Público
Público

Hospital Clínico San Carlos Cuatro limpiadoras de un hospital, sancionadas sin sueldo tras denunciar sus condiciones de trabajo

La empresa de limpieza Garbialdi sanciona a cuatro sindicalistas y trabajadoras del Hospital Clínico San Carlos de Madrid sin empleo y sueldo durante 45 días por denunciar falta de material para limpiar el centro.

Limpiadoras del Hospital Clínico San Carlos de Madrid durante una huelga de 2019./ MATS
Limpiadoras del Hospital Clínico San Carlos de Madrid durante una huelga de 2019./ MATS

Cuatro limpiadoras del Hospital Clínico de San Carlos de Madrid han sido sancionadas sin empleo y sueldo durante 45 días. La empresa de limpieza Garbialdi abrió expedientes a las trabajadoras, que forman parte del Comité de Empresa, después de que ellas denunciaran internamente la falta de material para limpiar el hospital

Los conflictos laborales entre las trabajadoras y la empresa han sido comunes en los últimos años. De hecho, el pasado abril la plantilla del Servicio de Limpieza de este hospital público estuvo en huelga ante la falta de personal y por la negativa de la empresa a pagar los pluses por cambio de turno y trabajo en días festivos. Pero la última lucha de la plantilla es conseguir más material de limpieza ya que aseguran que, por la falta de mopas, no pueden limpiar todas las salas del centro y cumplir con su trabajo.

El pasado 17 de diciembre las cuatro limpiadoras difundieron internamente un comunicado – respaldado por todo el comité de empresa – para explicar al resto de trabajadores la situación en la que se encontraban.

"Debido a la falta de material de limpieza que estamos sufriendo desde hace meses con la Empresa concesionaria nos vamos a ver en la obligación de no poder fregar todos los departamentos, habitaciones, salas de UCI, quirófanos, etc. del centro, ya que no disponemos de mopas suficientes, nos dan tan solo 6 o 7 todos los días, sin apenas opción a más y cada una de ellas solo debe fregar una sala para prevenir contaminaciones", denunciaron en el comunicado al que ha tenido acceso Público

Este comunicado es también el hecho que reconoce la empresa que es el motivo de la sanción. En el escrito de una de ellas, Elena Varela, sindicalista del Movimiento Asambleario de Trabajadores de Sanidad (MATS), Garbialdi considera que la difusión de este comunicado fue "una falta muy grave" y que conlleva la sanción de 45 días. 

Según el escrito, cuando las trabajadoras difundieron el comunicado dos encargadas de la empresa investigaron quienes eran las limpiadoras que estaban repartiéndolo internamente. Además, una hora después de que comenzara el reparto, el responsable de Hostelería del hospital mandó un correo electrónico a la empresa pidiendo "los albaranes de mopas compradas en el último año". 

A las cuatro horas, el encargado mandó otro correo a la empresa recordando que su personal estaba repartiendo hojas "en las que se pone de manifiesto graves irregularidades en la prestación del servicio de limpieza, vertiendo acusaciones contra Garbialdi, en su condición de empleador y concesionaria del servicio". 

Para el hospital esto supuso una alteración del "normal funcionamiento" y exigió a la empresa que impidiera "todo tipo de acción que pueda alterar el orden público y el correcto funcionamiento del Hospital". Sin embargo, en el correo se reconoce que el hospital ya había solicitado "de manera reiterada" el "registro de material", pero que la empresa no había seguido tales instrucciones. 

Estas son todas las comunicaciones y los hechos a los que se refiere la empresa para sancionar a Valera y a las otras tres compañeras sindicalistas – dos de Comisiones Obreras (CCOO) y dos de la Unión General de Trabajadores (UGT). 

Conflictos laborales entre la empresa y la plantilla desde 2017

Garbialdi está al cargo del servicio de limpieza del Hospital Clínico San Carlos desde 2017. "Desde entonces tenemos problemas porque no cumple con el convenio y de los protocolos y procedimientos higiénicos. Nos vimos obligadas a hacer una huelga en abril por la falta de personal. Es una empresa que siempre toma represalias y castiga a las trabajadoras", explica la trabajadora Varela a este medio.

El comité de empresa ha puesto de manifiesto en varias ocasiones estas situaciones. Público ha tenido acceso a varias cartas dirigidas a la Hostelería del hospital en las que denuncian el "mal ambiente laboral". De hecho, sobre la falta de material en marzo de 2018 ya avisaron al centro que el material es "escasísimo y en numerosas ocasiones inexistente". 

La empresa concesionaria también ha tenido conflictos laborales en centros de salud del País Vasco

Además de esto, denunciaban que la empresa no abona los pluses reconocidos en el convenio y que no entregaban las nóminas en fechas correctas. 

"En el hospital saben los problemas que tenemos. Hemos hecho muchos escritos a direcciones, a gestión.. y aquí nadie ha solucionado nada. Yo veía a compañeras que dejaban de fregar habitaciones y explicaban a las familias que no podían limpiar porque no tenían mopa, pero si no limpias te pueden sancionar. Hicimos el comunicado para cubrirnos las espaldas ante esto", continúa Varela. 

Este periódico ha intentado, sin éxito, conocer la opinión de algún responsable de la empresa adjudicataria, aunque no es la primera vez que Garbialdi está en medio de un conflicto laboral y no contesta a la prensa. Además, más allá de Madrid, en junio de 2019 trabajadores vascos denunciaron la "mayor carga de trabajo" y la falta de personal en los servicios de limpieza de los centros de salud de OSI Araba del País Vasco. 

Varela denuncia que se haya mantenido el contrato con la empresa pese a conocer todos los conflictos, y señala la privatización de los servicios públicos como el origen de todo el problema. En la Comunidad de Madrid son de sobra conocidos los problemas que ha generado la externalización: desde la mala gestión hasta la falta de transparencia o los sobrecostes por la creación de los hospitales públicos de gestión privada que llegan hasta los 722 millones de euros.