el Diario Adelante al día siguiente.

A finales de mayo de 1937, aviones alemanes de la Legión Cóndor atacaron de nuevo la ciudad andaluza, dirigidos por la mano directa de Hitler. Rafael Sánchez Segura solo tenía once años cuando vivió en primera persona aquel episodio que marcaría el resto de su vida. "No me olvidaré que aún era muy temprano cuando desde el cortijo que tenía arrendado mi padre, vi una nube muy negra".

Segura alertó entonces de lo que veía a lo lejos, ya que desde su casa se veía toda la bahía almeriense. Diez minutos después aquel niño escuchó lentamente los doscientos obuses que cayeron durante una hora sobre uno de los últimos reductos republicanos que se le resistía al ejército de Franco. "Todo había cambiado. La mayoría de las casas estaban destruidas". El ataque indiscriminado se saldaría con más de una veintena de muertos. 

Una población resiliente, la almeriense

Medidas de previsión del bombardeo, publicadas en la Vanguardia

La población de Almería, fue consciente de su labor con los refugiados. "Se establecieron comercios para dotarlos de alimentos a unos y se crearon comedores sociales de asistencia".  Además Eusebio cuenta como en los refugios antiaéreos se ocupaban de su seguridad, sin haber encontrado desavenencias en la documentación consultada de preferencias de entrada.

Los almerienses vivieron día a día el terror con una conducta que se denominó La Columna del Miedo. La población no tenía más remedio que acudir a su puesto de trabajo en la capital almeriense. Al terminar su labor se encaminaban andando o por el medio de que dispusiera, pero la mayoría caminando, hacia las localidades cercanas a la capital, como Huércal de Almería, Pechina, Gádor, Viator... Por temor a ser víctima de uno de las incursiones nocturnas realizadas por la aviación franquista. 

Adra, sin espacio para tantos muertos en el cementerio

Destrozos en el muelle de Almería tras uno de los bombardeos ocurridos en la ciudad

Todos los bombardeos dejaron a su paso víctimas civiles, pero quizá uno de los más salvajes, que llama la atención por sus secuelas, fue el ocurrido en Adra en febrero de 1937, cuando la localidad se encontraba atestada de mujeres, ancianos y niños procedentes de la Desbandá.

"En estos dos bombardeos se produjeron tantas muertes que no tuvieron cabida en el cementerio local y se tuvieron que habilitar otros lugares". En la pedanía de El Puente de Adra, recibieron sepultura casi un centenar de personas.

Esta situación límite no dejó indiferente al resto de la población española, que mostró su solidaridad con la ciudad de Almería, traspasando incluso fronteras. "Podemos ver en la documentación encontrada donaciones que se recibían de toda España y también desde el extranjero, como la realizada por el Deán de Canterbury, quien aportó una cantidad en chelines" para la causa, concluye el investigador a Público.