Público
Público

Herido por postas de la Policía en Linares El joven de Linares herido de bala por la Policía en los disturbios lleva un mes esperando que se admita su denuncia

Joaquín Maestre fue alcanzado por un disparo "por error" con escopeta de postas al verse envuelto en los enfrentamientos del pasado febrero en la localidad jienense. Con 12 orificios de entra y salida, aún no se ha recuperado. La investigación policial no halló al agente responsable.

herido linares
Joaquín Maestre, herido con munición real durante los disturbios de Linares, en el salón de su casa, en Guadalén, Jaén, el pasado febrero. Jairo Vargas / ARCHIVO

Desde que el pasado 13 de febrero ingresara en el hospital con 12 orificios en las piernas provocados por un disparo con postas de la Policía, Joaquín Maestre sigue en proceso de recuperación. Casi tres meses después de ser herido cuando pasaba junto a los disturbios que tuvieron lugar en Linares (Jaén) aquel fin de semana, la Policía sigue sin saber qué agente efectuó el disparo que estuvo a punto de costarle la vida, mientras que su denuncia ante el juzgado lleva un mes esperando su admisión a trámite.

El pasado 29 de marzo, su abogado, Antonio Illana, presentó ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número cuatro de Linares una denuncia penal por un presunto delito de lesiones por imprudencia grave, concurriendo la circunstancia específica de uso de arma de fuego, según el documento al que ha tenido acceso Público.

El joven, según relató a este diario en su casa, al día siguiente de salir del hospital, aquel día se disponía a regresar a su pueblo, Guadalén, a escasos 15 minutos en coche de Linares, donde había pasado la tarde comprando unas botas de fútbol y tomando algo con unas primas. De camino al coche, que estaba aparcado cerca de la comisaría de la Policía Nacional, se topó con los enfrentamientos de varios vecinos y la Policía a raíz de una agresión policial a un padre y su hija menor de edad que conmocionó a la ciudad.

Al escuchar disparos y ver gente a la carrera perseguida por agentes antidisturbios, también salió corriendo, hasta que sintió "un calambre" en las piernas. Pensó que había recibido el impacto de una pelota de goma, munición tan habitual como polémica usada por los Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional. Sin embargo, cuando se miró los pantalones, estaba cubierto de sangre.

El disparo no era un cartucho de fogueo para disparar pelotas de goma, sino uno de postas, munición real y letal que, según afirmó el comisario de la localidad esa misma noche, fue disparado por error.

Seis postas entraron y salieron por sus piernas antes de que Maestre se marearse y cayera al suelo.

A pesar de la gravedad de los hechos, la información reservada que inició la Policía no pudo esclarecer quién fue el agente que apretó al gatillo de la escopeta, según la respuesta que Adriano José Rubio Martínez, comisario y jefe provincial de la Comisaría de Jaén, dio por escrito hace dos semanas a la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), que denunció el caso.

Ahora, el joven quiere que el Juzgado y la Fiscalía investiguen los hechos para esclarecer quién fue el policía que disparó, ya que "debe responder como autor material", así como del suboficial u oficial "que diera la orden o instrucciones de abrir fuego" para responder como "inductor del delito".

En declaraciones a Público, el abogado Illana explica que la denuncia aún no ha sido admitida a trámite y está a la espera de que se clarifique si la instrucción e investigación deben recaer en el mismo juzgado que trabaja en la instrucción de los sucesos durante los disturbios o si se abre una causa separada.

En cualquier caso, confía en que la investigación judicial sea más clarificadora que la realizada por la propia Policía y, si no puede determinarse la autoría por falta de pruebas o una negligente investigación policial, se plantean denunciar a los mandos superiores.

Además, el denunciante también reclama una indemnización por las lesiones sufridas y la secuelas físicas y psicológicas que puedan quedarle, por lo que pide ser citado por el abogado del Estado para dirimir la posible compensación como responsable civil subsidiario o directo.

Más noticias