Público
Público

Huelga de trabajadoras de la limpieza "Trabajar sin cobrar no se puede soportar"

El lunes empezó en el País Valenciano la huelga del colectivo de trabajadoras de la limpieza de diferentes centros públicos que reclaman sus salarios a la empresa adjudicataria, que cuenta con un prolongado historial de impagos en diferentes territorios.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Protesta de este lunes en la plaza de Manises, frente al Palau de la Generalitat.

A medida que uno se acerca a la plaza de Manises, en pleno corazón de València, el eco reivindicativo se vuelve cada vez más claro. "¡Que no contraten empresas que no pagan!" y "Trabajar sin cobrar no se puede soportar" son los lemas que inundan esta semana las protestas enfrente del Palau de la Generalitat. Las protagonizan un colectivo de alrededor de 540 personas —la gran mayoría mujeres— del servicio de la limpieza de diversos centros públicos repartidos por toda la geografía valenciana. Llevan meses denunciando el impago de los salarios por parte de las empresas adjudicatarias del contrato de limpieza. Esta semana se han plantado y han iniciado una huelga indefinida para exigir el pago de las nóminas atrasadas. Reclaman, además, que la administración pública rescinda el contrato con la mercantil.

Alrededor de la mitad de las trabajadoras afectadas llevan a cabo sus labores en 85 institutos de secundaria públicos dependientes de la Conselleria de Educación. Desde CCOO y UGT, los sindicatos convocantes, se asegura que en la gran mayoría de estos centros la huelga está siendo secundada por más de un 90% de las trabajadoras llamadas a participar. Y ya han anunciado que no volverán a su trabajo hasta que no cobren todo lo que se les debe. Pero también hay paros en otros ámbitos como en residencias, centros de la Tesorería General de la Seguridad Social o la Subdelegación del gobierno español. También en plena huelga, han manifestado los sindicatos, a algunas trabajadoras se les han adjudicado limpiezas en la dirección general de tráfico y en el centro del 112.

"Las trabajadoras siguen sin cobrar las liquidaciones de junio de 2018, se les adeuda en estos momentos la nómina de enero de 2019 y a algunas también se les debe la paga de diciembre de 2018"

"Las trabajadoras siguen sin cobrar las liquidaciones de junio de 2018, se les adeuda en estos momentos la nómina de enero de 2019 y a algunas también se les debe la paga de diciembre de 2018", denuncia María José Cervera, responsable de limpieza y seguridad de UGT en la provincia de València. En meses anteriores, tal y como se ha explicado estos días, algunos pagos se realizaron tras pasar veinte días en el mes vencido; un hecho que rompe también con los acuerdos del convenio colectivo. La situación se ha hecho insoportable para un colectivo que ya de por si sufre una alta carga de temporalidad contractual y precariedad. Algunas de ellas no han podido costearse el transporte para acudir al centro de trabajo durante este tiempo. Cervera apunta que también han puesto en conocimiento de la Administración las amenazas recibidas por gerentes de la empresa. Las trabajadoras denuncian que representantes de la adjudicataria les han llamado para advertirles que si siguen adelante con las protestas “se actuará en consecuencia".

Desde la Conselleria se ha informado a los sindicatos que se trabajará para rescindir el contrato a la empresa. La Generalitat, dicen las fuerzas sindicales, lleva al día el pago de las facturas a las empresas pero éstas han incumplido reiteradamente los compromisos de abonar las deudas pendientes. La portavoz de UGT consultada para este artículo ha avanzado que este jueves volverán a abordar la cuestión junto con un subsecretario de la Conselleria de Educación y también con Arcadi España, director del Gabinete del President de la Generalitat. De aquí a tres meses hay una nueva licitación prevista y los sindicatos se muestran preocupados porque hasta entonces las trabajadoras puedan quedarse sin cobertura ni garantías de cobro.

Historial de impagos

Las mercantiles en cuestión son Limpiezas Raspeig S.L. y Netalia, ambas de la misma propiedad. La primera, con sede en Sant Vicent del Raspeig desde el año 2000, goza de una presencia en más de 50 localidades del País Valenciano, además de contar con otras adjudicaciones en territorios como Madrid y Castilla-La Mancha. Según relatan en su página corporativa, prestan servicios en órganos judiciales de todo el territorio valenciano, en las consellerias de Educación y Hacienda de la Generalitat Valenciana, en institutos y escuelas oficiales, en bases militares y en los centros SERVEF. En 2016, Limpiezas Raspeig S.L. se hizo con diferentes lotes del contrato de adjudicación del servicio de limpieza de los centros docentes públicos valencianos cuando la misma empresa ya había protagonizado anteriormente episodios de impagos prolongados. De hecho, no es la primera vez que el colectivo de las trabajadoras de la limpieza encabezan protestas en las calles del País Valenciano. En la legislatura anterior, la misma empresa, ya con problemas de solvencia, también fue contratada para la limpieza de algunos centros públicos.

Pero los conflictos no arrencian solo en territorio valenciano. Netalia Servicios Integrales S.L, creada siete años después que Raspeig, se ha visto salpicada por un reguero de protestas que vienen de lejos en otras autonomías donde consiguió licitación. También estos días, CCOO ha registrado ante la Diputación de Toledo una solicitud para instar a la corporación provincial a suspender la adjudicación de la limpieza de la residencia San José a la empresa por no haberse acreditado, a su juicio, solvencia técnica y económica. Alerta el sindicato que Netalia ya adeuda dos mensualidades a las trabajadoras de la Residencia Universitaria Femenina. Subraya CCOO que, en Castilla-La Mancha, Raspeig perdió recientemente la contrata de la limpieza de los centros de Bienestar Social en Albacete y se marchó dejando sin pagar dos nóminas a las trabajadoras.

A principio de año, el mismo sindicato convocó huelga indefinida de limpieza en institutos de enseñanza secundaria de la provincia de Jaén. El motivo se repite: retrasos reiterados en los pagos e incumplimiento de convenio en los setenta institutos donde Netalia presta servicio en la zona.

Más noticias en Política y Sociedad