Público
Público

Igualdad Críticas al acuerdo europeo sobre los permisos de paternidad y de cuidados

La Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA) denuncia que la propuesta de directiva es un retroceso con respecto al borrador anterior y que supone "una maniobra más para consolidad la desigualdad en nombre de la igualdad". El sindicato CCOO afirma que aún queda mucho trabajo por hacer.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Este jueves la Unión Europea anunció a bombo y platillos un acuerdo para implantar el permiso de paternidad de cuatro meses, un mínimo que, de salir finalmente adelante, todos los países miembros deberán adoptar en los próximos años. Tras años de parálisis y bloqueo de esta directiva parece caminar hacia adelante con el objetivo de "abordar la infrarrepresentación femenina en el empleo y respaldar la trayectoria profesional de las mujeres a través de la mejora de las condiciones para conciliar sus tareas profesionales y privadas", tal como afirma su redacción.

Si bien muchas voces se han alzado para explicar las bondades de este acuerdo provisional y lo han calificado como "una buena noticia para las familias" y un "enorme paso hacia adelante hacia una Europa más social", otras, sin embargo denuncian la tibieza del texto y han denunciar el retroceso que supone en relación a las propuestas anteriores. 

En el primero de los casos se sitúa la presidenta de la delegación Socialista Española en el Parlamento Europeo, Iratxe García, que ha celebrado el acuerdo y remarcado que "supone un avance importante en protección de las mujeres que no quieren abandonar su carrera profesional después de su baja de maternidad y una ayuda para conciliar el trabajo con la vida privada, tanto de madres como de padres”.

En una posición contraria se sitúa la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA), que lleva años reivindicando la equiparación de estos permisos entre hombres y mujeres, que "pongan fin a uno de los factores en los que se asienta la discriminación laboral de las mujeres y la desigual distribución de las tareas de cuidado".

Esta plataforma denunció este viernes que la la nueva propuesta de directiva supone "una maniobra más para consolidar la desigualdad en nombre
de la igualdad. En la realidad, este acuerdo lo que hace es empeorar la propuesta de Directiva [anterior] que ya era una trampa de desigualdad, como denunciamos en su día", afirman en un comunicado.

El texto consensuado, que aún tendrá que ser refrendado por el Consejo de Europa y por el Parlamento Europeo, reconoce cuatro meses de licencia parental, dos de los cuales pueden ser transferibles a la pareja. Para poder acogerse al mismo, los padres deben haber trabajado en la empresa por un período de 1 año y su hijo tiene que ser menor de 12 años. En cuanto a la duración del tiempo durante el cual se puede remunerar al progenitor de permiso, el texto propone una implantación paulatina que remunere inicialmente un mes y medio y que cinco años después de que la directiva entre en vigor, este período se elevará a 2 meses de remuneración. 

La directiva contempla, además, una baja de paternidad mínima de diez días para los hombres tras el nacimiento de su hijo, que tendrá que estar remunerada al menos con el mismo nivel que esté establecido para la baja por enfermedad. Esta propuesta de pacto es menos ambicioso que la propuesta original que la Comisión Europea planteó en abril de 2017, en la que abogaba por introducir un permiso retribuido de al menos cuatro meses y en ningún caso intransferible.

"La nueva redacción de la directiva establece dos meses intransferibles y pagados, pero con el nivel de remuneración que cada país decida. Sabemos que las madres sí se tomarán esos permisos mal pagados. O sea, dos meses más para las madres y mal pagados, que podrán alargarse con las famosas 'medidas de flexibilidad'. Un regalo envenenado que aumentará la pobreza y la discriminación laboral de las mujeres, precisamente porque será solo para ellas y no para los hombres", afirma la PPiiNA.

Resaltan que la inmensa mayoría de los padres no se tomarán esos dos meses mal pagados, o que se los irán tomando a lo largo de 12 años a días sueltos, tal como permite el texto, con lo cual no tendrán el efecto deseado de que se inicien en los cuidados ni sean cuidadores principales y no secundarios.

"En resumen", afirman, "esta directiva trata de consolidar el modelo del 'hombre ayudante' y 'mujer cuidadora principal', y encima se nos intenta vender como un paso adelante".

La Plataforma Internacional Por Permisos Iguales, Intransferibles y Pagados al 100% (PLENT), de la que forma parte la PPiiNA, lleva 9 años reclamando la sustitución de las dos directivas actuales por una única directiva que establezca permisos iguales, intransferibles y pagados al 100% para cada personas progenitora.

Evidentemente, no servirán para que los hombres se queden solos a cargo de sus bebés y se impliquen así en los cuidados.

Comisiones Obreras lamenta que no se avance

El sindicato Comisiones Obreras también al mostrado sus discrepancias con el texto. En un comunicado dan la bienvenida al desbloqueo de la directiva, pero resaltan que "queda aún trabajo por realizar". Lamentan que "el permiso del cuidado sigue sin ser remunerado y el permiso parental para serlo, deba esperar cinco años. Ambos elementos son susceptibles de mantener la penalización de acceso, contratación y promoción de las mujeres en el ámbito laboral".

"Si queremos una verdadera corresponsabilidad, ésta debe ser tomada desde los todos los agentes implicados: el Estado, la sociedad (las empresas), mujeres y hombres; y que ésta esté acompaña del desarrollo de una verdadera política de conciliación de la vida laboral, familiar y personal", afirma el sindicato.

"No es el momento de retroceder en los derechos adquiridos y ya no nos conformamos con un pequeño adelanto. La justicia debe cambiar de bando y lo que venga debe suponer un gran avance en igualdad, en justicia de género", concluye CCOO.

Más noticias en Política y Sociedad